Lo bipolar por una bipolar – La creación

L

Un testimonio sobre lo bipolar de acuerdo a las vivencias de una mujer que tiene estos cambios en las fases tímicas. No hemos tocado los escritos recibidos para que el profesional pueda contar con este inapreciable material. Ella ha dado su total consentimiento y exigió para su colaboración que se la nomine con su nombre real; sólo se han preservado los nombres de terceros.

12) La creación

La creatividad, la brillantez y el perfeccionismo en mis crisis maníacas

Nací hiperquinética. Relean mi autobiografía en 3ª persona.

Conté que viví así hasta mis 57 brillantes años.

Alumna destacada en la 1ria. Y 2ria.

Estudiante respetada en el profesorado

Profesional admirada y consultada por pares y discípulos.

Escritora, poeta, fotógrafa y artista con premiaturas

Todo esto y más realizado en 20 hs. diarias (dormía sólo 4 horas y despertaba como si hubiera dormido 10´ – Después lo critican al viejo periodista Bernardo).

Como bipolar I paso de episodios maníacos – euforia aguda – a fases depresivas.

Cuando estoy eutimizada, “en equilibrio”, esa creatividad, brillantez y perfeccionismo no son tan extraordinarios.

Sigo muy inteligente, con “memoria de elefante”, detallista, carismática

Duermo como todo mortal, de 10 a 12 hs. , con siestas de 2 hs.

Pero… la creatividad está y no está.

Mi musa inspiradora, los poetas del Parnaso, Picasso, Matisse, Gaudí, Mondrian, me visitan en mis episodios maníacos y soy excelsa.

En una crisis aguda maníaca escribí 35 poemas desde la medianoche hasta las 2, 3 p.m.; armé mi página de Internet y envié a concursos, algunos.

Soy “brillante” intelectualmente y perfeccionista en episodios de euforia y “con ánimo perfecto”(mi “estoy en equilibrio”).

Todo siempre me sale más que muy bien.

Sin embargo, mis fases maníacas tienen “ese qué se yo…viste?”

La creatividad, mis dioses del Parnaso, mi musa inspiradora me dictan y me dictan; pintores y escultores de otros siglos, modelan mis piedras, mis sogas, mis maderas, mis pinceles y yo los dejo hacer.

Y así… la artista resurge y sus creaciones son admiradas por familiares y amigos.

El perfeccionismo aparece aún más acentuado en estos episodios.

Mi aseo personal dura unas 2 hs. entre baños de espumas, aceites y cremeríos para cualquier parte de mi cuerpo y de mi rostro.

El detalle está presente desde la lencería que tendrá que estar acorde con el traje o el vestido; el calzado y la cartera; la bijou o las alhajas.

Los espacios físicos decorados por mí, tienen la exactitud de un reloj. Los recorro cada 5, 10´. Observo el milímetro corrido de tal cuadro o escultura o lámpara o sillón, colocado por la mucama y tomo las medidas con mis dedos y los coloco en su exacto lugar.

Me critican. Yo contesto:

  • Soy una esteta hasta cuando me baño. Se rompe el equilibrio si no está como yo quiero estar. La belleza es armonía.

Cuando hacía mi terapia, después de una crisis maníaca y atontada por las drogas cruzadas y mi verdugo Risperín, ya eutimizada, le comento a mi amado psiquiatra:

  • Todo bien, Ed. Vos, mi flia. y amigos, felices porque estoy en equilibrio. Yo… no soy ni estoy feliz. Soy una zoombie. Sorry, but YO quiero vivir en la fase maníaca.
  • Mercedes, todos los bipolares quieren estar eufóricos. Nosotros, los psiquiatras, estamos más tranquilos cuando están depresivos. Es más fácil sacarlos de una depresión. Ustedes son peligrosos para ustedes mismos, sus familiares y hasta para la sociedad.
  • Todo lo que quieras, Doc, pero mi creatividad y uso del tiempo en esos episodios está a full.

No sabés lo que se pierden los que no son bipo

Vivís, Doc, no existís. Y vivís en tal plenitud!

Regresé a mis investigaciones por la Net. Encuentro que es raro un bipolar drogadicto.

Por qué?

Porque cuando estamos maníacos vivimos como drogados. El efecto de la cocaína en un individuo “normal” es menor que el que nos proporcionan naturalmente nuestras euforias.

Recién entonces entendí porqué amamos nuestra fase maníaca.

Realmente sos otro, y se extraña cuando estás “con humor perfecto”

Y así ando por la vida…

Para felicidad y tranquilidad de familiares, amigos y psiquiatra, controlo mis euforias (si puedo…)

Pero yo… no Soy YO

Vid-Ética para preocupados moralizadores

Antes

me sentía

amordazada

apresada

reducida

Cuando se conoció mi bipolaridad

(lo digo al oído)

Me sentí

Ahora

Hoy

Libre

Pájaro

Águila

Ruiseñora

y

entonces

el rOmPeCaBeZaS

fue

para

los otros

Qué

hacer

con la rayada?¡?

(a los gritos)

&&&&&&&&&&

Y

sii…

aún

estoy

autorizada

A

mis

fantasías

delirios

AlUcInAcIoNeS

Sobre el autor

Hugo Marietan

Agregar comentario

Hugo Marietan

Nacido en Buenos Aires, en 1951

Médico, Facultad de Medicina, Universidad de Bueno Aires, 1981, MN 62757

Médico Psiquiatra, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires, 1986

Formación Docente: Egresado del Curso de Formación Docente Pedagógica en Ciencias de la Salud y Carrera Docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires

Docente Adscripto a la Carrera Docente Facultad de Medicina. de la Universidad de Buenos Aires desde junio de 1991 a la fecha.

Académico Titular de la Academia Internacional de Psicología de Brasil (2002)

Para ver el curriculum completo: https://marietan.com/curriculum/

Redes Sociales

Puedes seguirme en las redes sociales e interactuar conmigo.