Carta

C

Psicopatía y psicópatas

Sitio del Dr. Hugo Marietan

PRINCIPALARTÍCULOSPSICOPATÍAESQUIZOFRENIADEPRESIÓN

Otros autoresSEMIOLOGÍA PSIQUIATRICAPoesías y CuentosCartas comentadas

 

Consultorio Especializado en Asesoramiento de
Personas Afectadas por Psicópatas
: familiares,
parejas y allegados

PARA PROFESIONALES: INTERCONSULTAS Y SUPERVISIÓN

En Buenos Aires: Zona
Pueyrredon y Santa Fe:Celular:
 (05411) 154 447 4980 Exterior:
0054 911 44474980
Teléfono
Fijo: 011 48254697 Exterior:
00 54 11 48254697
 o por Vía email: marietanweb@gmail.com

¿Cuántas veces dijiste te quiero?

Hola Dr. Marietan, estuve leyendo atentamente su página y me interesó mucho la descripción del psicópata. Es que en realidad creo que estoy cortando la relación con una persona de esas exactas característica.
Pero mi pregunta concreta es la siguiente y paso a relatar sintéticamente los hechos:
nos conocimos y chocaron los planetas, si bien hubo algunas escenas de celos y hasta una amiga que lo había conocido en su juventud me advirtió, era tan amoroso y dulce conmigo que decidí no escuchar ni ver nada. Quizo conocer a mi familia, no  podía estar un sólo día sin verme, sin venir a mi casa. En el medio de todo esto se proyectaba un viaje en moto para cruzar la cordillera. Era encantadora la idea y como tenía una moto chica le presté el dinero para que comprara una moto impresionante.  Diría que a partir de ahí comenzó a demostrar desinterés por mí. Cuando se lo planteé me dijo que me pedía disculpas que iba a hacer un tratamiento con un psiquiatra, que quería formar una pareja.
Pero en los hechos las cosas no cambiaban y yo recibía cierto incómodo maltrato de su parte. Decidí irme sola ese fin de semana y cuando volví era otro, me proponía viajar pero como amigos “el amor es una ilusión para no morir solo y asqueado” etc etc
Le dije que no, que no viajaría con él, que no me cabía después de “tanto amor” pasar a una amistad, que no era mi estilo. Al principio rogó, imploró trató de hacerse el simpático (aclaro que todo por mail, nunca siquiera habló por teléfono) hasta que decidí hace unos días dejar de contestarle y anoche me escribió lo siguiente:

“Vat 69 no es Jack,(sólo accesible para herederas consumadas) pero igual es un buen destripador.
Y mis tripas me cuentan del dolor de tu silencio. Un silencio hediondo diría, si estuviera en una de esas noches donde todo es drama. Pero como no es una de esas, lo voy a meter de prepo en la bolsa de los silencios tontitos. Un silencio con mucho ruido a rencor. Sólo me parece. Pero como me parece que me parece bien, sigo con el razonamiento (si se me disculpa tanto atrevimiento) y te pregunto María querida: cuantas veces dijiste “te quiero”. A ver dejáme hacer un cálculo a grosso modo:
2 maridos (dos te quieros)
más 2 agujeros (4 te quieros)
más un “mientrastanto” intercalado con grinais (5 te quieros)
más un negro ( 6 te quieros)
mas el que te cogiste la tarde que decidiste coger casi al voleo (7 te quieros)
más algunos cuantos más producto del desamparo y la necesidad de un abrazo ( digamos 5 más, y ya son 12 te quieros)
más yo (13 te quieros)…y a cada uno de estos deberemos multiplicarlos por exponentes que varían entre 1 y 429….y te equivocaste en todos.
Tres preguntas pelotudas tres: te reprochaste eso duramente como corresponde a toda Sra que se precie de ser? Te castigaron estos Sres con 12 hediondos silencios? Y por último (y atención que esta es la más fuerte)…elegiste querer libremente o necesitaste creer que querías para no morir inundada de mierda en soledad? Ups…! me estoy poniendo dramático!
A que voy…?que te pasa Maríamiamor? Sólo somos animalitos heridos tratando de sobrevivir.Vos, yo,todos.
Para que tapar dolor con mas dolor? Mierda con mas mierda?
Café con leche con medias lunas?”

Sigo sin contestarle y me parece que es lo mejor, lo otro le da tela para seguir cortando y el placer de sentirse mirado y tenido en cuenta. Pienso que mi silencio es lo peor para él. No lo tolera, los mails anteriores a este eran de algún modo conciliadores y amorosos hasta que aparentemente se cansó y mostró definitivamente la hilacha. Qué hago? sigo en esta postura de silencio? de hecho no voy a volver con él, eso lo tengo clarísimo pero a veces tengo dudas de qué conducta seguir frente a su acecho.
Muchas gracias.  María, 10 noviembre 11

 

 

 

 

 

 

 

Pedido de libros Marietan
Editorial Atlante, Junin 827, CABA www.editorialatlante.com.ar .Por Internet pedidos a: geolveira@hotmail.com

 

Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com

Sobre el autor

Hugo Marietan

Agregar comentario

Hugo Marietan

Nacido en Buenos Aires, en 1951

Médico, Facultad de Medicina, Universidad de Bueno Aires, 1981, MN 62757

Médico Psiquiatra, Facultad de Medicina, Universidad de Buenos Aires, 1986

Formación Docente: Egresado del Curso de Formación Docente Pedagógica en Ciencias de la Salud y Carrera Docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires

Docente Adscripto a la Carrera Docente Facultad de Medicina. de la Universidad de Buenos Aires desde junio de 1991 a la fecha.

Académico Titular de la Academia Internacional de Psicología de Brasil (2002)

Para ver el curriculum completo: https://marietan.com/curriculum/

Redes Sociales

Puedes seguirme en las redes sociales e interactuar conmigo.