Resiliencia

Sitio del Dr. Hugo Marietan

PRINCIPAL - ARTÍCULOS - PSICOPATÍA - ESQUIZOFRENIA - DEPRESIÓN

Otros autores - SEMIOLOGÍA PSIQUIATRICA - Poesías y Cuentos - Cartas comentadas

 

Consultorio Especializado en Asesoramiento de Personas Afectadas por Psicópatas: familiares, parejas y allegados

PARA PROFESIONALES: INTERCONSULTAS Y SUPERVISIÓN

En Buenos Aires: Zona Pueyrredon y Santa Fe:Celular:  (05411) 154 447 4980 Exterior: 0054 911 44474980Teléfono Fijo: 011 48254697 Exterior: 00 54 11 48254697  o por Vía email: marietanweb@gmail.com

Artículo

¿Qué es la resiliencia?


La resiliencia es una actitud positiva fundamentada frente a un entorno adverso a la que está obligadamente sometido un individuo. De esta definición (Marietan, 2010) se desprende que el individuo debe estar inserto en un medio adverso a su desarrollo o a su seguridad, no es un espectador, ni un testigo, ni está en tránsito sobre la situación adversa, sino que la está vivienciando como inherente a él y, por otra parte, está sometido a esa situación, no puede desligarse de ella. El resiliente no es un pasajero de la desgracia, vive en la desgracia.
Hay que distinguir sobrevivencia de resiliencia. El sobreviviente “cae” en una situación de desgracia, como un náufrago por ejemplo, o un prisionero de campo de concentración, e instrumenta todas sus posibilidades para salir airoso de la experiencia. En ese sentido es ilustrativo las experiencias narrada en “Un hombre en busca de sentido” de Viktor Frankl. A diario, aquí, en Argentina, vemos casos de personas que sobreviven a asaltos e intentos de homicidio. Podemos decir que los casos de sobrevivencia son accidentales, la persona se topa con el incidente desgraciado.
Tampoco podemos decir que un adaptado a una medio hostil sea un resiliente. No. El adaptado es un tipo de sobreviviente a ese medio. Es el que se resigna al medio y trata de buscar las ventajas que le faciliten permanecer en mejores condiciones en ese medio. El resiliente es, justamente, un desadaptado al medio desfavorable, alguien que no se resigna, alguien que lucha contra ese medio, alguien que no se siente cómodo, que incluso, se siente ajeno al medio que le toco en suerte.
Al resiliente, para usar una metáfora, el medio ambiente le tiene asignado un destino desfavorable. Si tomamos dos puntos de su experiencia de vida y marcamos una recta, ésta apunta a un destino negativo. Sobre esa recta transita la persona desfavorecida hasta que en un punto y por pura actitud positiva, por puro esfuerzo, con  sus pocos recursos materiales y con muchos recursos psíquicos, por pura rebeldía a lo aparentemente inexorable decide curvar esa línea y orientarla hacia un destino favorable y sale con bien. Porque el resiliente lo es cuando tiene éxito en su empresa, si fracasa en su intento, nadie lo notará. Un esforzado fracasado no es resiliente. Un ejemplo claro de resiliente es el de Ramón “Palito” Ortega. Alguien que transcurría sobre una línea que le marcaba un destino magro pudo, con escasos recursos materiales (y vocales, digámoslo), y por pura actitud positiva convertirse en un artista de renombre y sin desvirtuarse en el intento. Porque esto también es una característica del resiliente: no se desvirtúa. Tenemos muchos ejemplos de personas que partiendo de un medio ambiente hostil pudieron, por medio del deporte o de la actuación o del comercio, salir de ese nicho de miseria y ser exitosos, pero a costa de pagar el precio de la droga, de la prostitución o de la corrupción. Se desvirtuaron. El resiliente, en cambio, es un bello ejemplar humano

Dr. Hugo Marietan, junio 2011

 

 

Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click Aqui