SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

 

 

Síndrome de Asperger

Una forma de autismo difícil de diagnosticar

Ana Labrin-García

Fuente: http://www.laopinion.com/vidayestilo/?rkey=00050815134502310135

 

El síndrome de Asperger no muestra marcadas diferencias con el autismo, pero sí en la interacción social

En los últimos años se ha hablado bastante del autismo, condición no del todo comprendida todavía, y ahora ha salido a la luz otra variante de éste que no había sido diagnosticada de manera correcta: el síndrome de Asperger.  En detalle 

Éste es una forma de autismo que padecen algunos niños dotados con una capacidad de aprendizaje algunas veces superior a la normal, pero que experimentan dificultades para socializar con los demás.

Este síndrome lleva el nombre del pediatra vienés que lo descubrió y que publicó la primera definición del padecimiento en 1944, tras identificar un patrón de comportamiento y capacidades que calificó de “psicopatía (enfermedad de la personalidad) autística (encerrado en sí mismo)”.

El austriaco Hans Asperger llamaba a los niños aquejados del síndrome “pequeños profesores” por su capacidad de hablar de sus temas favoritos en gran detalle a pesar de su retraimiento al socializar. A modo de ironía, parece que, de niño, Asperger sufrió del síndrome que luego recibiría su nombre. Se le describía como un niño solitario y retraído que tenía dificultades para hacer amigos.

 

Características

Igual que otros padecimientos clasificados como Desórdenes del Espectro del Autismo, este síndrome se da con más frecuencia entre los varones (aproximadamente el 75% de los casos). Básicamente, las personas que lo padecen no muestran grandes diferencias con respecto a los no autistas en cuanto a comportamiento, pero sí en su interacción social.

En el libro Parenting Your Asperger Child: Individualized Solutions for Teaching Your Child Practical Skills, el psicólogo escolar Alan Sohn y la maestra de educación especial Cathy Grayson, dos de los principales especialistas en el síndrome de Asperger en la nación, señalan que este padecimiento apareció en 1994 en el manual de la Asociación Americana de Psiquiatría como una forma de autismo. Incluso, hasta hoy no está claro qué niños caen en esta categoría y cuáles no y el diagnóstico sigue estando en manos del médico.

Sohn y Grayson señalan la existencia de seis características del síndrome de Asperger.

* Dificultad con interacciones sociales recíprocas. Algunos niños y adolescentes no desean relacionarse con otros y otros no saben cómo. Es decir, no comprenden el “dar y recibir” de las interacciones sociales.

* Problemas en el dominio de idiomas. Se dan especialmente en el uso pragmático del idioma, o sea en el aspecto social. Es decir, estas personas ven el idioma como una forma de compartir hechos e información, no como una manera de compartir pensamientos, sentimientos y emociones.

* Estrecho campo de intereses e insistencia en rutinas establecidas. Por lo general estos niños tendrán sus propios intereses, que serán los que dominen todas sus acciones, sin tener en cuenta los de los demás.

* Torpeza motriz. La dificultad no sólo se refiere a realizar una acción en sí, sino también a la planificación motriz que involucra completar la tarea. Las dificultades típicas tienen que ver con la escritura, montar en bicicleta y dominar una pelota, por ejemplo.

* Temas cognitivos. Presentan una discapacidad central para hacer inferencias sobre lo que una persona está pensando. Debido a esto, el menor tiene dificultad para identificarse con otros y a menudo dice lo que piensa sin tomar en cuenta los sentimientos de otras personas, por cuanto supone que todos piensan como él.

* Sensibilidad sensorial. Muchos niños con este síndrome tienen desórdenes con los sentidos (cualesquiera de ellos) en grados diferentes. Con frecuencia el menor percibirá sensaciones comunes de manera muy intensa o puede no reaccionar ante algo obvio.

 

Educación

El enfoque de tratamiento de este síndrome presentado por Sohn y Grayson recibe el nombre de Terapia de Integración Social Cognitiva (CSIT), que ayuda a los padres a comprender los comportamientos, a diseñar estrategias para modificarlos, a enfrentar las crisis y a ayudar a sus hijos a prepararse para el mundo real.

Ante todo, indican los expertos, hay que tener en cuenta que uno no puede hacerlo todo solo y que se necesita ayuda profesional. En los menores, la educación es de particular importancia porque puede ayudar a desarrollar intereses especiales y competencia general suficiente para permitir la independencia posterior en la vida adulta. El maestro debe encontrar un compromiso entre dejar que el menor siga su propio ritmo por completo e insistir en que se adapte a los demás.

No hay un tipo de escuela particularmente adecuada para las personas con el síndrome de Asperger. Algunos progresan bien en las escuelas normales y otros necesitan educación especializada.

Muchos padres de niños con el síndrome recurren a fuentes de ayuda externa además de las terapias. Echan mano de medicinas, tratamientos con hierbas, vitaminas y minerales, inyecciones de varios tipos y dietas. Sin embargo, debe tener cuidado extremo al seleccionar lo que da a su hijo. No se aleje de los resultados demostrados que han sido probados científicamente.

 

Los padres

Corresponde a los progenitores evaluar lo que hacen los profesionales con sus hijos para ver si progresan. A continuación algunas guías útiles de Sohn y Grayson para los padres con niños menores afectados por el síndrome.

• Describa por escrito los temas y preocupaciones que enfrenta su hijo.

• Dé una clasificación numérica a cada una de las preocupaciones que tenga según su orden de relevancia.

• Anote la fecha de la información para poder revisar estos temas en fecha posterior y hacer comparaciones.

• Determine las metas específicas que la intervención debe alcanzar.

• En intervalos determinados —por ejemplo cada tres meses— evalúe nuevamente a su hijo en los aspectos en los que ha estado trabajando y compare los resultados con su base de datos.

• Tras dos períodos de evaluación —por ejemplo seis meses— sabrá si se ha alcanzado algún progreso independientemente de lo que le diga el profesional a cargo. Si no ve ningún progreso, háblelo con el profesional y piense en cambiar las metas, los procedimientos de tratamiento o al profesional que ha estado aplicando el tratamiento.

 

Sobre un Caso

 

Síndrome de Asperger

Informe psicológico de: Osvaldo

 

Osvaldo es una persona con un Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD), categoría en la que seincluye el autismo. Dentro de este trastorno hay mucha variabilidad; Osvaldo puede serenglobado dentro del Síndrome de Asperger, cuyas principales características son:

 

Deficiencias cualitativas en la interacción social.

 

Deficiencias sociales con un egocentrismo extremado, que pueden incluir:

-incapacidad para interactuar con sus iguales

-falta de deseo de interacción con sus iguales

-pobre apreciación de claves sociales

-respuestas sociales y emocionales poco apropiadas

 

 Problemas de comunicación no verbal, tales como:

 -uso limitado de los gestos

 -lenguaje corporal torpe

- expresión facial limitada o inapropiada

 -mirada "rígida" peculiar

-dificultad en adaptarse a la proximidad física

 

Necesidad de aprender las habilidades sociales de un modo intelectual:

 Las personas con síndrome de Aspergerno poseen intuición o instinto social; la educación de estas personas debe mantenerse toda la vida, proporcionando una estructura que haga la vida más predecible, facilitando el aprendizaje y la comunicación y ayudando a promover la libre elección y la autonomía personal. Pueden tener grandes dificultades para planificar su tiempo libre por lo que es conveniente facilitar su acceso a las distintas opciones de ocio y tiempo libre.

Falta de flexibilidad mental:

Esta falta causa dificultades para adivinar lo que piensan, creen o sienten las personas que les rodean y para interpretar expresiones faciales, gestos o cualquier otro componente del lenguaje corporal, esta misma falta de flexibilidad les condiciona a exhibir un rango restringido de conductas y una resistencia a todo cambio en el ambiente que les rodea o a las alteraciones de la vida diaria.

 

Falta de capacidad de abstracción.

 En nuestra relación con los demás “leemos” continuamente el comportamiento de los otros, deducimos lo que uno sabe y lo que no, lo que espera en un momento determinado, entendemos los pensamientos y sentimientos quequedan al descubierto por gestos, expresiones faciales o por el tono de voz.

Las personas con Asperger tienen dificultades para captar todo esto; si no pueden percibir el estado mental de los que le rodean, no pueden mostrar su empatía o hacer amigos o distinguir una broma de una amenaza, tienen dificultades para distinguir la ironía, el sarcasmo, la agresividad o el cariño que se esconden debajo de las palabras, en el tono, el volumen o la entonación; no “leen” el rostro, las sonrisas o el ceño, no entienden el lenguaje corporal, las manos o la postura del cuerpo, no interpretan la intención de la otra persona.

Son personas especialmente vulnerables al abandono, tratamientos inapropiados y a su exclusión de la sociedad.

Su incompetencia para expresar los propios sentimientos de forma que los otros puedan entenderlos o aceptarlos dificulta o imposibilita el establecimiento de lazos afectivos y de pareja..

Su dificultad para dar imagen de adulto genera una impresión de persona ingenua, inmadura y vulnerable.

La desconsideración por las normas sociales les hace incurrir en comportamientos inaceptables; la incapacidad para imaginar les hace no valorar cuál es el posible resultado de sus acciones y no recordar experiencias previas y sus consecuencias, el resultado es un comportamiento impulsivo o una forma rígida y previsible de conducta.

La poca habilidad para desarrollar la competencia social, considerada una variable crítica para predecir el éxito de una persona en la vida adulta, se considera el factor clave en el fracaso de la mayoría de los adultos con síndrome de Asperger de tener una mínima calidad de vida.

 

Osvaldo es autónomo en las siguientes actividades de la vida diaria:

Uso del teléfono.

Uso de medios de transporte.

Ir de compras (manejo de pequeñas cantidades de dinero).

Tareas domésticas ligeras.

Calentar y servir la comida, ( no sigue una dieta adecuada sin supervisión).

 

No es autónomo en las siguientes actividades:

Cuidado general de la casa.

Preparación de comida y dieta adecuada.

Lavado de la ropa.

Responsabilidad respecto a medicación.

Manejo de asuntos económicos.

 

Necesita supervisión en:

Autocuidado y aseo personal.

Cuestiones referentes al comportamiento social interpersonal.

Cuestiones referentes a la comunicación y contacto social.

Comportamiento social no personal.

 Tiene limitaciones acusadas para:

Vivir de manera independiente.

Desempeñar un trabajo que no sea protegido.

 

 

Osvaldo también estudia temas específicos, pero no siempre son los mismos. Es muy curioso y es capaz de indagar hasta la desesperación en busca de lo que quiere (navega de maravilla por Internet y domina los buscadores). Por ejemplo: líneas de autobuses, fútbol y deportes en general. Los parentescos y controlar la vida de los que conoce, lo hace sentir tranquilo. Tiene una memoria fotográfica impresionante y un sentido de la orientación fabuloso, nunca se pierde. La informática le ha dado a Osvaldo, muchísima libertad para ampliar el campo de cosas en las que aprender. Por otro lado, cuando no sabe algo, su hermana y yo, lo obligamos a informarse en la red. Por ejemplo: quiere un abono para el campo de fútbol, pero no sabe cuanto vale. Entonces le digo: no puedo decirte que si, sin saber cuanto cuesta el abono, busca y me lo dices cuando lo encuentres. Si su interés es grande, encontrará una aguja en un pajar. Ahora la guerra la tenemos con la geografía, está fatal y se niega a aprender. Gracias a los equipos de fútbol, estamos consiguiendo que aprenda donde ubicarlos, país y continente. Hugo, al final, con niños como Osvaldo que sienten curiosidad, le buscas las vueltas a todo para que abra su mente al conocimiento. Cuanto más sabe, más disfruta. Me doy cuenta, que es bastante culto comparado con sus amigos y muchos "normales". En el tema social, el Messenger, le ha abierto un campo enorme para poder relacionarse y aprender. Ten en cuenta, que va con símbolos muy gráficos, lo puede entender de maravilla. Escribir no le importa, corre como una bala en el teclado.

La hermana tiene un amigo que es Asperger. Lo conoció en el Instituto y te aseguro que lo diagnostiqué yo antes que sus padres. Estaba clarísimo lo que le pasaba. Ella es su única amiga, no tiene a nadie más. La quiere, porque dice que nunca lo miró de forma extraña. Lejos estaba la criatura de comprender, que su hermano era igual. Sin embargo, cuando hemos intentado que los dos se unan y se relacionen, Ernesto, que así se llama, no ha podido soportar el reflejo de si mismo que le da Osvaldo. Por el contrario mi hijo, lo quiere mucho y le cae muy bien.

Se les llama pequeños profesores, porque hablan con un lenguaje muy particular, con un tono de voz monocorde y utilizan palabras cultas y otras que se inventan. Osvaldo tiene un gran vocabulario inédito en la Real Academia, que es suyo, creado y añadido al que ya hay. Supongamente, encantadamente, muchas mas extrañas y otras que resultan cómicas.

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI