SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

 

 Cartas comentadas

 

Solitarios

 

Le escribo porque siempre leo su página, me parece muy interesante y le quería comentar sobre algo que me está pasando.

Hace tres meses tengo novio. Estoy enamorada. Él me invita para ir a su casa, para conocer a su familia, para ir al cumpleaños de su sobrina, y siempre le digo que no quiero asistir. La otra noche habíamos quedado en vernos y al rato me manda un mensaje diciéndome que yo no cene…  que tenia una sorpresa… entonces lo llame y le pregunte cual era la sorpresa. Me dijo que quería que vayamos a cenar con la hermana y el cuñado, ya me había invitado para ir la noche anterior y le dije que no. Entonces me agarró un ataque de locura. Le dije que no quería ir, que el decidía por mi, que no me acepta como soy, que no respeta mi decisión y le dije que no quería verlo. Bueno lo trate mal y al día siguiente también, no quise verlo.

Cuando nos vimos y hablamos (dos días después de este episodio) me dijo que si él me invitaba a salir con un amigo y la novia si quería y yo le dije q no.. q no me interesa conocer a nadie.

Pero yo noto que no se si es que no me interesa, mi problema siempre fue poder relacionarme con la gente. Me cuesta, y es como que me da “miedo” conocer gente nueva. No se porque me pasa eso, en mi relación anterior mi ex novio era como yo, no salíamos con otras parejas ni me exigía nada.

Bueno mi novio me dijo que el me acepta como soy, pero que quiere saber porque soy así, porque no quiero conocer a nadie. Me dijo que entonces nos vamos a tener que ir a vivir a una isla.

Realmente siempre fui así, soy solitaria , me gusta estar sola, no me gustan mucho los compromisos, pero me doy cuenta que actualmente me trae problemas ser así aunque él dice que me acepta pero yo quisiera poder hacer lo que a el le gusta, poder satisfacerlo, aparte que se que no es “normal” ser como soy,.

Soy antisocial, pensé que tal vez tengo fobia social, no se que hacer ni que pensar..

Como podría solucionar esto que me pasa? Es raro que una persona sea asi como soy yo?

Tengo 26 años, mi novio 32. Y no quisiera pelearme por esto, porque igualmente me seria difícil mantener relaciones con otras personas porque se que el problema es mió.

Rosalía

 

 

Rosalía:

Lo que planteas puede ser un “problema” o una manera de ser.

Existe un tipo de personalidad (de manera de ser en el mundo) que incluye muchos de los rasgos y modos de conductas que expresas en la carta: el tipo de personalidad introvertido.

El introvertido gusta de la soledad y, en consecuencia, le incomoda, lo desajusta, el contacto con otros, sobre todo si son muchos y más aún si son desconocidos. El introvertido introvierte. Es decir, es de acercarse (o mejor dicho da permiso al otro que se le acerque) a otra persona e invitarlo a estar solos de a dos, invitarlo a que se aleje de los otros o que aleje a los otros de la relación. Es por eso que los introvertidos son de tener pocos amigos: uno, dos, exagerando tres.  Y las parejas del introvertido debe acostumbrarse a que el mundo se reduce a dos personas. El que se relaciona con un introvertido, de a poco, comienza a notar que los colores sociales, del exterior, se les van apagando, hasta ser algo gris, sin importancia, indiferente. El introvertido va tejiendo a su alrededor una telaraña de soledades, lo va aislando. Eso no implica, necesariamente, que estar con uno de ellos sea aburrido, o que uno se aburra mortalmente: no, muchos de los introvertidos tienen un mundo interior muy rico (pero son muy tacaños en compartirlo). De a poco, a medida que transcurre el tiempo, mucho, van mostrando algo de ese mundo al otro, y a veces son muy agradables: pero de a dos. Si aparece “un externo”, el introvertido vuelve a cerrar su coraza. No todos sirven como compañía a un introvertido, por ejemplo, los que necesitan mucho de estar relacionados, los que disfrutan de estar en grupos, en fiestas, de compartir con varios, no pueden estar en pareja con un introvertido, y si lo están sufren con esta forma de ser solitaria; a veces encuentran (si están muy enamorados del introvertido) un punto intermedio: conservan algo de su mundo social (al que no pueden llevar a su pareja) y cuando vuelven a casa, disfrutan de la isla especial que le prepara el introvertido.

Aclaramos rápidamente que esto NO MOLESTA al introvertido. La soledad es una condición de su forma de vida. No sufre por estar solo, ni se siente disminuído. Esto es muy importante, y lo diferencia, como veremos, del TÍMIDO y del FÓBICO y otros enfermos.

Suelen ser, como es de esperar, de pocas palabras.

En las fiestas, gran molestia para ellos, o en los grupos, o en las aulas, suelen estar arrinconados, silenciosos, observantes Y CALMOS. No preguntan, no hablan. Esperan que todo aquello termine de una vez, para volver a su cueva.

A veces, el introvertido se hace de un grupo. Y ese grupo es posible porque lo aceptan como es. Porque nadie lo molesta insistiéndole que hable o participe en algo. Lo dejan ahí: solo en medio de ellos. Al tiempo, el introvertido va abriendo un poco de su mundo, y hasta puede ser, con ellos, sólo con ellos y nunca en presencia de “externos”, gracioso y ocurrente. Pero SU grupo es ese, y no otro. Los miembros del grupo deben tener mucha paciencia y tolerancia y esperar.

Disfruta de la lectura, de la música, de los mundos de la imaginación. No son seres tristes, aunque algunos los confundan como tales. Parece que las vida, la de los otros, les pasa en paralelo, y ellos ahí, como indiferentes. Pero, repito, suelen ser muy observadores.

 

Otro tema es el de los TÍMIDOS. Los tímidos son introvertidos A SU PESAR. Y SUFREN por no poder integrarse. Se aíslan dolorosamente. Tienen miedo de ENFRENTARSE  con los otros. La base de la timidez está en las sobre apreciación de la imagen personal, del orgullo, y en la INSEGURIDAD. Los tímidos, en realidad son soberbios, tienen TERROR AL RIDÍCULO, a que su imagen quede deteriorada frente a los demás. Creen que si hablan en público, en un grupo, pueden decir algo inconveniente o estúpido. Y se retraen. Si tienen que hablar o participar se ponen colorados, se traban, se bloquean.

En las fiestas se los ve apartados o pegados a “sus amigos” que ya lo conocen. Y, si toman alcohol, por ejemplo, se “destraban” y se integran. Muchos adolescentes tímidos usan el alcohol y las drogas blandas, marihuana, para conseguir integrarse, como una medicina social.

 

El FÓBICO SOCIAL, no tiene grandes problemas en integrarse a pequeños grupos, pero lo traba enfrentarse a grupos grandes (desde exponer frente a sus compañeros de aula hasta dar una conferencia). La mar de malestares físicos: temblores, taquicardia, sudoración, hipotensión, mareos, movimientos intestinales, imperios necesidad de orinar, lo atacan antes de presentarse en público, y a veces varios días antes del evento. Es un tortura. Y es probable que, una vez iniciada la exposición, se relaje y la pueda dar sin mayores problemas. Pero, las angustias previas a esto, se les hace insoportable.

 

Estos dos problemas: timidez y fobia social, tienen un tratamiento específico, los psicólogos, sobre todo los cognitivistas y las psicoterapias de apoyo, tienen técnicas específicas para estos casos y, con un poco de paciencia, y valentía, mejoran mucho, o al menos para tener una actividad social aceptable.

 

Existen otros casos de introversión y aislamiento, pero ya corresponden a patologías más serias, ya psiquiátricas, pero sale del rango de la carta de la consultante.

 

Dr. Hugo Marietan

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI