Psicopatía y psicópatas

Sitio del Dr. Hugo Marietan

PRINCIPAL - ARTÍCULOS - PSICOPATÍA - ESQUIZOFRENIA - DEPRESIÓN

Otros autores - SEMIOLOGÍA PSIQUIATRICA - Poesías y Cuentos - Cartas comentadas

 

Consultorio Especializado en Asesoramiento de Personas Afectadas por Psicópatas: familiares, parejas y allegados

PARA PROFESIONALES: INTERCONSULTAS Y SUPERVISIÓN

En Buenos Aires: Zona Pueyrredon y Santa Fe:Celular:  (05411) 154 447 4980 o 1538021502 Exterior: 0054 911 44474980 Teléfono Fijo: 011 48254697 Exterior: 00 54 11 48254697  o por Vía email: marietanweb@gmail.com TW: @hugomarietan

Libros por correo: pedir a María Torres: librosenvio@gmail.com

 

Abolicionismo y la ley de Salud Mental 26.657 

Dr. Hugo Marietan, 24 de junio de 2014

Para comprender lo que está pasando en el terreno de la "inseguridad" debemos darnos cuenta de que no se trata de una circunstancia anárquica e inmanejable, sino que tiene los visos de ser una política de estado. Para ello es necesario entender que los abolicionistas (mal llamados garantistas) tienen sus fundamentos teóricos sólidos y que se han desarrollado a lo largo de estas décadas. Hemos citado varias veces a Zaffaroni, el adalid en Argentina, pero ahora conoceremos a su padre Louk Hulsman, el abuelo de la creatura. También se entenderá el porqué de la reforma del Código Penal propuesta. Presentaré algunos artículos, frases, y las arengas de dos fiscales que hace pocos días expusieron sobre abolicionismo en la Feria del Libro. Van algunos adelantos:

1) Durante la primavera de 1968, en Oslo, Noruega, fue fundada KROM (Asociación Noruega para la Reforma Penal), paradigma referencial teórico-práctico por excelencia del anti-punitivismo.14 Desde allí se formularon, reformularon y debatieron las ideas centrales del abolicionismo penal contemporáneo que años más tarde erigirían a esta línea de pensamiento en un movimiento ideológico-social discutido no sólo en la Península Escandinava, sino también en el resto de Europa y buena parte del mundo occidental, como bastión fundacional de lo que en términos más amplios suele denominarse “Criminología Crítica”.

2) Las reflexiones de los abolicionistas escandinavos -compartidas unánimemente por sus seguidores foráneos- son bastante más fáciles de comprender: El “delito” como tal no existe, sólo existen los actos. El “delito” carece de ontología propia y/o contenido esencial definitorio. Los “delitos” son meros conflictos entre particulares. La autoridad dominante, coloca sobre determinadas conductas la etiqueta “delito”, sólo a los fines de tener el control absoluto de su destino, desde la potencial puesta en marcha del aparato represivo. Lo que es “delito” hoy puede dejar de serlo mañana. Lo que es “delito” en España, puede no serlo en Argentina o viceversa. Todo dependerá del ánimo de los poderosos de turno.
Si el “delito” no existe, los “delincuentes” tampoco. Son simples personas en conflicto. La categoría “delincuente” representa una construcción política estatuida maquiavélicamente desde la autoridad, con el único propósito de generar enemigos sociales que justifiquen la vigencia del aparato represivo del Estado. En consecuencia se impone tomar con pinzas la visión agonal schmittiana amigo-enemigo, víctima-delincuente. No hay buenos ni malos. Héroes ni villanos. Normales ni anormales. Sólo sectores con mayor poder de definición que otros.

3) A través de estas experiencias pudo trascender -entre otras cuestiones-: a) que Louk Hulsman le daba al lenguaje y su faz definitoria una importancia superlativa; b) que –según el profesor holandés- para superar la lógica del sistema penal hay que empezar por rechazar el vocabulario específico que le sirve de base, incentivando la capacidad creativa de los directamente involucrados en el conflicto en cuestión, en detrimento de las máximas axiomáticas del Estado; c) que no era del todo cierto aquello que nos querían inculcar los medios de comunicación, en relación a que todas las víctimas de situaciones conflictivas catalogadas política y socialmente como delitos sienten odio, repulsión violenta y/o ánimos de venganza para con el supuesto responsable del daño padecido; d) que una vez superada la burocracia del sistema penal el desarrollo de un sentimiento global de solidaridad y proximidad se hacía indispensable;) que sólo un pequeño remanente de los conflictos interpersonales son regulados dentro del sistema penal, y que si esto es así, no queda otra que concluir fehacientemente que existen alternativas concretas que nos permiten creer en la total prescindencia del sistema penal.

Quien quiera leer este artículo completo lo puede hacer en:
http://www.rebelion.org/ noticia.php?id=146757

Ahora veremos como dos Fiscales, que son los responsable de defender al pueblo de la delincuencia, explican qué es el abolicionismo y el porqué de la reforma al código penal.

http://www.infobae.com/2014/ 04/29/ 1560778-para-dos-fiscales-k-el- codigo-penal-actual-es-sexista -clasista-y-oligarquico

Dicen, entre otras cosas, a) El Código Penal, dicen, debe servir antes que nada, no para castigar a quien infringe la ley, sino para proteger al ciudadano del poder punitivo del Estado. b) "Cuando se habla de seguridad, se habla de seguridad para pocos y para pocas cosas", denunció De Luca. Y aclaró que esa concepción -que él considera reduccionista- de la seguridad, se refiere "esencialmente a los conflictos sociales que tienen que ver con daños a la integridad corporal" y "a la propiedad". c) El castigo es irracional, es una trampa" "Aquí aparece la falacia del combate contra la inseguridad", siguió diciendo el fiscal: pretender que el derecho penal "sirva como un conformador social, como un sistema de legitimación de un estado de cosas, pero el problema es que ese estado de cosas no es justo, no es igualitario". Esa frase expone el núcleo de la concepción abolicionista: no se puede castigar el delito porque lo que lo provoca y por lo tanto lo justifica es una injusticia social de base.

Señores, esto significa que esta política de la justicia se está apoderando de casi todos los estamentos. Es decir, estamos en el horno!

(La psiquiatría no se ha salvado y ya se ha dictado y está en vigencia la ley abolicionista de salud mental 26.657 que considera que la sociedad hace al loco y que el loco no debe ser privado de su libertad, lo cual sería un doble castigo, etc. Y un artículo prohíbe la creación de nuevos manicomios)

Agregamos el audio de una entrevista sobre el tema de la ley de salud mental 26.657 y abolicionismo con Hermes Acuña en su Programa "Hablemos de Seguridad", emitido el 24 de junio de 2014.

 

http://www.goear.com/listen/ea36af1/hablando-seguridad-24-06-2014-hermes-acuna

 

Por ejemplo se resalta el artículo 27 de la ley 26.657 que dice: Queda prohibido por la presente ley la creación de nuevos manicomios, neuropsiquiátricos, o instituciones de internación monovalentes, públicos o privados...

Artículo 28: Las internaciones de salud mental debe realizarse en hospitales generales...

Para que los lectores puedan estudiar bien esta ley y aportar sus opiniones le paso el link donde pueden leerla:

 

http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/175000-179999/175977/norma.htm

 

 

 

 

Pedido de libros Marietan
Editorial Atlante, Junin 827, CABA www.editorialatlante.com.ar LOS LIBROS NO ESTÁN AGOTADOS. Envíos por correo, solicitar a María Torres, librosenvio@gmail.com

 

Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com