SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

SUICIDIO DE ADOLESCENTES Y JÓVENES EN LA ARGENTINA, 2003

 

La prevención del suicidio

Héctor Basile

 

(El comentario precedente ha sido ublicado en La Nación de Buenos Aires el 26 de septiembre de 2006)

 

Por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año se dedica un día a la prevención del suicidio. Semanas atrás se recordó esa fecha, en la que se procura ampliar la asistencia a quienes por sus antecedentes o su conducta están en situaciones críticas y corren el riesgo de atentar contra su vida.

 

En coincidencia con ese llamado, durante el Segundo Congreso Internacional de Suicidiología, en la ciudad de Corrientes, representantes argentinos pidieron un plan de prevención conducido por las autoridades del Ministerio de Salud y por llevarse a cabo en el ámbito nacional.

 

El desenlace trágico de la existencia es asumido por mayor número por adolescentes y jóvenes de entre 15 y 24 años o personas que han alcanzado la tercera edad. En una estimación mundial, se calcula que anualmente alrededor de un millón de seres humanos cometen el acto extremo de quitarse la vida y las proyecciones estadísticas prevén que en 2020 el número de víctimas será un 50 por ciento mayor. Se calcula que un joven se suicida cada 40 minutos en el mundo; en nuestro país, cada tres horas. En el total de víctimas, los varones casi cuadruplican a las mujeres.

 

Otro dato de interés se vincula con el número de suicidas en relación con la población. Así, por ejemplo, en la jurisdicción de Buenos Aires se producen 8 suicidios juveniles por 100.000 habitantes; en Chubut, en cambio, la relación es de 18 víctimas por 100.000 habitantes.

 

Esta información fue difundida por la Red Solidaria, que conduce Juan Carr.

 

Es frecuente plantearse la pregunta de por qué se llega a tan penoso fin, más aún cuando se trata de personas jóvenes con un porvenir que puede presumirse promisorio. Entre las explicaciones de base teórica a las cuales se acude está la de admitir que en el ser humano las tendencias a la autodestrucción coexisten con los instintos de vida o apelar a estudios sociológicos que han probado los efectos deprimentes de la soledad y el aislamiento afectivo como antecedentes del suicidio.

 

En conexión con el interrogante aludido, el doctor José Lumerman, del Instituto Austral del Sud, de Neuquén, ha señalado que en las provincias patagónicas -cuyo caudal de habitantes es escaso y se ha ido formando por migraciones de pobladores de otros distritos del centro y norte del país- quienes llegan en busca de mejores horizontes laborales deben sobrellevar a menudo las duras pruebas que provocan la soledad y la distancia que los separa de sus familias de origen, situación que se agrava en el tiempo invernal.

 

La prevención que la OMS propone exige la cooperación de grupos interdisciplinarios cuyos esfuerzos se prodiguen tan pronto se perciba el riesgo de comportamientos autoagresivos. Los cuidados deben comenzar con la detección precoz del problema y continuar con el seguimiento y la contención afectiva de quien se muestra vulnerable mediante la cooperación de redes sociales de apoyo, consideradas indispensables por los especialistas.

 

El suicidio constituye un problema muy importante para la salud pública, pero es prevenible en muchos casos.

 

La acción desde el sistema de salud es fundamental, pero su éxito dependerá en gran medida de la ayuda y contención familiar.

 

 

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI