Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesias y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía a Distancia ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas_comentadas ] Depresion ]

 

 

Tipos y tipos

 

Original Message -----

From: Mariana Fusaro

To: marietanweb@gmail.com

Sent: Thursday, September 15, 2005 12:35 PM

Subject: NOTA REVISTA COSMOPOLITAN (octubre 2005)

 

 

Hola Hugo,

Antes que nada, muchas gracias por participar en la nota!!!

Como te dije, Cosmopolitan es una revista para "chicas" (siempre preocupadísimas por los muchachos, por cierto), y el tema en este caso es el ingreso en esa zona ambigua en que un hombre y una mujer que estuvieron saliendo por un tiempo se vuelven una pareja... y, más específicamente, los pequeños o grandes miedos, y las consecuentes reacciones, que ellos pueden tener frente al compromiso.

(Compromiso que, según el estereotipo, ellas suelen asumir o desear primero).

La nota va marcando una serie de situaciones, que te detallo a continuación con algunas preguntas, para conocer tu opinión al respecto. Todo, como te dije, está enfocado en términos de generalizaciones, de "macho-hembra" y bastante conductista. Por favor, sentite libre de responder y explayarte como te parezca!

 

Situación 1: cuando "yo" se convierte en "nosotros" (o ella empieza a proyectar en su discurso un futuro juntos)

Preguntas:

1) Este "nosotros" viene a representar una especie de tercera entidad nueva que al varón le puede hacer sentir...

 

R: Todas las respuestas estan condicionadas a lo siguiente:

No todos los varones son iguales.

Están los que son “hijos” (H) que siempre están buscando a su “mamá” en otra mujer y son depedientes y dejan que las decisiones las tome “ella”. y que no tienen problemas en asumir el “compromiso” porque en realidad el verdadero COMPROMISO es el de ella, que debe hacerse cargo de “él”. A ellos no es necesario coartarle ninguna libertad y tampoco lo viven así. Sino que siempre están pegados a la mujer. Es más es ella la que lo tiene que empujar para el despegue, que se vaya un rato con los amigos, por ejemplo. Lo cual no quiere decir que, como todo “hijo”, no se mande algunas travesuras. Siempre van de la mano, y a veces resulta “tedioso” para la mujer. Suelen ser muy cariñosos e idealizadores  de la “mamá sustituta”. Ah! No le  pidas que se hagan cargo de problemas, para eso estás vos.

Otro grupo son los “varones”.(V)Responde a las convenciones de lo que debe ser un hombre. Trabaja y se hace responsable de sus compromisos, de su mujer, de sus hijos, sobre todo económicamente. Son más orgullosos, les gusta manejar la situación o creer que la manejan pero le da lugar a la mujer en las decisiones importantes, es compañero. Escucha a su mujer y deja  que en muchas áreas, la casa, los hijos, maneje la mujer. Es lo más parecido a una relación de pareja. Hay respeto y menor idealización, es más de persona a persona. Les gusta estar con su mujer y su familia. Suelen ser caseros. A este grupo corresponde un mayor porcentaje de los hombres. Ocasionalmente pueden ser infieles.

 

Los “machos”, (M) por suerte  y desgracia, son pocos (alrededor del 3 %). Son francamente dominantes y no suelen dejar espacio para las decisiones de otros. No dan explicaciones de sus acciones. Consideran a la mujer de su propiedad excluyente. Pero responden en consecuencia. Asumen los problemas y los resuelven. Son personas que generan respeto y temor, sin necesidad de demostraciones de poder, es algo innato en ellos. No hablamos aquí del bravucón, o el que fanfarronea de “machismo” y luego no se la banca. Todo en el hogar  gira alrededor de él. No pierde su libertad por los “compromisos” con la mujer.

 

Estos tipos de hombres son “puros”, en realidad predominan las mezclas o tipos mixtos, con preponderancia de un tipo sobre el otro.

 

2) ¿que es la marca de que se acabó su libertad drásticamente?

Para los H el compromiso es deseado, lo buscan.

Para los V, el compromiso les genera temor, son más de tocar y salir. Tratan de estar el mayor tiempo posible sin compromiso estable. Y cuando se enamoran no tienen inconvenientes en asumirlo. Suelen negociar un espacio para sus amigos, sobre todo al comienzo de la relación.

Los M no sienten que pierden libertad.

 

 3) ¿Que ella está siendo controladora, que perdió poder?

El H le otorga el poder a la mujer. El varón lo comparte y el M lo posee.

  

4) ¿Qué, más que formar parte de un mismo equipo, puede despersonalizarse en un pegoteo?

El pegoteo lo forma, lo busca y lo mantiene, el H. El V conserva su espacio a pesar de tener un lazo fuerte con su pareja. El M no se pegotea,  es más, la mujer tiende a pegotearse.

 

 5) Esta cosa de la "independencia" del varón (y el deseo de "unión" de la mujer; digamos, como una especie de tendencia a la poligamia y a la monogamia respectivamente): para vos tiene que ver con razones "genéticas", reproductivas, que vienen de la época de las cavernas, o con estereotipos culturales?

Puede pensarse que dada la enorme mayoría de esta postura, que es más una cuestión de especie (en sentido biológico) que un hecho cultural. aunque las distintas culturas le den formas específicas e inherentes a ellos.

  

 Alguna conducta paliativa para aliviar estos sentimientos?

Situación 2: la primera vez que ella se queja de o se pelea con alguno de sus compinches (o: compitiendo con sus amigos)

6) Qué representan los amigos en la vida de un varón, por qué suelen ser tan importantes?

Esto tiene un anclaje ancestral y deviene que el hombre es por naturaleza gregario y además porque cazaban en grupos de hombres, mientras las mujeres se quedaban en la cueva. Es decir, se apoyaban mutuamente. A los hombres les gusta estar juntos.  Disfrutar de sus códigos que resultan, en su mayoría totalmente incomprensibles y hasta ingenuos para las mujeres (y viceversa). El grupo, dado lo heterogéneo de las personalidades, complementa y da sentido de pertenencia al individuo. Los hace sentir más seguros.

  

 7) ¿Cuál sería la reacción típica ante una demanda sobre ellos: retraerse, sentirse obligado a tomar partido, tener miedo de que ella le exija terminar la relación con el amigo para absorverlo, pelearse con ella solo para sacarse la tensión de encima?

Eso depende del tipo de hombre que sea. Al H no le resulta difícil separarse de los amigos. El V lucha por el espacio de sus amigos y trata que la mujer los integre. El M no la escucha.

  

 8) ¿Tiene sentido competir con sus amigos por el tiempo y la atención de él?

No. Por lo general es contraproducente y lo único que se consigue es que la pareja se aísle o que el V se sienta sin oxígeno. También hay que tener en cuenta el tipo de mujer al que nos estamos refiriendo. La mujer que  hace pareja con un H suele estimularlo  a que salga con amigos así ella tiene un poco de espacio. La que mayor dificultad tiene es la que está con M, que sólo le queda protestar.

 

 9) ¿Las mujeres somos posesivas o celosas en este sentido?

Eso depende del tipo de mujer y del lugar que haya conseguido en su pareja. Si es insegura será muy celosa y posesiva.

 

10) ¿Algún consejo sobre cómo ella puede plantear sus desacuerdos o sus sentimientos sin que él se enoje o se asuste?

El H es el que se puede asustar. El V se enoja. El M no se toma esa molestia. De todas maneras la mejor forma siempre  es “por las buenas”. El plantear “o ellos o yo” puede traer desagradables sorpresas. Más vale la persuasión acompañada de una buena dosis de mimos.

  

Situación 3: dejar o no dejar el cepillo de dientes en la casa de él

11) ¿Puede sentir que es una estrategia para ir presionándolo o invadiéndolo subrepticiamente?

Al H no le molesta. El V lo toma como una señal de descuido (se olvidó el cepillo de dientes). No suele “ver” este tipo de sutilezas. Lo deja donde está o lo guarda. El M lo tira.

  

12) ¿Que la relación está avanzando antes de que él se sienta preparado? ¿Que es una forma de manipulación?

Ver anterior. El mundo femenino esta lleno de sutilezas y detalles que los Hombres están muy lejos de captar. Sólo cuando la “maniobra” es grosera o es “demasiado tarde” (cuando ven su placard lleno con la ropa de ella) se dan cuenta.

  

13) ¿Algún consejo práctico... para no resignarse a ir y venir de la casa de él con un placard en la mochila?

Todo en su medida y armoniosamente. Esto depende de la evolución de la pareja. A mayor dulzura más posibilidades de que él quiera compartir su espacio, siempre suponiendo que hay la suficiente química.

 

 Situación 4: cuando ella empieza a hablar de mudarse juntos (otra vez: hacer patente al nivel del discurso algo que hasta entonces nunca se había dicho)

14) ¿Puede sentir que va a quedar atrapado para siempre, que no hay vuelta atrás, que lo están empujando a tomar la decisión, que ella quiere ocupar el resto de su vida, más que un lugar en la cama o el departamento?

Depende del tipo de hombre. El H si su “mamá” lo autoriza estará plenamente de acuerdo. Al V sí le resultará una invasión si aún no está afectivamente preparado para esta circunstancia.  El debe sentirse a la altura de la circunstancia, por la responsabilidad que asume. El M es el que le da permiso para quedarse.

 

15) ¿Alguna táctica para manejar esta situación?

Lo primero es saber con qué clase de hombre se está. Luego intuir el compromiso afectivo de él. Y recién ahí, manejarse con mucho cuidado y sin estridencias al objetivo. La mujer debe lograr hacerse “necesaria” para el hombre. Aquí van muchas cucharadas de mimos.

 

 Situación 4: la primera vez que duermen juntos y no hacen el amor.

16) ¿El varón puede asumir el cliché o sentir el fantasma de que se acabó la pasión?

Aquí entramos en otro terreno: el de los temperamentos sexuales. Están los fogosos, los que no te perdonan un día, los moderados, los de tres por semana y los fríos, que ven como un trabajo el sexo. Depende con quién se esté será la forma de reaccionar. El fogoso lo tomará como un rechazo, el moderado comprenderá e incluso lo disfrutará, el frió  lo tomará como un día de descanso.  También tiene que ver el tipo de temperamento de la mujer.

 

 17)  ¿Que a partir de ahora la rutina va a ser una cuesta abajo permanente?

No necesariamente. Depende de la seguridad que tenga el Hombre de la relación con la mujer. Y de su pesimismo. La rutina, bien entendida, tiene su encanto. Mal entendida, genera el consiguiente aburrimiento.

 18)  ¿Que él ya no la seduce, o que ella ya no lo seduce a él (y qué fantasma es peor)?

Está contestada en la anterior.

 

 

Espero que se entienda la idea... y que puedas tener un ratito para responder lo antes posible!

Cualquier duda o consulta, estoy a tu disposición.

Gracias de nuevo, cariños,

 

Mariana

 



Si tiene cualquier inquietud escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI