Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesias y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía a Distancia ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas_comentadas ] Depresion ]

Reflexiones ] Cuentos ] Poesía ] Otros ]

 

La pérdida
Hugo Marietán, 1999 www.marietan.com

ã Derechos reservados, ley 11.723

 

 

Uno no llora lo que perdió, sino lo que no va a tener. Coloca al sufrimiento en el presente, pero al motivo en el futuro.

"Sufro por lo que no tendré." El no tendré implica haber tenido.

No nos referimos a la fantasía de lo que nunca se poseyó, que da un dolor distinto, no visceral.

El dolor de lo poseído y que no se volverá a tener es corporal, se lo siente físicamente porque tenemos la memoria de haberlo sentido en el pasado.

Esa emoción unida a esa substancia, a ese objeto, permanece como recuerdo. Es un recuerdo vibracional, en el sentido que la representación repercute corporalmente y lo "sentimos", vibramos con él.

Sin el objeto que estimula y nos hace "sentir", añoramos la emoción, tal vez placentera, tal vez tranquilizadora.

Cuando esperamos por el estímulo, creemos que en algún momento del futuro se va a repetir la emoción. Nos relajamos "a cuenta". Estamos en latencia, en cuenta regresiva y no nos duele (no nos angustiamos, no tememos).Tenemos esperanza, esperamos que algo llegue, ilusionamos con el placer futuro. Nos da cierta alegría presente. Este es un proceso netamente cognitivo, una virtualización, un cuento propio. (ya que nadie, excepto un loco, puede tener "certeza" del futuro, de lo que no existe hoy). Somos optimistas (tendemos a lo optimo, a lo mejor que nos pueda pasar).

Se trata de una alegría semivacía, porque está parcialmente "llena" de lo que, ante el estímulo, sentimos en el pasado. Parte de lo que fue y parte de lo que será.

Así nos ubicamos psicológicamente de diferentes maneras frente a distintas pérdidas.

Una de ellas es la pérdida absoluta (la muerte o destrucción completa, es decir, la pérdida definitiva de la "forma" del objeto).

Aquí nos queda el recurso de adherirnos a él con el recuerdo, lo que fue, lo inmaterial, lo que es de nuestro material interno.

Todo lo almacenado como recuerdo es una construcción, donde participa por una parte el estímulo (s) y por otra nuestras analogías y representaciones previas (r) que lo dan la "forma psíquica" (f) al objeto. Y eso es lo que almacenamos: su "f" y la repercusión emocional ("e") que nos provoca, lo vibracional. O sea, que un recuerdo "m" sería:

s + r = f

f + e = m

Cuando la memoria devuelve el recuerdo a la conciencia no lo hace exactamente igual que cuando lo armó, sino que lo vuelve a reconstruir :

fR + eR = mR

Es una representación, es decir, no es el hecho en sí, tal como se grabó inicialmente, sino un esquema con agregados y faltantes, o sea, otra construcción.

Así el fR (fR la imagen representada) se parece a f (en el momento en que se construyó) pero pueden existir faltantes de detalles o sobreagregados (por semejanza, por asociación)

fR no es f, puede ser f, f, f, y lo mismo ocurre con eR. La implicancia vibracional de f, el recuerdo de e, puede haber variado (tiene más posibilidades de variación dado lo ambiguo, lo difuso de la naturaleza emocional), o estar en consonancias con nuestra carencias actuales o satisfacciones.

No es el mismo eR (es decir, no podemos reproducir la misma emoción) de un amor lejano en el tiempo si en el momento de recordarlo estamos enamorados de otra persona, que si tenemos una gran carencia de amor en el presente.

En este último caso el eR será de alta vibración y la "nostalgia" se verá incrementada.

Este es el recurso de las personas con un presente emocionalmente pobre, que tienen dos opciones (aparte de resignarse) o enriquecen el futuro (lo optimizan, tienen esperanza) o enriquecen el pasado (se vuelven nostalgiosos).

Los optimistas se esfuerzan por conseguir cambios del presente para llegar al futuro ilusionado. Trabajan en pos del objetivo.

Los nostalgiosos son pasivos, es decir, flotan en el presente, mirando hacia atrás, ya que no "esperan" nada. Se alimentan de los recuerdos para llenar sus carencias emocionales actuales, así suelen incrementar sus eR, modificados o francamente distorsionados o fraccionados viendo sólo la parte emocionalmente placentera del pasado, (la idealización de la viuda).

El nostalgioso siente ahora con el pasado. Eso entristece. El esperanzado siente ahora con el futuro. Eso alegra.

El temeroso se angustia con el futuro. El resignado se deja llevar, está a la deriva, sin rumbo, porque dejó de luchar, no tiene para qué, perdió el objetivo. Dejó de controlar las variables. Se somete a las circunstancias.

La pérdida, el no tener lo que tuvo, repercute de distintas maneras. En el resignado, una pérdida es algo más que confirma el sin sentido de la vida.

En el temeroso, es algo que incrementa la angustia y el futuro se vuelve más azaroso y temible.

En el optimista, la pérdida es resignificada como objeto a recuperar en el futuro, ya el mismo, ya algo que lo reemplace.

En el nostalgioso la pérdida pasa a aumentar su ‘banco de resentimiento’: "el pasado fue mejor".

Perder algo es encontrarse con e sin s, implica un "no estar" del objeto, la falta.

La falta es no cubrir necesidades, es, en consecuencia, el no placer, la tensión, la frustración.

La manera de asimilar la frustración depende directamente de nuestro temperamento, de nuestra estructura. En consecuencia no hay una receta universal (que sirva para todos) para tolerarla.

Hay varios caminos: negar la falta, luchar para recuperar, agredir para descargar (culpar a otros), resignarse a la falta, llorarla, reemplazarla.

Éstas son algunas de las reacciones frente a la pérdida. Todas tienen su precio, ya que aquello que nos imprimió un sentimiento es absolutamente irremplazable, y su falta implica siempre dolor. La calidad o cantidad de ese dolor es intrínseco del individuo.

Perdemos lo que hemos sentido nuestro y que no tendremos mañana.

Sufrimos ahora por el dolor que sentiremos mañana cuando s no esté.

 

 



: : Si tiene cualquier inquietud escríbame a consultashm@gmail.com : :