Semiología Psiquiátrica y Psicopatía

Sitio del Dr. Hugo Marietan

PRINCIPAL - ARTÍCULOS - PSICOPATÍA - ESQUIZOFRENIA - DEPRESIÓN

Otros autores - SEMIOLOGÍA PSIQUIATRICA - Poesías y Cuentos - Cartas comentadas

Carta

Mi hija se casó con un psicópata

Acabo de descubrir que lo que nos tiene sufriendo hace dos años es el ingreso de nuestra hija al rol de complementaria de un psicópata. No comprendíamos su distanciamiento y el incluso obstaculizarnos el acceso a nuestra nieta, las mentiras y su deterioro personal, social y espiritual. Estamos confundidos y desesperados, fluctuando entre la depresión y el enojo. Intentamos mantener una relación “normal”, cosa imposible y agotadora pues implica fingir que hay normalidad en lo irracional pero con la meta clara de “dejar la puerta abierta”. Es muy difícil.

La relación surgió de la nada, con una novela –que por un tiempo creímos- de una enfermedad terminal del que hoy es nuestro yerno. Nuestra hija se embarazó y se casó con un supuesto moribundo. Antes del nacimiento de nuestra nieta el moribundo sanó milagrosamente con una sóla sesión de quimio (que lo había dejado calvo pero con cejas, además de ser capaz de embarazarla)… e inmediatamente después del parto el cuasi agnóstico resultó en ser testigo de Jehová expulsado y arrepentido. Durante un año vivieron a costa nuestra, muy agradecidos por “la mano” que le dábamos. Después cortamos el chorro de suministros; inmediatamente la ofendida fue nuestra hija, y él tomó el papel de mediador frente a nosotros, los supuestamente perseguidores religiosos. De nada vale que insistamos que no se trata de lo que creen, sino cómo nos tratan, nuestra hija está convencida de la persecución.

Hasta ahora sólo podía poner énfasis en que a nosotros, lo que nos molesta es la mentira y el uso. Por no enfrascarnos en discusiones inútilmente religiosas, la conversación simplemente se cortó. No comprendía esta maraña aunque sabía que había algo más allá del corte del cordón umbilical (lo primero sugerido por terapeutas consultados, ya que nuestra familia siempre tuvo vínculos muy fuertes) o el fanatismo religioso (que molesta por la falta de racionalidad de quien eduqué con espíritu crítico y que tiene un título de licenciada). El lema de nuestro yerno es que su objetivo es el “manejo de la información”… y es un genio en ello.

Por lo leído, la situación es irreversible. Pero realmente no tenemos más que esperar y ver cómo nuestro cascabelito se convierte en un robot manipulado??

Olvidaba agregar que ellos siguen viviendo a pocos metros de nosotros, en un departamentito que les acondicionamos, aunque pueden pasar semanas sin verlos si es que no vamos nosotros, aunque sea a buscar a la niña (de un año). Por favor, necesitamos alguna guía, estamos totalmente a oscuras, con constante temor a resquebrajar la relación casi inexistente, sopesando cada palabra en lo que antes eran conversaciones fluidas, abiertas y sinceras.

Gracias desde ya. Marina, abril 2010

 

 

 

 

Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click Aqui