SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Carta

Solapado

Dr. Marietan.

Gran trabajo el suyo. Llevo años estudiando desde una óptica ajena a la médica (abogado), la psicopatía. Había leído a Cleckley y Hare, y creí que había poco más. Me equivoqué. Empecé a trabajar como aprendiz de abogado (pasante) en un bufete en el que el líder y jefe era un tipo extraño, brillante, con "dos carreras", capaz de la más cruel acción profesional y del acto de mayor ternura, al mismo tiempo. Cuando comprendimos que era un estafador ya llevábamos más de 2 años trabajando en su despacho un grupo de más de 15 abogados y economistas. Mi decisión de irme junto a buena parte de profesionales ocasionó que se iniciara una guerra con ese individuo que dura años. A partir de ahí se vio al verdadero psicópata: Las carreras universitarias eran mentira; su pasado era mentira; se justificaba con enfermedades de sus hijas (una supuesta leucemia) para dar pena a los clientes a quienes robada el dinero; su vida sexual era extraña, casado pero con amantes secretos y relaciones tormentosas; su infancia había sido dramática, niño adoptado hijo de una prostituta y abandonado, criado por una familia sin hijos a los que habría hecho la vida imposible a medida que iba creciendo; gran inteligencia y poder de embaucar a la clientela que lo defendía aún ante la evidencia de que había sido estafada, y un larguísimo etcétera que confirma un buen número de síntomas psicopáticos. Jamás perdonó aquella huida, y su deporte es perseguirnos y hacernos la vida imposible en una tarea en la que lleva años. La pregunta que me hago es ¿cómo se conoce tan poco de esto siendo tan común? ¿Por qué asociamos la psicopatía a la locura o al asesino cruel cuando la mayor parte de sus efectos se extienden por personas aparentemente normales y/o integradas socialmente? Es curioso. Hay escasos de estudios acerca de este problema y los suyos me sirven (desde el plano práctico) para comprobar que en efecto son muy numerosos. Enhorabuena, un saludo.

 Marcelo. (España).Marzo 2008

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI