Semiología Psiquiátrica y Psicopatía

Sitio del Dr. Hugo Marietan

PRINCIPAL - ARTÍCULOS - PSICOPATÍA - ESQUIZOFRENIA - DEPRESIÓN

Otros autores - SEMIOLOGÍA PSIQUIATRICA - Poesías y Cuentos - Cartas comentadas

Carta

El profesor universitario

Estimado Dr. Marietán....Quisiera escribirle, ya que he leído las cartas y testimonios de aquellos que han sido complementarios de un Psicópata, y me gustaría mucho que esta carta la publicara (sin revelar mi identidad), yo fui complementaria de un psicópata y hoy, ya hace mucho que mantengo contacto cero. Pero creo que nunca volveré a ser la misma persona de antes.
Lo conocí en la Universidad, yo estudiante de derecho y el Profesor, lo que me llamó la atención de él fue siempre su actitud, no era un hombre para nada atractivo físicamente, pero parecía siempre triste, a todas luces era un hombre necesitado de afecto.
Yo soy una mujer muy atractiva, pero a pesar de tener varias otras opciones, no podía dejar de pensar en él, tenía algo que me cautivaba, me atraía....Un especie de imán, sin explicación racional alguna. Nos hicimos amigos, me hizo creer que éramos afines en muchas cosas (hoy sé que no), pero en ese minuto creí ciegamente que compartíamos el mismo gusto por la lectura, el cine, la ópera e incluso las comidas. Comenzamos a tener una relación de pareja, y fue luego de un tiempo bastante breve, donde comencé a notar sus silencios, sus misterios....Nunca entendía que hacía, si bien es cierto el es Profesor y abogado, nunca era claro en sus cosas. Sostenía que tenía, varias oficinas, que trabajaba a niveles altísimos.....Jamás le conocí un amigo, nunca lo vi juntarse con nadie más que no fuese yo. Noté además, que la relación con su madre era extraña (nunca quise conocerla), pero se nota que es una mujer controladora, posesiva y muy apegada a lo material, lo digo por las pocas conversaciones que lo oí tener vía celular con ella.
A pesar de ello, yo estaba cegada, era el mejor amante que había tenido en mi vida, y de a poco me fue incluyendo en hacer cosas cotidianas, íbamos de compras, cocinábamos y eso a mí de alguna forma me ilusionaba, ya que sentía que la relación comenzaba a tornarse importante. Me enamoré perdidamente de él, a pesar de todo lo que se decía a sus espaldas; que era un mujeriego, un aprovechador, que abusaba de su cargo en la Universidad....Es más, en más de una oportunidad existió una alumna que trató de golpearme y tuve que hacerle un sumario, ya que me acosaba permanentemente, y cada vez que la veía me decía que ella había sido una víctima de él...Pero que eso era mi culpa, porque yo se lo había quitado, por supuesto hice caso omiso de ello, porque una persona que tiene esa actitud tan violenta, me pareció absolutamente anormal. Lo encaré, le pegunté, me juró que jamás había tenido nada con ella, ni con nadie de la Universidad, la verdad, es que no le creí, pero como estaba enamorada no me importó que fuera mentira, sentí que no debía juzgar su pasado, y simplemente seguí. Vivía a diario una tortura permanente, siempre a la expectativa de me confesara sus sentimientos (cosa que nunca hizo), y por supuesto yo jamás le dije lo que sentía por él, no me atreví a ser honesta, algo me frenaba.
Estuvimos juntos más de un año, y luego comencé a darme cuenta, de que él sentía una especie de amor-odio hacia mí...Me descalificaba, pero de manera muy sútil, sin embargo, llegó a dejarme la autoestima en el suelo, dejé de comer, hacía ejercicios....Y mi dolor era cada día más grande, me fui dando cuenta de sus infinitas mentiras, me habia dicho que su padre era un gran empresario (es taxista), que sus hermanas estaban casadas con multimillonarios, que él tenía un doctorado que lo estaba terminando y por eso viajaba al extranjero todos los años. Me utilizó, porque estaba pasando por un  período económicamente malo, de alguna manera yo lo alimenté durante meses, ya que esas idas al supermercado,la mayor parte del tiempo las costeaba yo!! Y las salidas igual.
Comenzó a actuar cada vez más extraño, se encerraba horas a hablar por telefono...Según él, con clientes, me llamaba a escondidas, desde el baño de la casa de su madre (me imagino que era otra mentira), hasta que llegó fin de año, y él tuvo que viajar...Por su supuesta tesis doctoral. Al volver, terminó conmigo, diciéndome que había conocido a otra persona y estaba en una relación....Me dolió el alma, en ese instante me destruyó. Pero no le dije nada, simplemente que estaba bien, que lo entendía, y hasta le di las gracias por su honestidad....Fue en ese instante, en el que comenzó a odiarme, y yo aún teniendo sospechas de su perosnalidad, no quería convencerme...Se indignó, me dijo que cómo era posible que a mí, no me importara que se fuera, que no me enojara y que simplemente a él eso le parecía inconcebible, ya que él a pesar de estar con otra mujer, no podía sacarme de su cabeza.
Me ofreció tener una relación con él, la cual no acepté, ya que no me interesaba ser la amante de nadie. Pero yo aún debía rendir mi exámen de Licenciatura en Derecho, y eso me tuvo aterrada, ya que comencé a sospechar que él se vengaría de una u otra manera de mi negativa.
Efectivamente, hizo todo lo que pudo por perjudicarme, nunca lo logró, porque yo siempre fui buena alumna, no puedo negar que el miedo me consumió durante meses, pero me mantuve firme. Logré aprobar y con distinción, ese día vi su cara de desagrado y asombro, me dí cuenta de que deseaba humillarme, rebajarme...Ansiaba de alguna manera que siguiera dependiendo de él, si no era sexualmente, al menos académicamente...Cosa que no pudo.
De esto hace ya más de un año, y hace muy poco recibí llamadas de una mujer histérica que dice ser su novia, ni siquiera sé porque me llama para pedirme explicaciones, ya que a él no lo he vuelto a ver. Pero me enteré de que es una mujer bastante mayor que él y con muy buena situación económica.Me imagino que debe estar pasando por algo igual o peor que lo mío. Pero la verdad, yo estoy yendo al psiquiatra desde que comencé a sentir pánico de su venganza, de reprobar, de no obtener mi título, y no le he vuelto a contestar,ni un mail, ni una llamada telefónica. Y hoy, me siento bastante recuperada, sé que nunca seré la misma. Pero mantengo las alertas para que no me vuelva a suceder algo tan terrible como esto.

 

 

 

Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click Aqui