SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Carta

El padrillo

 

 

Complete datos de la persona que se presume como psicópata:

Edad: 94 años

Estado civil: Casado

Profesión, estudio o trabajo que realiza: Jubilado

Lugar de residencia actual, ciudad y país: Sudamérica

Sexo: Masculino

Otro dato de interés:

 

Datos de quien contesta el cuestionario (imprescindibles):

Edad: 46 años

Lugar de residencia actual, ciudad y país: Sudamérica

Profesión, estudio o trabajo que realiza: Licenciada en Enfermería

Sexo: Femenino

¿Qué relación tiene o tuvo con esta persona?: Hija

¿Cuánto duró/dura la relación?: Hasta la fecha

¿Cómo la conoció?:

¿Qué le atrajo/ atrae de esta persona?: Nada, me resulta repulsivo

¿Qué es lo que más le hacía/hace sufrir? La lascivia que veía en sus ojos todo el tiempo

 

A. Satisfacción de necesidades distintas

 

A1. Uso particular de la libertad

¿Piensa que todo es posible?

Mi padre mientras tenía poder económico no conocía barreras para nada, aún ahora piensa que todo el mundo tiene un precio y que todo es susceptible de arreglarse, comprarse o corromperse con dinero.

En el tema de mujeres, recuerdo haberle escuchado una expresión altisonante: “no hay culito imposible sino mal trabajado”, haciendo una comparación de que cualquier mujer, casada o soltera, podía poseerse utilizando la estrategia de seducción adecuada.

Impedimentos: ¿Tolera las frustraciones y los fracasos?

No, siempre le escuché decir que el “no” para él no existe, tenía expresiones como éstas: “por donde metí la cabeza debo pasar el cuerpo” y “en donde pongo el ojo pongo la bala” haciendo alusión a que cualquier cosa que él se proponía debía lograrla sea como sea.  No desperdiciaba ninguna oportunidad cuando esta se presentaba de conquistar una mujer distinta cada vez, las galanteaba hasta en presencia de mi mamá que era terriblemente celosa.

 

A2. Creación de códigos propios

¿Respeta la ley y las normas comunes?

No, ha estado casado toda la vida con la mujer que ahora lo cuida y lo acompaña, sin embargo han desfilado por su vida otras mujeres, con quienes tuvo relaciones más o menos largas, entre ellas: mi madre, con quienes ha procreado hijos sin medir las consecuencias.   Cuando estas mujeres ya no le sirvieron o él consideró que era necesario terminar la relación, la terminaba sin más.  Su fiel esposa, una mujer anciana como él, lo idolatra, para ella no hay satisfacción mayor que cuidar ahora de mi padre en su vejez que tanto necesita de ella.

Por otro lado, mi padre siempre portaba un arma y estaba dispuesto a usarla en caso de ser necesario.

¿Sigue su propia ley y sus propios códigos?

Sí, para mi padre nada es inmoral mientras eso le de satisfacción.  El ha sido para sí mismo, la persona inteligente y sagaz que “ha sabido hacer bien las cosas, no como otros tontos que no saben cómo hacerlas”

¿Carece de remordimientos o de culpa?

Si, todavía recuerda las cosas que hizo como hazañas y sostiene que todo lo que hizo fue de buena fe, buscando “lo mejor” para todos quienes estábamos a su alrededor.

El fue gobernador y alcalde de una zona en el oriente del Sudamérica, en su edad madura, alrededor de 35 años, por ese entonces se había relacionado con una aborigen de la zona con quien procreó un niño que murió.  Luego tuvo otro hijo con una prima suya, hija de su tía materna, que ahora debe estar por los 60 años a quien nunca dio su apellido ni reconoció como tal, a pesar de que el parecido con mi padre no dejaba lugar a la duda.

La vida que llevamos mis hermanos-tíos y nosotros siempre estuvo relacionada y cercana por la relación que tenían nuestras madres entre sí.  Sin embargo, esto también trajo desazón, incertidumbre e inestabilidad entre nosotros, sus hijos, porque veíamos como madre e hija se disputaban la atención del mismo hombre como si fueran dos extrañas.

Todo eso se lo hemos dicho a nuestro padre pero él se justifica diciendo que mi madre no podría haber encontrado un mejor partido que él para vivir una vida cómoda.  Nunca ha mostrado algo de remordimiento.

¿Le echa la culpa a los demás de sus errores?

En parte, porque le echó la culpa a mi abuela de la relación incestuosa que él mantuvo con mi madre, pues me dijo que, al terminar su relación con mi abuela, ella le enviaba a mi madre que era casi una niña para que durmiera con mi padre y así no darle ocasión para que él viera a otras mujeres.  Mi madre veía en esa época a mi padre como su propio padre, pues se crió viéndolo frecuentemente, mientras él mantenía relaciones amorosas con mi abuela.  En los asuntos económicos él asumió todas las responsabilidades porque según sus propias expresiones “ha sido siempre lo suficientemente hombre como para asumir sus actos y sus consecuencias”, porque todo se arregla con dinero.

¿Repite errores?

Sí.  Tuvo una relación en su juventud, con mi abuela materna, a quien conoció siendo una jovencita.  En ese entonces los dos eran solteros y mi padre consiguió seducirla.  Luego, por razones de trabajo mi padre se fue a vivir a otra ciudad, lejos de Rocas, en donde conoció a la que ha sido su esposa legalmente.  Cuando volvió a Rocas, ya estando casado, se reencontró con mi abuela y tuvo 3 hijos con ella.  Aquí debo decir que mi abuela tuvo una hija mayor (mi madre) de quien mi abuela siempre ha dicho que también es hija de mi padre, a pesar de que él lo niega.   Mi madre solo llora cuando se le toca el tema y dice que ella no sabe a ciencia cierta si es o no hija de mi padre.

Cuando mi madre era una niña, mi padre la estuvo halagando con dulces y regalitos y luego la estuvo cortejando desde que era una adolescente, hasta que finalmente hizo vida marital con ella, teniendo a su primera hija con mi madre cuando ella tenía 19 años, luego nací yo y por último 2 hermanos varones.

Así que mi familia está conforma así:

 

 

 

Ha sido difícil para nosotros tener 3 hermanos-tíos y una madre-hermana.

A3. Repetición de patrones conductuales

¿Repite de la misma manera las acciones negativas?

Sí.  Cuando mi hermana y yo éramos niñas mi padre trataba de tenernos siempre cerca con dulces, helados, o cualquier regalito, pero yo sentía una repulsión innata hacia él porque era iracundo, de modales bruscos y hablaba palabras groseras.  Cuando llegamos a la adolescencia, 11 o 12 años, a mi padre le gustaba palmearnos en los glúteos como lo hace un hombre enamorado con su mujer, hasta un día en que le increpé de forma muy dura y lo amenacé con el dedo diciéndole que no lo volviera a hacer nunca más. 

Cuando mi hermana mayor decidió casarse (a los 38 años) mi padre le dijo que ella había muerto para él, “porque no escogió al marido adecuado y se sentía decepcionado por eso”.

¿Tiene algún signo que anticipe sus conductas negativas?

La forma de mirar que aún a la edad que tiene no ha cambiado.  Las pocas veces que he llevado a mi hija (12 años) para que lo visite lo mantengo lo más alejado de ella que sea posible porque cuando mi niña tenía 6 años se refirió a ella diciendo: “qué linda está la niña y tan formadita que es, parece toda una señorita”

A4. Necesidad de estímulos intensos

¿Tiene conductas de riesgo?

Antes, cuando su fortaleza física se lo permitía sí las tenía.  Formaba parte de un club de tiro y caza.  Le gustaba hacer viajes a sitios inhóspitos a donde llegaba por caminos de herradura, a lomo de caballo o de mula y transitando al filo de acantilados.  Decía que le encantaba la aventura y el peligro.

¿Se aburre con facilidad?

Sí se aburre con facilidad, lo único que lo entretiene es el juego de ajedrez.

¿Tiene proyectos de vida a largo plazo?

Todavía sueña con hacer una excursión a un sitio que solo él conoce y en donde dice que hay un tesoro de los incas enterrado.  Le he oído hablar de ese tesoro desde que tengo uso de razón, en realidad era su obsesión el encontrarlo y por eso invirtió todo lo que tuvo en su infructuosa búsqueda.

¿Abusa de drogas o alcohol?

Mi padre no tomaba mucho licor, solo lo vi borracho una vez en toda mi vida y nunca ha usado drogas porque le gustaba hacer mucho deporte y decía que las drogas no van de la mano con el deporte.

¿Tiene conductas perversas en lo sexual?

No puedo opinar al respecto, nunca tuve ningún acercamiento sexual con él.

¿Tolera situaciones de mucha tensión?

Ante situaciones de mucha tensión explotaba y gritaba palabras soeces, es más, aún sin mucha tensión, en la casa, cuando alguien hacía algo que él consideraba malo nos maltrataba físicamente, aunque no fueran cosas graves como haber roto algún adorno o haber hecho mal un deber escolar.  Tenía normas rígidas para los demás, que, por supuesto no aplicaban para él. 

B. Cosificación de otras personas

¿Es egoísta?

Sí, quiere tener a todos pendientes de él.  Actualmente tiene en general buena salud, para su edad, pero tiene secuelas de un accidente cerebro vascular que sufrió hace unos 10 años y que lo dejó con una hemiplejia derecha.  

Le encanta llamar por teléfono a las 6 de la mañana en un día domingo que sabe bien, es el único día de la semana en que podemos dormir hasta las 7 u 8 de la mañana, y lo hace para preguntar “¿cómo están los chicos?, o ¿no hay novedades?”

¿Se cree superior a los demás?

Sí, toda la vida ha dicho que el mundo es de los “vivos”, no de los tontos.  El siempre ha dicho que con su brillantez, su inteligencia, su constancia, ha llegado hasta donde lo hizo, porque llegó a una excelente posición económica.  A los indígenas siempre los ha visto como seres inferiores “a quienes hay que hablarles fuerte y en su idioma (quechua) para que se bajen y se queden en el lugar que les corresponde, pues son un poco mejores que un caballo”

¿Todos deben girar a su alrededor según sus deseos?

Sí, en alguna ocasión le oí que conversaba con mi mamá en forma airada, cuando ella le dijo que él estaba equivocado, que las cosas no eran como las estaba diciendo, él le respondió: “bueno, bueno, carajo, pero aunque yo esté equivocado, las cosas se hacen como yo te digo y punto”

¿Hace lo que quiere sin importarle las consecuencias?

Sí.  Cuando sostuvo la relación con mi abuela, mi bisabuelo (padre de mi abuela) lo había amenazado, toda la familia de mi abuela se le había ido encima, sin embargo, no le importó, solo quería conseguir su presa y hacer su voluntad.

Empatía: ¿Le importa los sentimientos del otro?

Aparentemente sí le importan porque a mi madre le decía que la amaba mucho y que por eso no quería que ella trabajara, porque no hacía falta, que él le podía dar todo lo que ella necesitaba sin necesidad de que ella se exponga.  Mi madre se dejaba convencer siempre de lo que mi padre decía aunque después terminara sintiéndose como un adorno más dentro de la casa.

Cuando han pasado tantos años desde que mi padre finalmente se separó de mi madre, decidí un día escribirle una carta y leérsela, en donde le pedía perdón por todo el odio que yo había sentido por él y le decía que lo perdonaba por todo el mal que nos había causado como familia, sin embargo, cuando terminé de leerle me dijo tocándome la cabeza: “ya hijita, está bien, es bueno desahogarse de vez en cuando” y mientras yo lloraba por el trance que había pasado él se reía.

¿Manipula?

Sí.  Toda la vida lo hizo con mi madre.  En cuanto ella quería levantar la cabeza y oponerse en algo a lo que él ordenaba, le daba cualquier enfermedad repentina como las famosas diarreas que lo llevaban a la clínica con deshidratación.  Luego cuando estaba en el lecho de enfermo, con infusiones intravenosas a mi madre no le quedaba más que sentirse culpable y ceder.

¿Seduce?

Dice mi madre que mi padre era un seductor empedernido, inteligente, locuaz, buen anfitrión, buen conversador, amable, caballero, atento, generoso, protector, que todas esas cualidades le gustaban de él.

¿Miente?

Si.  A mi madre le mintió cada viernes que se quedó en distintos sitios con distintas mujeres.  Mi padre le fue infiel siempre que quiso, con mujeres más jóvenes que mi madre a quienes les compraba cosas, les arrendaba un departamento y se volvían incondicionales con él, hasta que aparecía la próxima.

¿Actúa para conseguir lo que quiere?

Sí.  Al fin y al cabo con el dinero se consiguen muchas cosas y esa es la vía que mi padre utilizaba cuando disponía del suficiente dinero para darse placeres y gustos de distinta índole.

Coerción: ¿Usa la agresión física para conseguir sus objetivos?

En mi caso quiso usarla para que me acercara a él, insistentemente, pero debido a que mi temperamento es dominante y rebelde me opuse siempre a sus acercamientos, no me gustaba que me abrace ni que esté cerca de mí porque lo sentía como una amenaza constante.  Por esa razón, yo, al igual que mis hermanos varones fuimos objeto de sus frecuentes castigos físicos y sus agresiones verbales.  A la única que jamás le puso un dedo encima fue a mi hermana.

¿Usa la agresión psíquica para conseguir sus objetivos?

Sí.  Cuando yo le enfrentaba me gritaba que no sirvo para nada, que no soy capaz de hacer nada bien.

Parasitismo: ¿Vive del esfuerzo de otro?

No.  Mi padre siempre trabajo muy duro para obtener dinero y suplir nuestras necesidades con largueza. 

¿Usa a las personas?

Sí.  Usó a mi abuela para llegar a mi mamá y luego quiso utilizar a mi mamá para llegar a nosotras.

¿Logra distorsionar los valores y principios de los demás?

A mí si me los distorsionó, porque cuando era adolescente pensé que todos los hombres eran como mi papá y que debían ser tratados como seres amorales, que solo buscaban conseguir placer.

¿Es insensible?

Solo lo he visto llorar una vez en toda mi vida, cuando mi hermano Adolfo murió a los 33 años en un accidente de tránsito.  Por lo demás, creo que mi papá no ha querido realmente a nadie.

¿Es cruel?

Sí es cruel.  ¿Cómo puede un padre haber golpeado tanto a sus hijos supuestamente para formarlos si no fuera cruel?

¿Humilla y desvaloriza?

Sí.  Repito, sus expresiones favoritas eran: “eres un/a incapaz”, “no sirves para nada”.

¿Extraña, echa de menos?

No.  Cuando tuve 17 años y terminé la secundaria nos envió con mi mamá y mi hermana a un viaje a Miami.  Creo que estuvo muy feliz entonces porque tenía un tiempo para hacer de las suyas con otras mujeres.  Ahora que está viejo dice que nos extraña, pero es porque todos conocemos quien es él y queremos permanecer el mayor tiempo lejos.

¿Crea tensión y agotamiento en la relación con otras personas?

Sí.  A mi me exaspera cuando empieza a relatarles a mis hijos sus historias de puños y de mujeres de su juventud.  Y siempre repite las mismas historias.

¿Crea relaciones adictivas, dependientes?

Sí.  Estoy completamente segura que la relación de mi mamá con él era adictiva.  Mi mamá llegó al extremo de no salir de casa o no ir a un sitio que ella quería ir, si mi papá no le daba permiso.  Ella también tiene alguna patología porque ha sido manipuladora con nosotros, a través del llanto.  En el tiempo presente eso tampoco surte ningún efecto sobre nosotros y ella lo sabe.

Mi mamá nos usaba a nosotros para llamar por teléfono a distintos sitios en donde imaginaba que estaba mi papá, aún a altas horas de la noche, cuando éramos pequeños y lo único que queríamos era ir a dormir.

¿Desea agregar algo más?

Mi abuela y mi tío-hermano Tony mantienen una relación incestuosa desde que él era un adolescente, duermen en la misma cama, no por necesidad porque su casa tiene 3 dormitorios, sino porque consideran normal esa situación.  Ariel, mi hermano, es alcohólico, navega con frecuencia en páginas de Internet que hablan de pederastia, de relaciones con animales, etc.  Ariel y su pareja han sido declarada no grata la casa del resto de mis hermanos porque al menor descuido se roban dinero o cualquier objeto pequeño de valor que puedan esconder entre sus ropas.

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI