SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

 Carta 

El orfebre

16 de junio de 2008

Hola Dr. Hugo Marietan:   Un saludito mañanero!!!

Me desperté temprano, digamos que un tanto lúcida..., no quise dejar pasar el momento y escribí casi que automáticamente algo que le envío como Archivo Adj.

Me sirvió mucho haber acudido a la cita con Ud., quiero aprovechar la oportunidad que me está dando el Universo, de transformar mi vida.  No me interesa saber que tan tóxicas han sido mis relaciones, ni saber o catalogárlas con un diagnóstico, quiero recuperar mi Identidad o mejor aún, transformar mi ser, vivir en paz en el estar siendo, soltar esa carga tan pesada, que ni siquiera estoy segura que sea mía.

Le agradezco todo y si "Dios da vida, salud y licencia" nos vemos el jueves 3 p.m. en su consultorio.

GRACIAS y BENDICIONES.  Carmen Benito

 

Adjunto:

Lunes fiesta, 16-VI-2008

Hoy es lunes fiesta después de la celebración del domingo día del padre.  Me despierto espontáneamente a eso de las 7 a.m., aun está oscuro y sin embargo mi mente está clara, así que decidí levantarme de una y escribir, no quiero volverme a dormir y que se me pierda esta lucidez que tengo ahora.

Han pasado una serie de cosas aparentemente aleatorias, sin conexión entre sí pero totalmente “sincronizadas” que me están permitiendo ve claramente cuál es el gran QUIEBRE en mi vida: el aislamiento total a manera de un gran complot familiar, social y global.

El jueves 12 de junio, me fui a Buenos Aires a una cita a las 3 p.m. para conocer al psiquiatra especialista en psicópatas, Dr. Hugo Marietan, fue un gran esfuerzo por mi parte llegar hasta allá, en realidad en este punto de mi vida todo es un gran esfuerzo, vivo como un coche que anduviera a toda hora en primera, igual soy terca y voluntariosa, así que así me sintiera ahogada, cansada, con pánico, yo sigo en la jugada de liberarme de esta especie de condena, castigo, encierro que no sé si es producido por el mundo exterior o mi propio mundo interno o tal vez como parte de una especie de confabulación universal, solo sé que si no rompo ahora estas cadenas mentales, emocionales y tan reales para mí, voy a sucumbir porque siento que “la parca”, de alguna manera me está acechando.

Este jueves anterior llegué por primera vez en mi vida, al consultorio de un psiquiatra un tanto aterrada, casi no llego, salí con el tiempo justo de mi casa, a pesar de hacerlo todo bien y con previsión para irme con tiempo, tuve que tomar taxi, el autobús se demoró mucho y me tocó todo el trayecto a pié y llevaba una mochila tan cargada que me visualizaba como la figura del LOCO del Tarot, cargando todo mi pasado en ella, me bajé en la estación de metro que no era y me tocó caminar unas 10 cuadras, se me abona que al menos entré a una cabina telefónica a llamar al doctor para avisarle de la demora y así evitar el mortificarme todo el camino, que aunque no lo era se me hizo largo porque estaba que me reventaba de las ganas de orinar, por fin llegué…, la dirección también la tenía mal anotada.

La entrada del edificio bonita, estilo los años 40 ó 50 europeos muy porteño, el dpto. al fondo como en una larguísimo y simbólico pasillo en un segundo piso, todo tan simbólico para mí, claramente tuve la sensación de estar recorriendo el canal que del útero materno me llevaría a la salida.

No me fui preparada para este encuentro, traté de no pensar en ello con anterioridad, para no propiciar conversaciones privadas ni auto-boicoteos, últimamente cuando tomo una decisión que considero es la correcta la tomo como “algo” ya decidido, sin cuestionamientos, pasa a ser un compromiso adquirido.

Llegué, timbré y me abrió la puerta un hombre grande y plácido y una cosita diminuta y peluda, super aristocrática que me recibió muy contenta moviendo su colita, alegre de que yo hubiera llegado hasta allí.  De una pedí el baño prestado oriné largo rato, me lavé las manos y me refresqué el rostro, bueno allí estaba…, otro logro más largamente proyectado que se me materializaba.

Allí estaba yo al otro lado del escritorio sin saber que decir… y comencé a hablar sin orden y se me hizo un nudo en la garganta, me soné la nariz pero evité el llanto, sonó el timbre de la puerta, llegó la otra paciente.

Antes de la despedida, pedí cita para el próximo jueves y me dijo el doctor., piense en cuatro puntos en concreto o preguntas, tal vez, a partir de tu llegada a Colombia y NO HABLAS DE TI…, ese comentario fue clave y en eso he trabajado todos estos días.

Salí del consultorio aturdida, confusa, insegura, pensé en visitar a una amiga virtual con la que aun no me he podido ver, tomé el celular nada más pisar la calle y al sacarlo de la mochila tejida por mí, ésta se me debió caer y la perdí, una pérdida anunciada y que de alguna manera lo supe al instante y sentí comenzamos a aligerar la carga…, caminé hasta la esquina donde vi una cafetería, dudé pero decidí que ante ese estado de confusión rayando en el miedo y la vulnerabilidad, lo mejor era escampar, hacer esa llamada en un lugar seguro, resguardada y de paso mirar el plano de Buenos Aires, no solo para saber en dónde estaba sino cual era la movida siguiente a realizar.

Me estaba tomando el café cuando caí en cuenta que el día anterior salí expresamente a comprarle unos chocolates al doctor, que en el aturdimiento no se los había entregado, miré la hora y pensé que no era bueno interrumpir su sesión pero que tampoco me iba a llevar conmigo estos chocolates y junto con ellos la frustración de no haberlos entregado en su momento.  Esperé un tiempo prudencial mientras degustaba el café, miraba el plano de la ciudad, salí de la cafetería retomando mis pasos y retornando al edificio, al departamento, timbré de nuevo y apareció nuevamente ese gran hombre, que sin mediar palabra, con una sonrisa, recibió mi “presente”.

Salí del edificio, tomé un subte que me llevó a Rio de Janeiro por la línea A y cuando llegué para hacer tiempo me entré a “Bonafide” a tomarme un té y leer un libro “Los Chacras y los Arquetipos”, a eso de las 7 me dirigí a la Escuela, en donde sucedieron dos cosas muy significativas para mí: 1- Romina me saludó y tomó mi mano derecha entre las suyas, tiernas, cálidas, amorosas e incondicionales y la retuvo u ratito que a mí se me hizo eterno, me sentí atrapada en su amor y calidez, tuve miedo, sentido del ridículo, me ofusqué, por fin me soltó…, al instante pasó Raúl que me saludó afectuosamente y estuve a punto de hacer uno de esos comentarios “inconvenientes” pero alcancé a tener conciencia de ello y no lo hice.  2- En la reunión de mi mini-grupo hice una declaración de mi sentir, de mi estar siendo “víctima” durante los últimos 33 años y que he mantenido siendo durante los 3 últimos meses en Argentina y declaré mi compromiso conmigo misma de no seguir siendo víctima y de defender mis derechos.

El tercer suceso que marcó ese día 12-6-2008 = 19 = 10 = 1 (aparte del encuentro con Marietan) fue a la vuelta a La Plata, en el carro mientras manejaba Raúl me dedicó todo el viaje, como en otras oportunidades anteriores a hacerme Coaching y en conclusión lo que me dijo fue: “tu siempre te andas comparando con los demás”

Un día de esos en que la vida a través del “otro” gente, honesta, amorosa, profesional, comprometida, desinteresada de la que el mundo está lleno, aunque uno se niegue a verlo por miedo a dejar de ser la víctima, papel conocido, desagradable y cómodo, al mismo tiempo, al que estoy muy apegada como si fuera un amante, cruel y mal tratador pero amante al fin.

Relatados los hechos del día jueves, comienzo a discernir, tal vez debiera decir a distinguir más bien, que es lo que me tiene en este estado de confusión, dolor, angustia y aislamiento.

Hace 33 años en febrero de 1975 llegué a Colombia a pagar una especie de condena que de alguna manera, ya había sido decretada, pero que en ese momento se comienza a ejecutar, supuestamente a partir de una decisión propia, que no lo fue tanto desde la perspectiva que me da el tiempo y la distancia, no fue una salida escogida sino más bien muy propiciada por ciertas personas o hasta de común acuerdo (de hecho…) no lo tengo claro y en realidad ahora tampoco es relevante aclararlo, sino liberarme del yugo, sea este real, mental, imaginario…, diagnosticado o no.

Comienza a partir de ese momento toda una trama de aislamiento sistemático que abarca desde la convivencia más íntima, las familiares, hasta llegar a lo social-profesional.

Cada hebra tejida en torno a mí por la gran araña, pegajosa se me iba prendiendo, pegando, integrándose a mi piel y paralizándome, simultáneamente mi mente tramaba estrategias para liberarme de ellas y un producto de “eso” es lo que soy hoy en este presente, lunes festivo 16 de junio del 2008, una mujer y madre abandonada a su suerte, aislada, pero nunca resignada y que una vez cumplida su condena, en una especie de exilio obligado, no escogido,  quiere retornar a su ser, se reconoce y se compromete consigo misma a recuperar una IDENTIDAD perdida, tapada más bien, envuelta en hilos, atrapada en una gran red, que tejida con paciencia y tiempo la ahoga, la llena de miedos, de desconfianza, de tal forma que conforme se va liberando, al irse soltando comienza el pánico al vacío, el desarraigo, la falta de hogar, de sustento, de unos cimientos.  Con Conciencia, sin una identidad clara, no es posible un nivel mínimo de autoestima para sobrellevar la cotidianidad, para vivir adecuadamente y aportar algo que le sirva al mundo para mejorarlo un poquito.

Durante este último año estratégicamente me he preparado para soltar amarras, me vengo a Argentina, llego un viernes, el 7 de Marzo del 2008, en esos días comienza el Paro del Campo, luego nos envuelve el humos…, aquí estoy con ganas de rescatarme, de descubrir quién soy y que quiero hacer de mi vida.

Texto escrito de 7’30 a 10’30 a.m. de manera automática, no lo voy a releer…, no quiero hacer correcciones, modificaciones, me hago cargo de lo dicho y de todo lo que faltó por decir.  Asumo mi presente, me estoy sintiendo ligera, liberada, no va a ser fácil salir de este encierro, pero me comprometo con la ayuda del Coaching y de todos esos seres maravillosos que me rodean y me envuelven en amor, a transformar mi vida por amor a mi misma y con la certeza de que tengo muchas cosas buenas y bonitas que aportarle a la vida y al mundo.         

 

10 de agosto de 2007

Complete estos datos del presunto psicópata:

Edad:

R:  55 años

Estado civil

R:  Divorciado

Profesión, estudio o trabajo que realiza:

R:  Maestro Orfebre (Escuela de Orfebrería)

Lugar de residencia actual, ciudad, país:

R:  Chía, en las afueras de Bogotá (Colombia)

Sexo:

R:  Masculino

Otro dato de interés:

R:  Como Maestro en su Escuela-taller es muy bueno, aunque es incapaz de tener una producción constante en una línea de trabajo, produce compulsivamente sin constancia, ni un concepto claro del producto a comercializar y en oportunidades vende trabajo supremamente elaborado y creativo, prácticamente sin ningún tipo de ganancia e incluso causando pérdidas con respecto al gasto en materia prima y tiempo de elaboración.

 

Datos del que contesta el cuestionario (imprescindibles):

Edad:

R:  54

Lugar de residencia actual, ciudad, país:

R:  Tabio, unos 40 km. de Bogotá (Colombia)

Profesión, estudio o trabajo que realiza:

R: Diseñadora, Investigadora y Tejedora

Sexo:

R:  Femenino

¿Qué relación tiene o tuvo con él?:

R:  Estuvimos casados, ahora DIVORCIADOS, aunque no he podido sino establecer una distancia relativa, porque igual me toca administrar el patrimonio, a la espera de acabar de “organizarlo” y que se venda una propiedad para ver hacia donde enrumbo mi vida.

¿Cuánto duró/dura la relación?:

R:  Dura 32 años, es una especie de “forúnculo”… que anda bien prendido al trasero.

¿Cómo lo conoció?:

R:  En Barcelona (España), mientras estudiaba Joyería en la Escuela Massana, donde conoció a un hermano que en realidad lo “adoptó” y se convirtió en su maestro en el breve lapso en que transcurrió ese encuentro y la salida precipitada hacia Colombia.

¿Qué lo atrajo/ atrae de él?:

R:  Es (aun lo sigue siendo…) atractivo, en ese momento amable, servicial, con clase, “caballeroso” cualidad que en esa época, lugar y ambiente en que me desenvolvía era poco usual (Rock, rumba…) 

¿Qué es lo que más le hacía/hace sufrir?

R:  en ese momento en que lo conocí, fueron escasamente dos meses en Barcelona, porque enseguida un amigo le avisó que sus padres posiblemente iban a visitarlo pronto y él decidió que no lo soportaría…, había hecho varios intentos de irse de la casa (después de comenzar varias carreras que no concluyó), como artesano y de tocarle volver a jugar el papel de hijo de familia de estrato alto (padre Abogado-Académico de Historia y de la Lengua-Escritor-Diplomático).  El se vino y a los ocho días yo, con solo 21 años abandoné toda una vida, trabajo, familia, tal vez huyendo de un novio que hoy en día pienso que de igual manera tiene todo el perfil de psicópata.  Inmediatamente llegué a Colombia a los pocos días me di cuenta del gran error que había cometido, pero me quedé por la certeza de que igual esa decisión sería un gran estigma en mi vida del que dificilmente me íba a poder desembarazar, y de que el “otro” me iba a caer y atrapar fácilmente por mi estado de fragilidad. 

 

Cuestionario

 

¿Él sigue sus propias reglas, tiene códigos propios?

R: Bueno, mi nombre es Carmen y hago bastante honor a la ópera y demás y siempre desde chiquita he sido terca y con bastante personalidad, además de que no como mucho cuento de nada…, así que de cualquier manera siempre me he cuestionado y lo he cuestionado.  Sin embargo aparentemente acepta, alaba, pero siempre sabe como manipular para salirse con la suya y yo diría que SI, funciona con sus propias reglas y códigos bastante poco “usuales”. 

 

¿Él piensa que no hay límite para sus acciones, que todo es posible?

R:  Me toca proyectarme un poco al pasado…, mi actitud en presente es muy diferente a lo que fue anteriormente, digamos que Sí aunque es miedoso, no le gusta asumir ciertos riesgos, ni viajar, ni llevar vida social, sino en torno a su Escuela y sus alumnos que por otra parte mantiene a cierta distancia.  En realidad rememoro sucesos dolorosos e incluso trágicos del pasado y SI definitivamente.

 

¿Vive el hoy sin importarle el mañana, no planifica?

R:  EXACTAMENTE.

 

¿Él hace lo que quiere sin importarle las consecuencias?

R:  TOTALMENTE, cual niño malcriado.

 

¿Ni premios ni castigos modifican su accionar?

R:  No tiene deseos, no tiene ambiciones, nada lo toca, nada lo perturba, a no ser que sea una estrategia para manipular…

 

¿Sólo cuenta él y lo que él quiere?

R:  Antes, ahora no sé pareciera que nada cuenta ni nada quiere. Realmente nunca he podido saber que cuenta para él ni mucho menos que es lo que quiere-

 

¿Hace girar a todos alrededor de él?

R:  En su Escuela es el MAESTRO, por  fuera se vuelve chiquitito en ocasiones cuando va conmigo, lo cual es mucho decir…, si miramos vitrinas o entramos a algún almacen él nunca está ahí porque de alguna manera se desaparece, se aleja.  Si caminamos, es difícil que sea el uno al lado del otro.

 

¿Él, usa a las personas, es manipulador?

R:  SI

 

¿Quiere que otros se acoplen a sus proyectos sin importarle los proyectos de los demás?

R:  no suele tener proyectos, antes yo me los inventaba para él, pero en cualquier caso siempre hay personas que se los proporcionan y se impone dependiendo del caso, abiertamente o en forma sutil o manipulando.  Cuando no se acoplan a sus necesidades, se busca la manera de “desecharlos” o de que se vayan en cuyo caso el asume el papel de víctima.

 

¿El es seductor?

R:  SI, cuando le interesa, de cualquier manera lo es.

 

¿Es cruel?

R:  Supremamente cruel, al menos conmigo lo fue.  Actualmente como decimos por acá en Colombia trato de “no darle papaya”.

 

¿Le hace creer que usted es la mujer ideal?

R:  OH!!!!! Si el hueco perfecto, hecho a su medida.

 

¿Pocas cosas le entretienen si no son intensas o de riesgo, se aburre?

R:  Yo diría que nada que no sea el chisme y la vida de los demás.

 

¿Él tuvo acusaciones de abuso o violación?

R:  que yo sepa no, pero sí me he sentido irrespetada en el pasado por ciertas actitudes, sin llegar al extremo de violarme y obviamente siempre abusó, aun lo hace cuando me coge “fuera de base”, pero de mi buena fe… 

 

¿Tolera frustrarse?

R:  Para nada, “no” es lo que suele anteponer en cualquier frase y en cualquier conversación, aparenta “ahogarse en un vaso de agua”, aunque no estoy muy segura de que sea así

 

¿Repite los errores?

R:  Como un disco rayado, es como si las experiencias no le dejaran huella, como si las situaciones no las hubiera vivido él, como si no tuviera memoria.

 

¿Él culpa a los otros de sus errores?

R:  Todos son culpables de alguna cosa que no esté dispuesto a enfrentar.  De hecho, de unos años para acá cuando habla de CULPA o de CULPABLES, yo le enfatizo en que hace años saqué esa palabra de mi vocabulario y la sustituí por la de Responsable o Responsabilidad.

 

¿Usted es el soporte económico de esta persona?

R:  Bueno, la familia no tiene ningún tipo de contacto ni siquiera en Navidad, pero la mamá en estos últimos años le pasa una cifra $ respetable, aunque en el momento en que más lo necesitó solo lo hizo muy esporádicamente, pero yo siempre lo he presionado, organizado y demás como para que la Escuela le funcione y si comenzaba a decaer, me inventaba cualquier evento, venta de garaje o lo que fuera y lo reactivaba.  Nunca me he hecho cargo de sostener el hogar, ni en los casos más extremos, siempre he “tratado” de mantener una posición secundaria y que el se vea solvente a partir de su trabajo (también con la ayuda de la mamá, pero yo soy la que ahorro permanentemente con eso y decido lo mas conveniente, aunque hace años que lo dejo hacer, en todo lo concerniente a sus asuntos, siempre y cuando no implique mucho descalabro para mí, trato de no meterme).

 

¿Usted se siente usada por él?

R:  BASTANTE, pero actualmente con muchas limitaciones por su parte y bueno desde que descubrí su perfil de psicópata hace unos 6 meses, lo pongo a mi servicio y favor.  Antes sabía que tenía un grave problema mental, emocional o lo que fuera, pero sin tener muy claro el diagnóstico.

 

¿Él es muy creíble cuando miente?

R:  Es todo un mago… y a diario lo practica, con necesidad o sin ella.  Habla enrevesado, a veces usa las palabras con el sentido-contexto contrario y explica los sucesos de tal manera y con tal astucia que siempre se presta para malosentendidos.

 

¿Usted le perdona las mentiras?

R:  NO NUNCA, soy una persona muy ética y veraz, bueno eso creo…

 

¿Él usa la actuación para manipular?

R:  Es muy histriónico, cuando hay gente suelta unas risotadas totalmente disonantes y durísimas, que personalmente no se me hacen ni auténticas ni naturales, sino puro “chou”. 

 

¿Ha logrado que usted haga cosas que nunca hubiese hecho?

R:  SI, aunque en realidad nada grave…, me considero buena persona, mística, no me gusta o mejor no soporto el sufrimiento ajeno, pero tengo criterio, personalidad y nunca sigo sino los dictados de mi propio corazón.

 

¿Usted ha traicionado sus principios para complacerlo?

R:  Si pero en bobadas.

 

¿Le ha pedido que lo ayude a manipular a terceros?

R:  Sabe que no me presto para esos juegos, lo habrá hecho pero manipulándome a mí.

 

¿Uso violencia física, psíquica, moral o armada para dominarla?

R:  TOTALMENTE, pero de manera sutil, solapada, hasta el punto de llegar a sentirme una piltrafa humana, vivir en unas condiciones infames y en ese momento en el que padecía de anorexia nerviosa mi meta en la vida era lograr comer una vez al día y no siempre lo lograba.

 

¿Tiene algún signo o señal que anticipa que hará algo negativo o dañino?

R:  SI, varios pero yo comienzo a decirle cosas como ”comienza a ponerse RUDO el juego, pues RUDEZA te vamos a dar”

 

¿Tiene tendencias perversas o raras en las relaciones sexuales?

R:  Dio síntomas pero no lo permití, alguna vez recién divorciados (duramos unos 7 años separados y tuve que aprovechar una buena coyuntura para lograr que nos divorciáramos después de tres intentos, es decir al tercero se lo puse… de para arriba y le tocó acceder) tuve un novio y yo sentía la sensación de que él sentía morbo ante la posibilidad de un triángulo y cuando algún tipo daba síntomas de querer algo conmigo, yo siempre tenía la sensación de que ellos quedaban “fascinados” casi que enamorados de él y yo quedaba confundida, ofuscada y con mi autoestima y feminidad en el piso.

 

¿Se muestra culpable o responsable de su accionar nocivo sobre los demás?

R:  Siempre los culpables vienen resultando otros…

 

¿Él degrada y descalifica a los demás?

R:  De entrada los sube cual palma y luego caen como cocos…

 

¿Usted se reprime o inhibe por esta relación con él?

R:  Durante muchos años SI muchísimo porque me hacía parecer ante los demás (empleados, amigos e incluso ante mi hijo cuando tenía unos 3 ó 4 años lo pesqué haciendo el gesto con el dedo en la sien de que yo estaba chiflada, loca) como una demente y más de una vez lo pesqué susurrándole a la empleada en mi propia casa, que obviamente nunca la sentí ni como mi casa, ni mucho menos mi hogar.  De dos años para acá, vivo en mejores condiciones y asumí otra actitud y miro la situación como con descaro, si se tuviera que escoger no dudaría en sacrificarlo para salvarme yo. 

 

¿Usted, con él ha perdido autoestima?

R:   La perdí totalmente, la he recuperado y mejorado en calidad y en cantidad, él ha sido un buen maestro, en torno a la supervivencia en los extremos más absurdos.  Como soy española sin parientes por acá, mi hijo aparte de ciertos lapsus de lucidez, me veía de manera bastante peyorativa, entre la anorexia, la baja autoestima, que además él se encargaba de espantarme a la gente, etc., viviendo bastante aislada, rodeada de animales y naturaleza, yo que tengo la intuición bastante desarrollada desde niña, me dediqué a leer, a tejer, diseñar, me considero muy buena Numeróloga, manejo los temas Alternativos (agricultura, medicina, bioenergética, radiestesia…) y me causa una total fascinación cualquier forma de preservación de la vida y de la Naturaleza, últimamente e indagado bastante en torno al tema del AUTOCONOCIMIENTO y actualmente estoy tomando un curso en la Universidad de la Sabana sobre COACHING así que mi nivel de autoestima creo que se ha ido sanando y normalizando.

 

¿Usted, sigue o vuelve con él haga lo que haga?

R:  Sigo, y le cuento que hace 6 meses más o menos cuando tuve la certeza de que su perfil encaja con este diagnóstico, comencé a buscar información en Internet sobre el tema, leí y leí, así lo encontré a Ud. (aun no estaba lista para llenar este formulario…) entré en una paranoia, en una angustia total, porque si el consejo de todos los profesionales y especialistas es “váyase lo más rápido y lejos que pueda”, después de tantos años fuera de mi país, con mis circunstancias familiariares, sociales, etc., la verdad es que no tengo a donde ir y lo digo así no más, sin temores ni angustias, creo que si me echan una manita allá arriba en un par de años se me puede hacer el milagrito…, mientras tanto sigo en mi labor de dejarlo organizado (hasta donde se pueda) en un proceso de creatividad y aprendizaje que nunca imaginé y con muchas ganas de vivir y sacar adelante mis proyectos. 

 

¿Usted es temerosa o se ha vuelto temerosa por esta relación?

R:  Temerosa ante la posibilidad de alguna relación sentimental de pareja, la verdad no me imagino compartiendo, viviendo y mucho menos durmiendo todos los días de mi vida con un hombre, aunque me siento más femenina y si me lo permite, mucho más hembra que nunca antes en mi vida, 

 

¿Él es insensible? ¿en qué lo demuestra?

R:  Aparentemente no, muchas veces años muchos años atrás yo le decía que parecía una nena y que dejara esa actitud de maricona, obviamente lo digo dentro del contexto y con gran respeto hacia los homosexuales, porque manifestaba un tipo de sensiblería como de “culebrón venezolano” (me refiero a las novelas…), se me murió un bebé en mis brazos prácticamente, aborté en tres oportunidades y yo en cada una de las oportunidades sentí que se dedicó a hacerme la vida imposible hasta que lo lograba.  En la última pérdida, alrededor de los 35 años (al siguiente año, lo saqué de la casa…y jamás volví a tener relaciones íntimas con él ante ninguna presión ni circunstancia, para mí fue difícil tomar esa decisión de separarme, pero radical y sin ninguna clase de duda, aunque la presión de todos, sociedad, amigos, etc., aun ahora, es intensa) duré 3 semanas, sola en una cabaña arrendada, en una montaña en las afueras de la ciudad, desde las 7 am a las 8 ó 9 pm sola en un colchón con un orinal a un lado y comida al otro y toda la familia por parte paterna son médicos de grande trayectoria en el país, sobre todo innovadores en cuanto a medicina alternativa y con Universidad muy reconocida que fundó un tío carnal. 

 

¿Desea agregar algo más?

R:  SI, deseo agregar que las circunstancias no me permitieron huir, me faltó valor o lo que sea, la cuestión es que en este momento de la vida me considero una sobreviviente de un buen psicópata, he aprendido a pensar como uno de ellos (obvio que no para ejercer como tal sino para defenderme y mantenerlo a raya), me considero y me siento una persona realizada y doy gracias  al Padre Celestial, a mis tres Ángeles y mis tres guías Seres de Luz que siempre me orientan, iluminan e inspiran la mejor opción y salida, que siempre las hay…, ojalá “esto” sea oportuno, coyuntural y sepa aprovecharlo cualquier persona en dificultades en torno al tema en particular, sirva de orientación cual farito en mitad del mar en la oscuridad de la noche.

BENDICIONES y GRACIAS.  Carmen.

 

 

11 de agosto de 2007

Hola HUGO, eres más que psiquiatra, un buen ser humano y eso es reconfortante..., yo tambien.  Ha sido un gran logro personal recuperarme, pero además yo tenía muchos quiebres personales que con ese espejo he ido reconociendo.  Me considero "mesiánica" es decir una de esas "locas" tocada por la mano de Dios.  Cuando definì y logré reconocer, puntualizar y diagnosticar el "problema" quedé choqueada hasta el punto que leí el cuestionario y no fui capaz de responderlo, fue una especie de muerte (a la esperanza) y como si toda mi vida pasara al frente de mí, era imposible responder el cuestionario con cordura, de allá para acá, desde mis parámetros de persona buena, mística e inteligente que reconozco en mí..., han habido muchas preguntas que me he hecho a mi misma, he crecido.  Huyendo de un psicópata, me enfrasqué en otro..., la pregunta puntual que mas me he hecho a mi misma es ¿porque escogí y me enamoré de ese prototipo de persona? ¿debo pasarme huyendo toda la vida? ¿escogería, dado el caso, de nuevo otra persona con el mismo perfil? no lo sé, sigo renaciendo de entre las cenizas en el día a día.  La Teoría de Sistemas nos permite aclarar muchas de estas interrogantes, somos parte de un sistema, pero tambien somos un sistema con autonomía, podemos alejarnos, pretender olvidarnos pero no por eso dejamos de ser parte del sistema.  Como española (parte de ese sistema...) soy terca, prepotente y soberbia, esos tres supuestos defectos los puedo poner a mi favor y transformarlos en persistencia, liderazgo y conocimiento.  Como a tí, me gustan los retos, además yo ya he roto muchos moldes y espero seguirlos rompiendo, mi vocación es crear.  Ya tengo claro donde acaban los demás y donde comienzo yo misma.  Soy una "Guerrera de la LUZ" por elección, no practico ninguna religión pero me considero Cristiano-Budista, Cristo predica el AMOR y Buda la COMPASIÓN, practicando ambas con cordura, empezando por uno mismo, se puede vivir mejor, en cualquier circunstancia.  Hace un rato mientras me calentaba un café, un gorrión chiquito se golpeó con violencia contra el vidrio de la ventana, salí (tengo gatos y perros que retozaban por ahí...) lo tomé en mis manos y le ayudé y reconforté hasta que despues de un rato murió placidamente entre mis manos ("esto" no es una poesía, me pasó realmente...) si soy capaz de ayudar a morir a un pajarito, acaso un ser humano por más psicópata que sea no es un poquito más "Divino" que un gorrión.  Yo entiendo tu posición de profesional dedicado a ayudar a los parientes de..., pero tal vez a partir de mi experiencia personal, pueda asumir la posición opuesta a la tuya, yo pueda despertar un mínimo de conciencia en el psicópata, enfrentandolo a su problema, porque igual es parte de mi sistema, aunque sé que esa actitud es al mismo tiempo "una trampa mortal", pero prefiero vivir "alerta" en esta posición que huir y seguir atrayendo nuevos psicópatas a mi vida (como a quien el cáncer le va haciendo metástasis...), el problema lo tiene el psicópata, pero ¿cual es mi problema? si por decisión propia escojo, o por "causualidad" (CAUSA-EFECTO, desde la metafísica, la mística, la espiritualidad, la creencia en la reencarnación...)me corresponde la cercanía de un psicópata.  He decidido que lo importante para mí no es sufrirme al otro, ni rescatarlo, ni que el mundo no se dé cuenta (tapando el sol con la mano...) sino IDENTIFICAR y resolver mi propio problema personal.  Obvio que a Dios rogando y con el mazo dando, es decir paralelamente a eso, le voy estructurando una estabilidad, y me voy soñando y organizando la mía, para poner cada vez mas distancia, pero con la conciencia de que las personas no somos vasitos de icopor desechables.  Te BENDIGO, por permitirme depositar en tí estas reflexiones que me liberan, aclaran y reconfortan.  Todos hemos venido a este mundo con un compromiso previo, todos somos necesarios, por algo estamos acá y lo más importante es buscar (en nuestro interior) cual es esa visión-misión y cumplirla.  LUZ, PAZ, AMOR, COMPASIÓN, ACEPTACIÓN, ECUANIMIDAD y VOLUNTAD para tí y tu labor profesional-espiritual.  GRACIAS.  Carmen

 

23 de enero de 2008

Hola HUGO, no se si me recuerdes..., recibes tanta correspondencia, pero bueno igual soy parte de todo ese movimiento que produces en torno al tema de los psicópatas.  Te he escrito muchos mails-mentales, no ejecutados..., tampoco sabía muy bien que decirte, igual de alguna manera producen su efecto.

Estoy en el proceso de "despegar" como un inicio, de lo que me imagino será un largo proceso.  Te resumo la cosa diciéndote que en el 2007 estudié Coaching acá en las afueras de Bogotá (Colombia) y estoy en vías de dejar todo lo más organizado que alcance... y espero en los primeros días de marzo viajar hacia Buenos Aires a continuar estudiando Coaching de Abril a Dic. de este año, en que me vendría acá de nuevo unos tres meses, mirar que pasó en ese tiempo y volver en el 2009 a concluir estudios por allá.  Todo lo estoy haciendo con el mayor sigilo para evitar interferencias.

Es una especie de "salto mortal"..., me pregunto que posibilidades hay de tener una especie de terapia contigo en torno al TEMA, para sanar las secuelas, pero sobretodo para no seguir en el mismo círculo vicioso (conocido o por conocer...).  Teniendo en cuenta que todo es muy incierto para mí, de aquí palante, no tengo resuelto todavía sino la decisión de irme y la aceptación en la Escuela Latinoamericana de Coaching Ontológico, en Buenos Aires.

Hace tantos años que vivo rodeada de animales, vegetación y silencio, que seguramente, voy a buscar una alternativa de residir en la afueras de la capital.

Este contacto contigo, a partir de hechos concretos, es muy importante para mí.

GRACIAS, BENDICIONES.  Carmen

 

29 de enero de 2008

Hola a todos-as, uds. son los únicos vínculos que tengo con Argentina y en realidad no me conocen (solo una amiga y otra, que solo me ha visto en una oportunidad), los demás por la "virtualidad", el jueves hago efectivo el pasaje: Ida 7 de Marzo y Vuelta 24 de Enero del 2009, la motivación-excusa es estudiar Coaching en Buenos Aires.  He estado hiperactiva, solucionando mis cosas, ilusionada, comienza la adrenalina a hacer su efecto y anoche comenzó a invadirme el miedo, igual es una decisión que ya está tomada pero como hace unos 10 años que no viajo, me siento insegura, a través de google me informo lo más que puedo, sin embargo, se admiten toda clase de sugerencias, recomendaciones y lo que se les ocurra.  Me siento más reconfortada al enviarles este mensaje..., aunque no se realmente, si esté fuera de lugar, me acojo y me encomiendo a la buena voluntad y los

consejos de Uds.  GRACIAS y BENDICIONES.  Carmen

 

30 de mayo de 2008

Hola, Doctor Marietan, lo saludo muy cordialmente y le quiero hacer saber, desde hace rato ya, que le estoy muy agradecida por su apoyo.

Me encuentro acá en Argentina desde el 7 de Marzo en que aterricé en el aeropuerto de Ezeiza y esa misma noche, una remisse me trajo acá a La Plata, al pequeño departamento donde resido desde entonces.

Ya llevo dos meses estudiando Coaching en Buenos Aires, los jueves por la noche y un sábado al mes, todo el día.

Desde que llegué, tenía el firme propósito de contactárle pero la verdad no sé como dirigírme a Ud. ni si debo o no pedírle una cita, sé que lo necesito, pero me da miedo..., remover la basura que cargo, tampoco tenía muy claro que es lo que debia solucionar, ahora  lo voy teniendo más claro, igual no se si está en mi cabeza porque a ratos siento que lo más afectado en mi, tal vez sea mi corazón.

En esa situación de no querer y querer al mismo tiempo contactárlo, han ido pasando los días, con altibajos en el estado de ánimo..., los primeros dos meses han sido difíciles, ahora supuestamente ya estoy mas adaptada y paradójicamente comienzo a sentir los efectos de mi pasado, secuelas, no solo de mi experiencia en pareja, sino que creo que comienzan desde el instante mismo de mi concepción. 

Estoy deprimida, tengo frío, un poco desolada, trato de centrárme y paradójicamente este mismo estado, me estimula a escribírle, no se muy bien que hacer conmigo.  Definitivamente necesito de su ayuda, pero me siento insegura y poca cosa, como para que se tome la molestia de atendérme, Ud. muy amablemente me dió sus teléfonos, igual no soy capaz de llamárlo.  Me siento como desorientada, sola y no logro encontrárle mucho sentido a nada, me alejé, con una buena excusa, cumplo en apariencia, voy a estudiar, me lavo la ropa, compro verduras, cocino..., igual este sentimiento de desarraigo no es fácil de manejar.   A ratos se me olvida para fué que me vine..., no se si estoy perdida o encontrándome .  GRACIAS, por existir y estar siendo lo que es, desde lo personal a lo profesional, es reconfortante..., tengo la posibilidad de escribir y de PEDIR (como se me dificulta...) ayuda.  BENDICIONES.  Carmen

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI