SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Perversos

Información sobre: Ofensores Sexuales

 

1) Caracterización de Ofensores Sexuales Juveniles

Experiencia de la Clínica de Adolescentes del Hospital Nacional de Niños, Costa Rica

 

Lic. Walter Ramírez Mora *

* Psicólogo Clínico, Clínica de Adolescentes, Hospital Nacional de Niños, Dr. Carlos Saénz Herrera, Apdo 1195-2150, San José, Costa Rica.

 

Objetivo: Dar a conocer las características principales de los ofensores sexuales juveniles que reciben tratamiento en la Clínica de Adolescentes del Hospital Nacional de Niños (Costa Rica)

Diseño: Estudio exploratorio.

Sitio: Hospital Nacional de Niños, Clínica de Adolescentes.

Resultados: La mayoría de los encuestados se encuentra en la adolescencia inicial y media (92.2%) y más de la mitad está cursando estudios secundarios. Pertenecen a familias tradicionalmente constituidas. La Corte Suprema de Justicia es la institución que más refiere casos, seguido por Hospitales Nacionales. Tres cuartas partes de los delitos cometidos son abusos deshonestos y un tercio de violación, donde la mayoría de los ofensores al momento de cometer sus delitos, estaban en la etapa inicial de la adolescencia (12 a 14 años). En el 88.2 % de los casos los ofensores guardan una gran cercanía con sus víctimas, y de estas en su mayoría son niñas (85%). Encontramos como factores de riesgo asociados a las conductas sexuales abusivas en los jóvenes, el acceso a la pornografía, trastornos de conducta, historia de abuso previa y consumo de alcohol.

Conclusiones: La educación sexual dirigida hacia lo biológico, el acceso a la pornografía sin la guía de un adulto responsable, las historias de violencia de los adolescentes en sus hogares, la falta de contención en el hogar y las distorsiones de la sexualidad y masculinidad, figuran como elementos relevantes para la predicción y prevención de los delitos sexuales en jóvenes.

Palabras claves: abuso sexual, adolescentes ofensores, pornografía, sexualidad.

 

El abuso sexual contra menores es un problema complejo en nuestra sociedad, que resulta alarmante cuando el abusador es otro menor, y más aún si la víctima es un familiar cercano.

Estudios norteamericanos indican que en adolescentes menores de 18 años, se presentan en un 20% detenciones policiales por delitos sexuales, y de estos, casi el 30 % son por violación. El cuadro 1 suministrado por la Fiscalía Adjunta Penal Juvenil de San José nos muestra el comportamiento en las denuncias y los delitos sexuales perpetrados por adolescentes en esta provincia.

Disminuir las ofensas sexuales nos involucra a todas las personas y son prioridad programas de prevención en el marco de la educación sexual. Por otro lado la sensibilidad social y profesional hacia el tema son necesarios para el abordaje profundo y desarrollar sistemas de detección eficaces, que permitan la atención preventiva. Nuestra responsabilidad no se debe limitar a la intervención con el menor abusado y/o su familia, sino debemos intervenir también con el abusador. Si los abusos sexuales existen, es por que hay niños abusados y jóvenes y adultos abusadores. El acercamiento integrador que nos permita abordar el problema en su globalidad, es la única manera eficaz de intervenir.

La Clínica de Adolescentes del Hospital Nacional de Niños ha desarrollado una experiencia de intervención con adolescentes ofensores sexuales y el objetivo de este trabajo es presentar el perfil de los mismos. El modelo de intervención inicia con una evaluación previa por parte de los profesionales de trabajo social o psicología, para ubicar al adolescente en un perfil de riesgo que por sus características puede ser de bajo, moderado y alto riego.

Posteriormente, los jóvenes ubicados en perfiles de bajo y moderado riesgo ingresan al programa de tratamiento grupal el cual consta de unas veinte sesiones aproximadamente, donde se trabajan varios temas en secuencia lógica, tales como la sexualidad, el poder, asertividad, empatía con la víctima, barreras del abuso sexual, el ciclo del abuso sexual, los roles sexuales de género, distorsiones cognitivas, etc. para luego finalizar con un plan de prevención de futuras ofensas elaborado por los mismos jóvenes. Por último se les proporciona un seguimiento de tipo grupal a los adolescentes por espacio de un año.

En los últimos años se ha hecho del conocimiento general la incidencia y el predominio del abuso sexual en contra de los niños (as) y se ha incrementado sustancial mente las denuncias por estos actos, por tanto la prevención se ha convertido en una prioridad pública. La gran mayoría de las denuncias por abuso sexual contra menores los ofensores son adultos. Cuando se trata de adolescentes a menudo no han sido responsabilizados por su comportamiento y han sido, de alguna manera, explicados por desórdenes conductuales, reacciones de ajuste a la adolescencia o situaciones de experimentación o exploración. En el año 2001 las estadísticas del CEINA (Comité de estudio y tratamiento de la violencia infanto juvenil del Hospital Nacional de Niños) indican que se presentaron 132 caso de abuso sexual, 86 casos de abuso físico, 25 de abuso emocional y 20 casos de abandono.

Para los primeros nueve meses del año 2002 el CEINA maneja ya, 139 casos de abuso sexual, 67 de abuso físico, 7 de abuso emocional y 8 casos de abandono, donde más del 90 % de todos los menores agredidos, son víctimas de un familiar agresor. En el año 2001 se presentaron 7 casos donde un adolescente figura como ofensor y ya para los primeros nueve meses del año en curso, hay 22 casos de adolescentes ofensores físicos, psicológicos y sexuales. Los hallazgos más recientes acerca del tema del abuso sexual infantil, insisten en que las conductas sexuales abusivas no son parte del desarrollo normal del adolescente, por el contrario, las mismas deben ser identificables y controlables, para evitar no sólo un posible mayor número de víctimas, sino también por los derechos de los jóvenes de aprender a desarrollar una sexualidad positiva que enriquezca sus vidas (6)

Los estudios de ofensores sexuales adultos revelan que más del 50% desarrollaron sus patrones sexuales abusivos antes de los 18 años (8). El abuso sexual puede ser perpetrado por personas de cualquier edad, la participación sexual iniciada por un adulto para con un niño viola las normas de casi cualquier cultura, y es ilegal en casi todas las sociedades. Se ha señalado que el número de víctimas de los ofensores sexuales se incrementa con el tiempo, si en un adolescente, el promedio de víctimas es de siete niños (as), cuando alcance la edad adulta, su promedio puede llegar a 380 víctimas de actos abusivos (1).

En los noventa ha aumentado la incidencia de ofensores sexuales juveniles con conductas violentas en un 50% y con conductas no violentas en aproximadamente un 11 % (3) De los reportes de abusos sexuales a niños en los Estados Unidos del 23 - 26 % han sido perpetrados por adolescentes menores de 20 años.

 

Es importante señalar que varios investigadores en la materia señalan que (4). :

1. El abuso sexual no es impulsivo y no es espontáneo, la conducta sexual abusiva está precedida por un proceso de sentimientos y conductas claramente identificables.

2. El proceso previo a la conducta sexual abusiva está igualmente presente en niños, adultos o ancianos, es válido también para discapacitados físicos e intelectuales.

3. El abuso sexual es una expresión de poder y control.

4. La conducta sexual abusiva en niños y adolescentes, es una reacción compensatoria y desadaptativa frente a circunstancias o eventos presentes en la vida del joven.

5. Las conductas sexuales abusivas de los jóvenes pueden ser controladas, manipuladas y cambiadas.

 

El ofensor sexual juvenil no ofrece un perfil fácilmente identificable, la información sociodemográfica no revela tendencias significativas (8), la mayoría de estos jóvenes están viviendo en sus casas en el momento del abuso y una cuarta parte únicamente con su madre. Otros estudios indican que en las familias de los ofensores sexuales juveniles hay un alto grado de inestabilidad y desorganización, hay carencias de educación sexual, padres con síntomas neuróticos y dificultades importantes de pareja (7). Es importante dirigir la atención a los problemas familiares que apoyan o contribuyen los patrones ofensivos del joven; la minimización y negación que hace el adolescente de los hechos, es también observable en el sistema familiar, donde se niegan los sentimientos y se manejan inadecuadamente las dificultades.

La historia de un abuso previo es un factor de riesgo para la futura delincuencia sexual, los informes varían de un 30% a un 70 % (5), del 25 al 50 % han reportado abuso físico y éstos tienen 7.6 más probabilidades para cometer una ofensa sexual a otros niños que adolescentes que anteriormente han sido abusados o descuidados. Este mismo fenómeno ha sido demostrado en varios estudios sobre los ofensores adultos, donde 70 a 80% habían experimentado abusos sexuales cuando niños (7) y al menos 91 por ciento había sufrido abuso emocional.

En otros estudios se menciona que entre los ofensores juveniles con historia de maltrato, el abuso sexual no siempre coincide como abuso previo, contrario a lo que ocurre con la violencia, que si se asocia con historia de abandono. El abuso físico en la infancia es mayormente vinculado a arrestos posteriores por crímenes sexuales (sobre todo violación) que el mismo abuso sexual en la niñez. (1).

Se ha encontrado que muchos de estos jóvenes tienen dificultades de autoestima, se sienten mal consigo mismos, indefensos, confundidos, traicionados y de poco valor. Su visión de mundo y forma de pensar reflejan falta de confianza, habilidades mínimas asertivas, sin control para las situaciones cotidianas y pueden tener expectativas muy irreales para sí mismos y para los demás. Algunos estudios sugieren que hay una asociación entre la exposición a materiales sexualmente explícitos (pornografía) y comportamientos sexuales abusivos, aunque todavía falta profundizar en esta temática. También se ha descrito que muchos de los abusadores sexuales juveniles tienen ofensas o abusos secundarios relacionados al consumo de drogas sin embargo es difícil extrapolar esto como una variable interactuante y explicativa del fenómeno del abuso, por la vaguedad de los estudios.

Se menciona por otro lado, que aproximadamente el 40% de los ofensores adolescentes tuvieron reportes de tres o más ofensas contra infantes al momento de enfrentar las consecuencias de tipo legal. Lo que pareciera estar más claro para la comunidad científica social, es que hay factores múltiples (psicosociales, biológicos y sociológicos) que interactúan en la aparición de la conducta sexual abusiva juvenil.

 

Metodología

 

Población de estudio:

Adolescentes referidos por ofensas sexuales a la Clínica de Adolescentes del Hospital Nacional de Niños entre los meses de febrero del 2001 a julio del 2002, para recibir tratamiento. Se aplicaron 34 encuestas a igual número de adolescentes que se presentaron a la aplicación del instrumento. Se diseñó una encuesta estructurada que fue probada con los mismos pacientes que asisten a la consulta cotidiana de la Clínica. Una vez concentrada la muestra de jóvenes, se procedió a citarlos en la sala de sesiones del Edificio de Especialidades Médicas del Hospital Nacional de Niños "Dr. Carlos Saénz Herrera" para realizar la entrevista. La entrevista fue auto administrada, eso quiere decir que se les dio una introducción a los adolescentes y se les entregó el cuestionario a cada uno, con el fin de ser llenado en forma anónima.

 

Resultados

Ninguna otra fase del desarrollo del ser humano puede ser tan dramática como el período adolescente, afortunadamente, este ciclo de vida ofrece una oportunidad ideal para las intervenciones oportunas de ayuda terapéutica, por ello es importante tener una panorámica amplia y clara de las características de los jóvenes ofensores sexuales juveniles. Los adolescentes experimentan cambios en forma vertiginosa física, social y psicológicamente; sus cuerpos crecen y adquieren madurez sexual, inician el proceso de distanciamiento de sus padres o personas adultas, desarrollando ataduras más fuertes hacia sus grupos y explorando las relaciones sexuales. Psicológicamente adquiere privilegios y responsabilidades de adulto, lo que le genera liberación e incertidumbre, se da cuenta de otros sentimientos, desarrolla habilidad de pensar abstractamente y se hace más conciente del futuro. Se enfrentan, dejando el mundo que ellos habían conocido y avanzan a su propia velocidad.

Es importante en estos momentos contar con una buena comunicación familiar y una adecuada educación sexual, en donde se contemple y se promueva el respeto a los demás, la sexualidad es una forma de expresar amor, y lejos de los planteamientos machistas de dominación, vamos ha promover estilos de vida saludables y sin violencia sexual. De acuerdo a los resultados obtenidos en la encuesta realizada, tenemos que la mayoría de los encuestados se encuentran en la adolescencia media en 61.8%, un 29.4% en la inicial y sólo el 8.8 % en la tardía.

El 55.9% de los jóvenes se encuentran cursando secundaria, lo que podría indicar un factor protector en determinado momento, dado que dentro de su grupo de pares estaría siendo contenido y aceptado. El 29.4% tenía primaria completa y solo niveles muy bajos de educación como primaria incompleta el 2.9%. Algunos adolescentes (5.9%) presentan problemas de aprendizaje y han tenido que repetir en varias ocasiones, situación que podría afectar la autoimagen y generar presión, repercutiendo en forma importante en la aceptación del sistema educativo formal hacia joven y en la evolución del tratamiento, por ser este de tipo cognitivo conductual.

En relación al tipo de familia nos encontramos que la gran mayoría tiene una familia tradicionalmente constituida donde están ambos padres con su progenie, y el 20.6% cuenta con un sólo progenitor donde es la madre la encargada del hogar, situación que en los últimos años van en ascenso en nuestra sociedad.

Evidentemente la Corte Suprema de Justicia es la que más adolescentes refiere para recibir tratamiento (38.2%), seguido por Hospitales y Clínicas Nacionales (38.2%) y luego el Patronato Nacional de la Infancia con un 17.6%. No podemos olvidar que son muchos los profesionales involucrados en esta problemática: médicos, enfermeras, profesores, fiscales, jueces, psicólogos, pedagogos, trabajadores sociales, que por tener una relación estrecha con los niños, juegan un papel fundamental en la detección, prevención y tratamiento de los abusos sexuales.

La mayoría de los adolescentes que se refieren han sido denunciados judicialmente, lo que representa un efecto terapéutico y de freno al abuso; es así como el 76.5% de los encuestados cuenta con denuncia; de estos más de la mitad se encuentra en el proceso inicial de investigación judicial y el 46.2% con una suspensión de proceso a prueba. Es notable que en su mayoría los delitos cometidos son de abusos deshonestos en un 76.5% y un 23.5% por violación. Dentro de los primeros cabe destacar las caricias de las partes genitales del niño(a) por parte del adolescente, masturbación, exposición de genitales, contacto sexual no genital, eyaculación sobre el menor y el sexo oral. Los niños que son víctimas de abuso sexual distinguen claramente este tipo de contactos, aunque no comprendan muy bien que está pasando. Sin embargo, las miradas insinuantes, toqueteos insistentes, secretos, presión, atenciones desproporcionadas, son eventos que el niño percibe como no correctos y que le hacen sentir mal.

El gráfico 1 nos permite visual izar fácilmente la vulnerabilidad en las fases iniciales de la adolescencia, siendo que la mayoría de los ofensores cometieron sus delitos entre los 12 y 13 años en el 64.7%, y antes de los 15 años en un 79.4%. En general los ofensores juveniles que reciben tratamiento en el Hospital Nacional de Niños cometen sus ofensas antes de los 17 años en el 97% de los casos estudiados. Recordemos que la pubertad es el componente biológico de la adolescencia que se caracteriza por los intensos cambios físicos y a la postre, psicosociales en el joven. Esto hace que el joven se sienta extraño para sí y posiblemente esto determine un volverse a su interior, es una búsqueda de identidad que le posibilitará integrarse en un todo único y diferente, atravesando por factores de orden afectivo, social y cultural.

Por otro lado, encontramos que buena parte de los adolescentes estudiados, ha recibido educación sexual en el sistema educativo formal y en sus hogares, en el 85 % de los casos. De esta población, el tipo de educación sexual recibida se basa fundamentalmente en los cambios físicos que enfrentan los jóvenes (59%), Y sólo un tercio ha recibido educación sexual que incluye los cambios psicosociales de esta etapa de la vida.

En relación al parentesco de los ofensores y sus víctimas, buena parte de los estudios realizados afirma que la gran mayoría de los agresores conoce a sus víctima y un porcentaje muy bajo es por personas desconocidas. Además, señalan que estos abusos son perpetuados en el propio hogar de la víctima por familiares próximos. En nuestro servicio podemos afirmar que en el 88.2% las víctimas son muy conocidas por el ofensor adolescente, siendo el 44% hermanos (as), el 38.2% primos, el 5.9% sobrinos y el 11.8% vecinos. A su vez la mayoría de las víctimas son de sexo femenino en el 85.3% y el 14.7% son varones.

Como factor más relevante tenemos que el 88.2% de los evaluados ha tenido acceso a la pornografía sin la guía de un adulto responsable, lo que fácilmente hace que los adolescentes distorsionen la sexualidad, en una etapa en que está centrado prácticamente en los cambios físicos generales y sexuales en particular. En su mayoría los adolescentes tienen preferencia hacia el tipo de pornografía en videos alquilados en 56.7%, las novelas eróticas en un 13.3% y en películas del cine en 10% de los casos, por último en video cassettes que se intercambian e internet en un 6.7%. El segundo factor relevante de riesgo es que el 47.1% de los jóvenes cuenta con historia de trastornos de conducta previo a la ofensa sexual tales como robo, fugas del hogar o del centro educativo y/o agresividad impulsividad. Además de lo anterior, el 35.2% de los evaluados tienen historia de haber sufrido algún tipo de abuso, donde el 41.7% corresponde al abuso físico, el 33.3% a abuso sexual y el 25 % al emocional. La ideación suicida y el consumo de alcohol, figuran como otros elementos ha tomar en cuenta en la predicción de la conducta sexual abusiva dado que estas se presentan en el 35.3 % de todos los casos estudiados. Es de rescatar que en el 91% de los casos los adolescentes ofensores, reconocen la total responsabilidad de los hechos. (siendo esto condición necesaria para ingresar al proceso terapéutico ofrecido).

Los deseos de experimentar sensaciones novedosas aparecen en un 50% de los casos, las fantasías sexuales donde se involucra esta actividad con un menor sobresale en el 23.5% así como el deseo sexual incontrolable en el 20.6% de los adolescentes ofensores y por último, una justificación de orden de pensamiento mágico figura como el menos utilizado por ellos para minimizar el delito cometido (me cegué, una voz me ordenó hacerlo, perdí el control, el diablo me tentó, etc.) Las fantasías sexuales y experimentar sensaciones novedosas son situaciones propias de la etapa adolescente pero que parecen ser mal sublimadas o dirigidas, por el acceso a la pornografía, la historia de abuso de los jóvenes y la educación sexual recibida. El deseo incontrolable y las explicaciones mágicas que en su momento dan los ofensores, están más enfocados a una aceptación parcial de sus conductas abusivas, quizás por los temores de las represalias de los familiares de las víctimas y del mismo proceso penal.

 

Discusión

La adolescencia se caracteriza por ser una etapa del ciclo vital, donde el ser humano lleva a cabo tareas básicas y fundamentales que identifican a este período, y condicionan el desarrollo ulterior. Dentro de estas tareas se encuentran la consolidación de su propia identidad, autonomía e interdependencia de los padres, el definir un proyecto de vida viable y el establecimiento en las futuras relaciones de pareja estable.

Los ofensores sexuales comienzan a mostrar comportamientos sexuales inapropiados a edades tempranas, si logramos generar intervenciones dirigidas hacia los adolescentes y preadolescentes, estaremos en el camino adecuado de la prevención y por ende, disminuir la reincidencia del abuso sexual a nuestros niños. Es común escuchar que los comportamientos sexual izados en los niños y jóvenes, que involucren a otro (a) son situaciones apropiadas para su desarrollo, que es un juego de iniciación o de aprendizaje o peor aún, se interpretan como un símbolo inequívoco de masculinidad.

Debemos adentrarnos en las raíces de la familia para poder cambiar y reedificar nuevos conceptos, y formas de ver el mundo en nuestros jóvenes, que nos permita brindarles las oportunidades de nuevas formas de vinculación y relación. La familia seguirá siendo el primer vehículo de socialización por excelencia, de ahí la importancia de fortalecer esta estructura y evitar el deterioro afectivo que se vive hoy en día en nuestro medio. Este deterioro provoca que los adolescentes busquen aún más fuera de su contexto familiar, apoyo y contención. Se huye de la violencia intrafamiliar, la falta de confianza, la pobreza en la comunicación. El adolescente ha ido incorporando dentro de sus conocimientos una sexualidad fragmentaria con discursos diferentes y contradictorios del placer, de la reproducción como único elemento sexual, de la pornografía, es algo que no se puede hablar con sus progenitores, algo que se castiga aunque es normal, etc.

Las personas más cercanas con quien se puede hablar sobre la sexualidad, son quienes de alguna manera renuncian a dicha posibilidad, dejando de esta forma la búsqueda de respuestas de los adolescentes en los medios de comunicación como revistas, videos, internet, pornografía, que los pueden inducir a respuestas distorsionadas y rápidas, que los someten frecuentemente a conductas de riesgo. El acceso indiscriminado a la pornografía y la mala recepción de la sexualidad adolescente viene a ser un factor de altísimo riesgo en la conducta sexual abusiva, que al combinarse con historias previas de violencia de los jóvenes, nos pone en la antesala de los delitos sexuales juveniles.

Esta antesala, está determinada primero por presentarse en la etapas iniciales del ciclo del adolescente, quien desdichadamente vive día a día, una invisibilidad de sus necesidades, y que cuando es tomado en cuenta, es para hacerlo el chivo expiatorio de todos los males de la sociedad. El ofensor sexual juvenil es aquel que vive inmerso en una sexualidad genital de satisfacción inmediata, negadora del mundo afectivo y recíproco, que vive en una familia nuclear tradicional en marcada en los roles típicos del machismo y de poca contención afectiva.

 

Agradecimientos

Quisiera dar mi sincero agradecimiento al licenciado Héctor Porras Villalobos y a la egresada Pamela Umaña Barrientos, de quienes sin su ayuda esta investigación no su hubiese llevado a acabo. Su disponibilidad, sus aportes en la construcción del instrumento y su apoyo estadístico, fueron determinantes en la elaboración y análisis del trabajo final.

 

Referencias

1. Abel G. The outcome of Assessment Treatmente at the sexual behavior clinic and its Relevance to the need for Treatment Programs for Adolescent Sex Offender In New York State. 1984.

2. Antología: Proceso del interaprendizaje para el tratamiento de ofensores sexuales juveniles: Una estrategia para le prevención del abuso sexual. Corte Suprema de Justicia, Caja Costarricense del Seguro Social y Ministerio de Justicia. 1999.

3. CEINA: Comité de estudio y tratamiento de la violencia infanto juvenil del Hospital Nacional de Niños. Estadísticas de los años 2001 y 2002.

4. Claramunt MC. Casitas quebradas: El problema de la violencia doméstica en Costa Rica. San José. Editorial EUNED, 1997.

5. Cunningham C. When children abuse. Vermont: Saber Society Press, 1996.

6. Federación Española de Sociedades de Sexología. Acercamiento integrador a los ofensores sexuales. Internet fers@worldonline.es .2002.

7. Finkelhor D. El abuso sexual infantil. San José. ILANUD, 1992:1-25

8. Gil E. Tratamiento para el abuso infantil y programas de entrenamiento. San José: Ministerio de Justicia y Gracia. 1992.

9. Green A. Children traumatized by physical abuse. American Psychiatric Press. 1985; 133-154.

10. Isaac C, Lane S. Citados en Antología: Interaprendizaje para el tratamiento de ofensores sexuales juveniles. 1992.

11. Johnson R. Reality monitoring. Psychological Review.1981;88:67-85.

12. Kahn T J.Pathways. A guide workbook for youth beginning treatment. 1995.

13. Longo R. Juvenile Sexual Offenses in the histories of adults rapists and child molesters. Int J Offender Ther. 1983;27: 150-155.

14. Meza L. Terapia grupal de orientación de orientación cognitivo conductual para tratamiento de ofensores sexuales juveniles. Tesis maestría profesional de Trabajo Social. U.CR. 1998.

15. Pratt H. Ofensores sexuales adolescentes: Asunto para pediatras. Int Pediatrics. 2001; 16:2.

16. Rush F. The best keep secret.Sexual abuse of children. New York. McGraw-Hill, 1981.

17. Ryan G, et al. Agresores sexuales juveniles: desarrollo y corrección. San José: Programa De Capacitación permanente. ILANUD .1987.

 

 

Fuente: Acta Pediátrica Costarricense

ISSN 1409-0090 versión impresa

Acta pediátr. costarric v.16 n.2 San José 2002

http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?pid=S1409-00902002000200005&script=sci_arttext

 

Cómo citar este artículo:

Formato Documento Electrónico (ISO) 

RAMIREZ MORA, Walter. Caracterización de ofensores sexuales juveniles: experiencia de la Clínica de Adolescentes del Hospital Nacional de Niños. Acta pediátr. costarric. [online]. 2002, vol.16, no.2 [citado 22 Julio 2007], p.69-74. Disponible en la World Wide Web: <http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1409-00902002000200005&lng=es&nrm=iso>. ISSN 1409-0090.

 

 

 

2) Retrato de un posible pedófilo

 

Hacer un retrato robot del pedófilo es algo extremadamente difícil, dada la variedad de este tipo de individuos. Los pedófilos activos no son como los pasivos, los preferenciales no son como los de desarrollo, etc. Por otro lado la realidad está poniendo de manifiesto la apertura del abanico en varios aspectos, por ejemplo: la edad. 

La policía española ha detenido ya a algunos pedófilos menores de 20 años. La avalancha de pornografía infantil en Internet y el aumento de los pedófilos de desarrollo está provocando esta diversidad. No obstante, en la mayoría de los casos sí observamos como suelen responder a una serie de características:

 

• En el 90% de las ocasiones son varones.

• Suelen tener entre 30 y 45 años. Aunque hoy el 20% de las agresiones sexuales son cometidas por menores de edad.

• Desempeñan profesiones más calificadas que los violadores de mujeres y acceden a mejores trabajos.

• Se encuentran integrados en el entramado social y con frecuencia están casados.

• En el 85% de los casos conocen a su víctima.

• En el 68% de los casos son padres o familiares.

• En el 80% de los casos no tienen antecedentes penales.

• En el 98% de los casos actúan solos.

• En más del 50% de las ocasiones no recibieron muestras de afecto durante su infancia-adolescencia.

• En más del 50% de los casos abusan del alcohol o de alguna droga.

• Presentan falta de empatía y baja autoestima.

• En más de un 66% niegan sus crímenes o los minimiza.

• En el 58% de los casos se niegan a recibir tratamiento.

• En la mayoría de las ocasiones no padecen trastornos psiquiátricos, sólo en ocasiones trastornos de la personalidad y algunas veces trastornos psicopáticos (75%).

• En el 90% de los casos tienen capacidad para controlar su propio comportamiento.

• Presentan un elevado índice de reincidencia.

• El 100% necesita tratamiento, aunque resulta poco efectivo con los pedófilos referenciales. (Fuentes: Red de No a la Trata  y Dimitri N. Senmache Artola para Red Peruana contra la Pornografía Infantil Enero, 2007. http://www.nuestrasmanos.org.ar/Sugerencias/Secciones/Ofensores%20sexuales%20adultos.htm)

 

 

 

 

3) Conferencia sobre ofensores sexuales

 El pasado martes 8 de los corrientes se llevó a cabo una interesante conferencia sobre ofensores sexuales, en el Heritage State Park, patrocinada por el Departamento de Policía de la Ciudad de Lawrence, a la que acudieron miembros de los departamentos de policía de ciudades aledañas, oficiales electos y representantes de organizaciones comunitarias de la Ciudad de Lawrence.

Supimos de la creación de un departamento creado dentro del Departamento de Policía de Lawrence, dedicado exclusivamente al registro y seguimiento de ofensores sexuales, cuando, a principios del mes de agosto, 2004, entrevistamos al Teniente Walter A. Soriano, que con el Oficial Eugene Scanlon, están a cargo de esa importante misión. (Vea Rumbo 199 – Agosto 15, 2004).

El Departamento de Policía de Lawrence, siguiendo la doctrina pro-activa del Chief John J. Romero, mantiene informada a la ciudadanía a través de los canales de acceso locales de televisión, (8 y 22) con una lista constantemente actualizada, de ofensores morales, su nivel, sus fotos y paradero.

Durante la conferencia, los agentes del Buró Federal de Investigaciones Robert Blackmore y David George, ambos del Departamento Internet Sex Crimes, utilizando proyecciones de diapositivas, hicieron presentaciones al público sobre la misión de su departamento.

Janna DiNatale, Asistenta del Fiscal General del Distrito de Essex, elaboró sobre la colaboración que existe entre su departamento y las distintas agencias de represión. Por su parte Bob Baker, director de operaciones de la Junta de Registro de Ofensores Sexuales de Massachusetts habló extensamente sobre la participación de su departamento en el mantenimiento de los registros de ofensores sexuales.

También el Sargento Rick Hunter del equipo de aprehensión de Fugitivos de de la Policía Estatal de Massachusetts, tomó parte activa del panel, así como el Teniente Walter A. Soriano Oficial a cargo de la Unidad de Rastreo de Ofensores Sexuales de la Policía de Lawrence en unión de Eugene Scanlon, Oficial de enlace de la mencionada Unidad, estos últimos, organizadores del evento.

Entre los asistentes se encontraban Ann Derrico, Marie Levell y Priscilla Chavez, del Programa Head Star de Greater Lawrence Community Action; Lori Ortiz y Cindy Churinske de Lawrence DSS; Lyn Kelly, Campus Learning Center; Ruth Roveza, DYS, Kevin Clement, Lawrence Public Schools, Judy Jones, Community Day Care y Richard Rodríguez, de Weed and  Seed.

 

¿Qué es una ofensa sexual?

De acuerdo a la ley, todo aquel o aquella que comete una ofensa sexual violenta.

Toda ofensa sexual que envuelva a un niño/a (Conocida por Ofensa Wetterling, en honor de Jacob Wetterling, que a la edad de 11 años fue secuestrado cerca de su casa en St. Joseph, Minnesota, trece años atrás y aún no ha aparecido).

 

Otras ofensas

¿Por qué tenemos que controlar a los ofensores sexuales en nuestras comunidades?

Las personas que han cometido asaltos sexuales, no importa que hayan sido convictos o no de esas ofensas, viven en nuestras comunidades. Las investigaciones revelan que la mayoría de los ofensores sexuales no están bajo supervisión de los organismos correccionales. En otras palabras, los ofensores sexuales no están identificados por el sistema de justicia criminal. En realidad, ellos sólo son conocidos por sus víctimas y/o algunos otros que optan por no reportarlos a las autoridades.

Los ofensores sexuales jamán podrán ser curados, pero con supervisión y tratamiento especializado, algunos pueden ser controlados para seguridad de la comunidad.

La mayoría de los ofensores sexuales que están cumpliendo condenas en las cárceles, eventualmente van a ser dejados en libertad, por lo tanto, todos aquellos organismos envueltos en el control de estos individuos, deben trabajar juntos en un esfuerzo para hacer decisiones responsables y efectivas concernientes a la protección de la comunidad.

¿Qué se entiende por control de ofensores sexuales?

Para poder prevenir futuras victimas, los ofensores sexuales deben ejercer control interno y externo sobre su comportamiento. Los sistemas de Justicia Criminal, con la asistencia de otros en la comunidad, se han unido en “control de ofensores sexuales” para asegurarse que apropiadas acciones son tomadas para controlar al máximo el comportamiento de los ofensores sexuales. 

¿Cómo puede usted ayudar a controlar al ofensor sexual en su comunidad?

Es importante que todos los ciudadanos comprendan el papel de los equipos de control de ofensores sexuales en la comunidad y los ayuden en sus esfuerzos para manejar responsablemente a estos ofensores.

¿Cómo puede usted y su vecino incrementar la seguridad en su comunidad?

Los miembros de la comunidad deben envolverse activamente para ayudar a prevenir asaltos sexuales y mantener la seguridad en sus vecindarios.

 

Características de asalto sexual.

Niños/as como víctimas

Los estudios indican que solo 10-15% de los abusadores sexuales contra niños/as nunca usan fuerza física o amenazas para ganarse la confianza de sus víctimas.

La mayoría de los abusadores sexuales realizan actos en contra de niños que ellos conocen y han establecido confianza.

Mientras que la mayoría de los ofensores sexuales son hombres, hay estudios que indican que las mujeres comenten el 20% de todas las ofensas sexuales en contra de niños.

Los niños muy raras veces inventan historias  de abuso sexual.

Los niños muy raras veces hacen comentarios acerca de abusos por una variedad de razones incluyendo vergüenza, protección al ofensor, temor de ser encontrado culpable o ser castigado, y temor a perder al ofensor como un miembro familiar, amigo, consejero, etc.

 

 

 

4) Ofensores sexuales en Puerto Rico

Los ofensores sexuales convictos son los únicos criminales marcados públicamente. El temor permanente a que reincidan los ha desterrado de las comunidades donde viven. Cárceles, las instituciones psiquiátricas, la pena de muerte, la tortura y el ostracismo social son algunas formas que las sociedades han utilizado para castigar a los transgresores.

 

El destierro es otra.

En la civilización occidental, el destierro como castigo está desde el Código de Hammurabi en Babilonia, la Grecia antigua y la Edad Media en Europa. La tradición cristiana contiene tal vez uno de los ejemplos más conocidos del destierro como castigo: la expulsión de Adán y Eva del paraíso.

El abogado Corey Rayburn Yung -quien mantiene el blog sexcrimes.typepad.com-, sostiene que las restricciones impuestas a los ofensores sexuales causan un tipo de “exilio interno”.

En Puerto Rico todavía no se contemplan muchas restricciones a los ofensores sexuales convictos que están en la libre comunidad. Pero sus nombres, con otros detalles, son públicos en Internet. Cualquier persona puede saber si su vecino cometió un delito sexual.

 

En el registro de Puerto Rico (http://sijc.gobierno.pr/CJISPortal/SexualOffenders/search.aspx) aparecen unos 1,800 ofensores sexuales y convictos por maltrato y negligencia bajo la Ley 177 de Menores. Está su nombre, estatura, peso, color de pelo y de ojos, fecha de nacimiento, lugar de estudio, dirección, y si tiene tatuajes o cicatrices.

La Ley del Registro de Ofensores Sexuales de 2004 -que derogó la ley de 1997- incluye además a los que todavía están encarcelados. Uno de los más notorios tal vez es el ex presidente de la Cámara de Representantes Edison Misla Aldarondo, condenado por violar a su hijastra.

La ley actual tiene muy pocas restricciones, comparadas con las de la mayoría de estados en Estados Unidos. Pero eso va a cambiar. El director del Sistema de Información de Justicia Criminal (SIJC) del Departamento de Justicia, Roberto Martínez, informó a PRIMERA HORA que en julio próximo se incluirán en el registro los delitos cometidos, si fueron contra un menor y los historiales de direcciones y de visitas de la Policía con las incidencias.

La amenaza de la reincidencia de los ofensores sexuales -tema de debates intensos-, es uno de los motores principales de los cambios.

“Está totalmente comprobado que no son rehabilitables, especialmente los de niveles más altos de riesgo. La rehabilitación es la excepción”, opinó Martínez.

Uno de los cambios más trascendentales es que no registrarse será un delito grave, en vez de menos grave. Se dividirá al ofensor en tres niveles de riesgo: primer ofensor, reincidente y habitual. Ahora está en el registro 10 años, pero si se aprueban las enmiendas los ubicados en el primer nivel estarán 15 años, los del segundo nivel 25 y los del tercer nivel toda la vida.

Actualmente sólo los que el tribunal declara “delincuentes sexuales peligrosos”, luego de la evaluación de profesionales de la salud, están en el registro toda la vida. Pero, Martínez advirtió que no se ha asignado presupuesto para contratar a estos profesionales encargados de recomendar esta clasificación.

Otro cambio importante es que se registrará a los ofensores sexuales juveniles si cometieron el delito contra una víctima al menos cuatro años menor. Martínez sostuvo además que se clarificará que en el registro no se deben incluir los convictos por maltrato contra menores que no involucre un delito sexual.

La existencia de estos registros pone en vitrina la capacidad, o incapacidad, de la sociedad para castigar algunos de los actos más íntimos, pero abominables, que un ser humano puede perpetrar contra otro.

Las preguntas fundamentales son: ¿Cómo la sociedad sanciona a los que cometen estos delitos? ¿Se pueden rehabilitar? ¿Qué se hace cuando el agresor es un familiar o conocido? ¿Cómo se puede proteger a la comunidad? La mayoría de estos criminales ni siquiera son denunciados. Los que son encontrados -o se declaran- culpables van a la cárcel o salen en probatoria. En algún momento vuelven a las comunidades. Entonces comienza la segunda parte.

En Puerto Rico sobran los casos horrendos. El policía José Texidor Pérez está acusado de agredir sexualmente a un niño de 13 años y se ha informado que pudo haber abusado a decenas de menores. El sacerdote Aníbal Torres Ortiz estará tres años en probatoria luego que se le encontrara culpable de tocar las partes íntimas de un menor de 14 años.

Éstos son los casos más recientes, pero los más comunes son los de padres, padrastros y otros familiares que abusan sexualmente de sus hijas, hijastras, nietas, sobrinos. Muchos de éstos no están registrados todavía en Internet porque no han sido detectados.

Hasta ahora, sólo están registrados, para siempre, en la mente de sus víctimas.

fuente: http://www.primerahora.com/noticia/informe_especial/noticias/convictos_enfrentan_el_destierro/77409

 

5) En defensa del Ofensor Sexual:

La Resiliencia en la Terapia Familiar del Ofensor Sexual

Por Isabel Boschi (*)

Publicado en el número 85

 

Fuente: Fragmento: en http://www.redsistemica.com.ar/articulo85-2.htm

Fundamento ético de la terapia familiar del ofensor sexual: de la proximidad a la universalidad

Considero la ofensa sexual desde una perspectiva sistémica. Ubico al ofensor sexual en su contexto social y familiar y procuro dilucidar su etnografía particular, sus normas de comportamientos y su sistema de creencias.

Propongo terapia para el ofensor sexual y su familia donde integro diversas técnicas.

Trato de impedir que el ofensor sexual se aísle de su familia y de su entorno. En la terapia familiar se le enseña a acercarse a los suyos de una manera no agresiva y a sus parientes o amigos de su red, a desarrollar relaciones solidarias entre sí.

Se enseña a la familia a eludir la caza de brujas, personalizada en el ofensor sexual, y a comportarse para que el paciente identificado no caiga en prisión pero tampoco en el ostracismo. Los ofensores sexuales necesitan terapia. El Estado debería hacerla obligatoria.

Debemos extender nuestras acciones de una ética de la proximidad, por la cual ayudamos sólo a nuestros parientes, amigos y a quienes coinciden con nuestra manera de pensar, a una ética de universalidad, como dice Edgar Morin, que considera persona y respeta al ser humano que realiza conductas reprobadas por la cultura, aunque rechace sus acciones asociales.

En mi práctica clínica, ayudo al ofendido o a la ofendida y también al ofensor en su familia presuponiendo que la familia no pudo o no supo proporcionar continencia y diferenciación congruente a unos de sus miembros más estigmatizados en la configuración de su grupo primario.

Ante cualquier episodio sexual inesperado y rechazado la sociedad y sus instituciones condenan pensando: "Alguien pagará por esto". Una jueza lo ejemplificó sonriente cuando dijo:

"Me di el gusto de que le pusieran las esposas ante mis ojos y que lo metieran preso".

Los pacientes, ofensores sexuales, claman:

- "Y a mí quién me ayuda?

- "Y si yo voy preso, ¿salgo mejor de ahí?"(de la cárcel)

La ética propone reemplazar los contextos agresivos por contextos flexibles que incluyan los intereses de todos con el menor daño posible. Los contextos agresivos son producto de la relación del individuo en la búsqueda equivocada del otro. En los contextos agresivos el agresor cree restituir la plenitud de su propia alma cuando se acerca al otro, aunque él lo trate como una presa de su especie.

Cuando el ofensor tome conciencia de su ofensa ante los otros, apoyado por el terapeuta, parientes y amigos, tal vez funde una nueva ética, o, por lo menos, decida qué nuevos valores compartirá con su entorno.

La familia que aprende a sostener a este miembro transgresor favorece su cambio axiológico y conductual.

 (Lea el texto completo en Perspectivas Sistémicas Nº 85 en kioscos, librerías o por suscripción)

(*) La Lic. Isabel Boschi es terapeuta de pareja y familia, sexóloga clínica, vicepresidenta 1ª de FESEA ( Federación Sexológica Argentina)

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI