Psicopatía, psicópatas y complementarios

Sitio del Dr. Hugo Marietan

htpp://www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

[ Principal ] [ Artículos ] [ Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ]

Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]
 

Noticia

El Monstruo de Las Mesas
Tres víctimas y una historia que nunca se olvidará
escrito por Eliana Millán Montiel

DLA Táchira. Venezuela
viernes, 27 de febrero de 2009


Sólo ocho meses le costó olvidar que había acabado con la vida de un ser humano. Posterior a su primera experiencia como asesino, no tuvo contemplación para matar a una criatura de tan sólo siete años, de quien quedan recuerdos muy especiales por la manera como se comportaba con sus vecinos
En una historia con un final casi esperado se convirtió lo que para muchos se contaba y no se creía. El denominado "Monstruo de las Mesas" dejó la huella del horror sembrada en una población, que por la calidez de su gente, era conocida.
Tres víctimas, una misma historia, un mismo modo de proceder se conjugaron en esta macabra historia que cualquiera pudiera pensar que se trata de una persona que por problemas mentales actuó de la manera como lo hizo, sin embargo otras versiones afirman lo contrario.
Alrededor de esta historia no faltan las versiones que se generan en el diario acontecer de un sector donde todos se conocían y de donde era prácticamente "el Monstruo de Las Mesas" para los últimos años de su existencia.
"Ramón una vez salvó la vida de mi hija, sin importar sacó su camioneta y me la llevó al hospital, no entiendo por qué hizo lo que hizo. Yo le pregunté y lo que me contestó fue que por los efectos del alcohol fue que actuó así".
Otras versiones que entre el común de la gente se escuchaba es que era una persona tranquila que en alguna oportunidad presentó problemas con la justicia con un supuesto robo de bombonas, pero que de ahí a hacer algo tan horrendo, no se lo imaginaron nunca.

Marzo 2008
Todo comienza cuando una posible huida de Lola Ovalles, primera concubina de Ramón Salcedo, en el mes de marzo de 2008 hace pensar a sus familiares que quizás los problemas, la desesperación, hicieron que esta trabajadora mujer dejara el hogar y a sus cuatros hijos sobre la responsabilidad de su familia.
En una fría mañana, Salcedo llegó al hogar de los Ovalles manifestando que Lola se había ido y lo había dejado solo a él y a sus cuatro hijos. Lloroso, con lágrimas en los ojos, manifestó la acción que había realizado la infortunada mujer.
Los familiares sin pensar se quedaron con la versión del confeso asesino. No buscaron, ni despertaron la sospecha de que la suerte de Lola había sido encontrar la muerte tan cínicamente.

Diciembre 2008
Luego de la supuesta huida de Lola Iraiza Ovalles, el Monstruo de Las Mesas se consigue con su segunda y tercera víctima, una mujer de quien sólo se conocía que era alegre, juguetona con su concubino.
"La Reina", como la conocían en el sector Pueblo Nuevo del municipio Antonio Rómulo Costa, llegó y convivió con Salcedo en el hogar que posteriormente se convirtió en su propio sitio de entierro.
Ya sobre el patio trasero del hogar, había sido brutalmente asesinada a martillazos una primera víctima, a quien fríamente le construyó una lápida y un supuesto urinario que al momento de hacer el destierro no tenía ningún tipo de sistema de tuberías, sólo una que conducía a un hueco donde hacía 11 meses aproximadamente había matado y enterrado a Ovalles.
Yolismar Navarro y su pequeña hija de siete años, corrieron con la misma suerte. Fueron brutalmente asesinadas y enterradas a tan sólo medio metro de aquel primer cuerpo. La intuición y la desesperación de los familiares de Navarro llevaron a efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científica Penales y Criminalísticas, (CICPC) Sub delegación La Fría, a realizar un primer horrendo hallazgo.
El miércoles 11 de febrero en horas de la noche, a través de técnicas Criminalísticas, hallan el pequeño cuerpo de la niña de siete años posado sobre el regazo de su madre. A quienes el "Monstruo de Las Mesas" mató salvajemente dos noches antes de recibir el año 2009.
La suspicacia y la sagacidad comienzan a despertar sobre los expertos investigadores, ya que si había cometido este crimen, se preguntaron qué podría haber hecho con la humanidad de Lola Iraiza Ovalles.
Un 24 de febrero, luego de un intenso trabajo coordinado y unas hipótesis bien fundadas por parte de expertos investigadores del CICPC, dan con el paradero de un hombre que la justicia venezolana apresó para que pudiera confesar y dilucidar el misterio del paradero de Ovalles.
Fríamente y ni con el más mínimo sentimiento de arrepentimiento, confesó lo que ya se tenía casi comprobado: la muerte de quien fue verdaderamente su primera víctima fatal.
Un mismo modus operandis, dos crímenes casi perfectos y una comunidad consternada dejó lo que para muchos fue un espantoso hecho que jamás será borrado de la memoria de quienes pudieron departir momentos felices y agradables al lado de ambas damas.
Una niña alegre, juguetona y soñadora, también cayó en manos de quien fue aislado por temor a que su vida corriera peligro. Pero lo que las autoridades no tomaron en cuenta es que no lo aislaron de su propia maldad.
La suerte de Ramón Salcedo, "el Monstruo de Las Mesas", fue truncada por su odio y su remordimiento de conciencia. En una celda de prisión se quitó la vida y acabó con la historia dejando no tres, sino cuatro víctimas sobre su espalda.

Terror
El terror de verse descubierto y quizá la culpa que sintió al asimilar la gravedad de los crímenes que había cometido, fueron los motivos que posiblemente llevaron a Ramón Salcedo a la determinación de quitarse la vida, huyendo de esta forma de pagar sus pecados en la tierra, como la mayoría de los mortales.


 

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI