SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

 Mobbing II

El Señor Feudal

 

Complete datos de la persona que se presume como psicópata:

Edad: 60 años

Estado civil: Casado

Profesión, estudio o trabajo que realiza: Es el dueño de dos empresas. No tiene estudios.

Lugar de residencia actual, ciudad y país: España

Sexo: Masculino

Otro dato de interés: Está casado con una psiquiatra, muy trabajadora

 

Datos de quien contesta el cuestionario (imprescindibles):

Edad: 30

Lugar de residencia actual, ciudad y país: España

Profesión, estudio o trabajo que realiza: Jefe de planta

Sexo: Femenino

¿Qué relación tiene o tuvo con esta persona?: Subordinado.

¿Cuánto duró/dura la relación?: 6 meses

¿Cómo la conoció?: Oferta laboral.

¿Qué le atrajo/ atrae de esta persona?: Su habilidad comercial y de convencer a las personas. Tengo que reconocer que en este aspecto he aprendido mucho de él.

¿Qué es lo que más le hacía/hace sufrir?

La dureza con la que trataba a todos sus subordinados, aunque aparentemente a mi, parecía que me apreciaba.

 

A. Satisfacción de necesidades distintas

 Disfruta despidiendo al personal. Ha llegado a despedir a una persona tras 15 minutos después de contratarla, e incluso despedir a los pocos días a alguien que ha sacado de otro trabajo e incluso que se ha trasladado de otra ciudad. Yo era el máximo responsable de su empresa y me invitaba a que me vengara de los subordinados, que me habían puesto las cosas difíciles cuando yo acababa de entrar en la empresa. Me decía que yo me reiría la última y que tenía la oportunidad de vengarme de ellos. Que debía despedirlos a todos, pero los de más antigüedad debía “putearles” para que se fueran ellos y así ahorrarnos el despido. Cada dos o tres años despide a todo el mundo y renueva la plantilla, para que no cojan derechos.

Despedía a alguien todas las semanas. Se reía y despreciaba a la gente de una manera tremenda.

 

A1. Uso particular de la libertad

¿Piensa que todo es posible? Sí. De hecho es sorprendente como consigue lo que otro sería incapaz de conseguir.

 

Impedimentos: ¿Tolera las frustraciones y los fracasos? No. Se enfada muchísimo, si no hago lo que él quiere. Cuando le dije que mi actuación no va a implicar humillación de trabajadores o acoso laboral, creí que se moría. Le dio un ataque de tos y me dijo que me preparara el finiquito yo misma. Cuando se recuperó me dijo que hiciera lo que quisiera con MI planta.

 

A2. Creación de códigos propios

¿Respeta la ley y las normas comunes? Aunque la ley española es dura con los empresarios con respecto a los despidos, él dice que es su empresa y que allí hace lo que él quiere. No está dispuesto a pagar despidos a trabajadores al echarles de la empresa y dice que si va un inspector de trabajo a la planta, le echa, puesto que todo lo que hay allí es suyo. De hecho tiene muchos juicios por despidos no pagados, no pagar horas extras, etc…

Comiendo con él, en restaurantes caros, me comentaba delante de los camareros, la “estrategia” que debíamos seguir con uno u otro trabajador, sin la menor preocupación de que hubiera gente alrededor que estuviera escuchando semejantes atrocidades.

 

¿Sigue su propia ley y sus propios códigos? Es su empresa  y la ley es él (o yo) A mi me daba todo el poder. De hecho me apoyaba en todas mis decisiones. Detesta especialmente a los sindicalistas.

 

¿Carece de remordimientos o de culpa? Ninguno. Es más, disfruta cuando ocasiona sufrimiento en los demás. El provoca ese sufrimiento. Podría despedir, sin más, pero prefiere crear incertidumbre, jugar con la gente…Me ha llegado a decir que no despida a algún trabajador rápido, sino que me tome tiempo para disfrutar de la venganza.

 

¿Le echa la culpa a los demás de sus errores? Siempre. Cuando no se cumplían los objetivos, la culpa era de alguno de los que me había pedido que “puteara” o despidiera. (para intentar conseguir que yo le ayudara en sus planes).

 

¿Repite errores? Sí. Es como una obsesión.

 

A3. Repetición de patrones conductuales

¿Repite de la misma manera las acciones negativas? Cada dos o tres años, despide a todo el mundo para que no cojan derechos y no acumulen derecho a despido. Cada vez que aparece despide a alguien y/o se burla de alguien.

Años más tarde me puse en contacto con la gestoría y me comentaron que la movilidad de personal seguía siendo la misma.

 

 

¿Tiene algún signo que anticipe sus conductas negativas?

Cada vez que aparecía o me llamaba era para pedirme que despidiera a alguien o “puteara” a alguien.

 

A4. Necesidad de estímulos intensos

¿Tiene conductas de riesgo? Conduce muy rápido (200 km/ hora) Comete abusos con trabajadores que le llevan a juicios, de una manera demasiado continuada. Varios juicios consecutivos con diferentes trabajadores, le apuntan como culpable, pero no lo tiene en cuenta.

Me he pasado más de la 50% parte de mi tiempo en esta empresa despidiendo y contratando gente, recogiendo bajas voluntarias, etc… Mientras estaba haciendo esto, no me estaba dedicando a la producción de SU empresa, lo cual constituía un riesgo grave para la misma. Esto parecía no importarle. Es curioso, porque, si bien, he conocido a otros psicópatas en empresas, que perdían dinero a manos llenas, en este caso el dueño era él. En otros casos el bien de la empresa, no les interesaba tanto como el propio, pero aquí resulta incluso chocante.

 

¿Se aburre con facilidad? Supongo que sí. Él no trabaja. Es el director general y dice que trabaja muchísimo, pero su función en la empresa era pedirme que despidiera, “puteara”, etc…Cuando yo me negé a salirme fuera de los límites de la ley, si quería hacer alguna de las suyas, se desplazaba desde muchos kilómetros para hacerlo personalmente. (Él no vivía en la misma ciudad en la que yo trabajaba).

 

¿Tiene proyectos de vida a largo plazo? No, de hecho él se asigna cada vez un sueldo muy alto, porque es el director y siempre tenemos que pedir crédito al banco. Lo que pase al mes siguiente no le importa. Estafa a clientes. Cuando le han pagado, deja de darles servicio, sin tener en cuenta que esa publicidad puede ser muy perjudicial para nosotros. De hecho en el pueblo no quería trabajar nadie con nosotros.

 

¿Abusa de drogas o alcohol? No lo sé.

 

¿Tiene conductas perversas en lo sexual? No tengo ni idea.

 

¿Tolera situaciones de mucha tensión? No. Creo que pierde los nervios.

 

B. Cosificación de otras personas

¿Es egoísta? Sí.

 

¿Se cree superior a los demás? Sí. Dice que él es el que más trabaja en la empresa y que le da su puesto y su sueldo a todo el que quiera intentarlo, porque él es el único que puede hacerlo.

Según él su empresa es la mejor del mundo y pago mucho dinero a su gente (no es cierto). Trata a los trabajadores (menos a mi, aparentemente) como que fueran ganado. Lo cierto es que intentó con vehemencia, convertirme en su aliado.

 

¿Todos deben girar a su alrededor según sus deseos? Por supuesto. Si él necesitaba algo para sí o para la empresa, los planes míos o de mi gente no tenían ningún valor (aunque al día siguiente nos reprochara que debería estar hecho)

 

¿Hace lo que quiere sin importarle las consecuencias? Totalmente. Con tantos despidos y bajas voluntarias de trabajadores, perdía gran parte de mi tiempo en juicios, finiquitos, selección de personal, formación de trabajadores nuevos, en vez de invertirlo en producción, innovación, organización, etc…. No le importaba. (Aunque los buenos resultados me los exigía). Si bien desconocía el verdadero potencial de su propia empresa. Estaba contento si ganaba “x”, pero la empresa bien llevada podría haber ganado  “20x”.

Los trabajadores roban con frecuencia, para cobrarse los sueldos que él no les paga, o los aumentos que no cumple. Las promesas no cumplidas, le delata delante de otros trabajadores, provocando que estos no estén motivados para el desempeño de su trabajo. Esto no le preocupa en absoluto.

 

Empatía: ¿Le importa los sentimientos del otro? No. Ha llegado a prometer al padre de uno de mis ingenieros (enfermo de cáncer a punto de morir), que su hijo tendría trabajo para toda la vida con él. Falleciendo el padre, quiso tener él la satisfacción de despedirle personalmente, riéndose de él y negándole, por supuesto, el aumento y las condiciones salariales que inicialmente le había prometido a él y a su padre. Cuando el ingeniero le dijo que le prometió a su difunto padre, que él permanecería en la empresa con esas condiciones, él le contestó: ¿Yo? Yo no recuerdo haber dicho eso. Por cierto. ¿Quién es ese señor al que usted se refiere? (preguntando por el padre fallecido)

Cuando quiso despedir a mi secretaria, (Quise hacerlo yo para ahorrarla la humillación de que él se riera de ella y por lo tanto el consiguiente empeoramiento del clima laboral.), ésta se puso a llorar, puesto que decía mi jefe le había ofrecido el puesto a ella, cuando el padre de ella le había alquilado la nave en la que trabajábamos por un precio ridículo, a condición de que ella trabajara en la empresa. Él le dijo que nunca firmó en un contrato, que el puesto fuera para ella para toda la vida. Me pidió que la agarrara del brazo y la echara de la oficina. Me dijo que la empujara fuera de la nave, y lo disfrutara, porque cuando yo llegué a la empresa, ella me puso las cosas muy difíciles. (Si bien eso era totalmente cierto, creo que él influyó en ello) Cuando le dije que prefería hacerlo por las buenas se enfadó mucho conmigo. Me dijo, “como tenga que ir yo a echarla, la echo a usted también” Preferí acompañarla hasta la puerta y ayudarla a recoger sus cosas, pero él nunca lo supo.

(Tengo que decir que la situación que yo me encuentro en la empresa era caótica. El despido se hace necesario, cuando te encuentras con trabajadores que intentan dejarte en evidencia, no colaboran, no aparecen por el trabajo cuando creen que tú vas a estar fuera de la ciudad ese día, se niegan a realizar trabajos, por venganza hacia el dueño... Cuando comprendes que el problema está en la psicopatía de este hombre, el único camino que queda es abandonar la empresa, pero hasta entonces intentas hacer esfuerzos por reconducir la situación, que es para lo que te han contratado)

 

¿Manipula? Favorece el enfrentamiento entre la gente. Mis esfuerzos, cuando entré en la compañía se encaminaron a crear un buen clima laboral, pero la gente, efectivamente, estaba en contra mía. Intentaban dejarme en evidencia, intentaban que yo cometiera errores y entre ellos también se hacían muchas “putadas”. Con  el tiempo entendí, que era él el que enfrentaba a la gente. De hecho entré como Jefe de Planta, y nadie en la empresa conocía mi posición, hasta que un día de casualidad, rellené mi nombre y posición en un formulario para emitir una oferta de empleo en Internet, y la secretaria me miraba sorprendida, porque nadie les había dicho que yo iba a ser el nuevo Jefe de Planta. (Por no saberlo, no lo sabía ni el anterior Jefe de Planta, el cual era, ahora, uno de sus “objetivos” inmediatos, y que durante varios años estuvo ayudando al dueño en sus “tropelías y humillaciones” contra el personal) POR SI A ALGUIEN LE DA POR JUGAR A PSICÓPATAS.

 

¿Seduce? Incluso a mi. Rechazé la propuesta económica inicial, puesto que era inferior a mi salario en ese momento, pero además me exigía el traslado a otra ciudad. Me llamó para decirme que por dinero no había problema, que él pagaba sueldos muy altos, que yo era la persona para el puesto, etc…(Me reservó una habitación de lujo en el hotel más caro de la ciudad para el día de la entrevista, con la intención de impresionarme con los medios de la empresa) Me vi trabajando para él en un puesto de responsabilidad, por el salario inicial que me había ofrecido, con la promesa de incrementarlo en un par de meses. (En mi caso la promesa fue cierta, si bien la subida no fue elevada), pero acepté un sueldo inferior al que inicialmente estaba dispuesta a aceptar.   

Es muy buen comercial. He llegado a verle conseguir que le firmaran un contrato de alquiler por un precio bajísimo y al día siguiente el hombre al que había “seducido” se dirigía a él llorando, suplicándole que volvieran a rehacer el contrato porque fue un error, en un momento en que se había tomado unas copas.

Tiene un negocio a medias con un socio. El socio pone el local, los medios de producción, la materia prima y por supuesto el trabajo y la plantilla. El beneficio es a MEDIAS para los dos. Lo he visto yo. Tengo las cuentas en la mano. Si me lo contaran, no lo creería. (Tengo que decir que el socio tiene otra empresa de su propiedad que le da grandes beneficios, no es ningún tonto)

En una ocasión, yo estaba haciendo una entrevista de trabajo a un chico muy joven, que presentaba en su curriculum gran movilidad entre empresas. Había trabajado en varias empresas durante periodos cortos de tiempo. Le dije a mi jefe que había algo que no me gustaba, pero aparentemente parecía una persona con muchas ganas de trabajar. (Tengo que decir que me considero buena haciendo entrevistas y que soy una persona intuitiva). Le entrevistó mi jefe y en menos de 10 minutos, el chico le confesó que tomaba drogas, que su hermano estaba internado en un centro de desintoxicación para drogadictos, etc.. todo entre risas, mientras mi jefe le decía que de vez en cuando él también se tomaba unos “porretes”. Cuando se marchó el chico, me dijo: “Tire ese curriculum a la basura. Todavía la queda mucho por aprender, señorita”

 

¿Miente? Para conseguir buenos precios en el material, en el alquiler de la nave, para cobrar, para que alguien trabaje más, para conseguir algún beneficio. Y pide a los demás que mientan.

 

¿Actúa para conseguir lo que quiere? Sí, y tengo que reconocer que en algunas ocasiones es muy bueno. (otras veces no tanto)

 

Coerción: ¿Usa la agresión física para conseguir sus objetivos? No, que yo sepa. Amenaza con usarla, pero no tengo constancia de que lo haya hecho nunca.

 

¿Usa la agresión psíquica para conseguir sus objetivos? Sí, a diario.

 

Parasitismo: ¿Vive del esfuerzo de otro? Él no trabaja. De hecho no tiene estudios. Comete faltas de ortografía muy serias. Sitúa a las personas clave en los puestos clave y, aunque yo creo, que se podrían conseguir muchísimos más beneficios con una plantilla estable y con un buen ambiente laboral, tengo que reconocer, que la empresa daba beneficios. Él no trabaja casi nada. Me daba total libertad para dirigir la planta. De hecho me dice que le da lo mismo que yo contrate a 15 a 20 o a 200 personas. Que él quiere su sueldo (muy alto) al final de mes y que no le importa como lo consiga. Él, por supuesto, me apoyaba en todo lo que necesite, por ilícito que sea.

 

¿Usa a las personas? Las usa y las tira a la basura cuando ya no le sirven.

 

¿Logra distorsionar los valores y principios de los demás? En ocasiones. Aunque para sus subordinados es muy previsible y le conocen, el hecho de ser subordinados les pone (nos pone) a veces, en situaciones comprometidas, por las que no quieres pasar.

A mi me pide que acose laboralmente a los trabajadores para ahorrarnos los despidos, o por el simple hecho de “vengarme” de ellos. El mobbing en España es un delito. Cuando le decía que me gustaría crear un buen clima laboral, para conseguir motivar e implicar a los trabajadores con su trabajo, él me decía: “No me ha entendido usted, señorita. Le estoy diciendo que quiero que “les queme”, que se vayan”

 

¿Es insensible? Totalmente

 

¿Es cruel? Mucho. Es más, no tiene sentido despedir a alguien, si no se permite (o me permite a mi) el lujo de disfrutar de la humillación del otro.

De una persona que despidió, sospechamos que nos denunció por un tema concreto. Mi jefe contrató un detective para averiguar donde fue a trabajar y llamó a su jefe para decirle cosas negativas de él: que robaba en la empresa, que no trabajaba, etc… Le echaron de su siguiente empresa. Y mi jefe decía que le seguiría durante toda su vida para asegurarse de que no volviera a trabajar jamás.

Amonesté a varios trabajadores por fumar en la planta, puesto que estaba prohibido, ya que tenemos material inflamable. En una ocasión, mi jefe le pidió un cigarro a uno de los amonestados, empezó a fumar y le echó el humo a la cara, diciéndole que yo era la única que podía prohibirle fumar. El trabajador me miraba atónito.

 

¿Humilla y desvaloriza? Sí. A las personas que han sacado adelante la empresa, les dice que no han sabido hacer su trabajo y que la empresa pierde por culpa de ellos.

Su propio sobrino se fue de la empresa voluntariamente, y mi jefe le decía a todo el mundo que consumía drogas, no iba a trabajar y le tuvo que echar, cuando es una persona de lo más responsable a nivel familiar, personal y laboral.

 

¿Extraña, echa de menos? Dice que a su mujer la echa de menos cuando está lejos. La llama todos los días y la llama “My love”. Si es cierto que la echa de menos o no, lo sabe él.

 

¿Crea tensión y agotamiento en la relación con otras personas? Muchísimo. El ambiente laboral en la empresa era horrible, pero incluso entre los empleados entre sí, y a veces conmigo. ( no sólo con él)

 

¿Crea relaciones adictivas, dependientes? No lo sé en sus relaciones personales. En la empresa, NADIE le quiere.

 

¿Desea agregar algo más?

Cuando quise abandonar la empresa, tenía cierto miedo a que se pudiera vengar de mi, o darme malas referencias, como había hecho con casi la totalidad de sus subordinados. El, aparentemente, a mi me tenía mucho aprecio. Le pedí aumento de sueldo, mejor coche de empresa, y una serie de beneficios, que nunca pensé que concediera, para así tener una excusa para dejar la empresa, sin enfrentarme a él…. pero me los dio. Es más, me preparó el primer y único contrato indefinido de su vida, ya que para él un contrato indefinido, supone un despido muy alto y era algo impensable para él. Al final, con aumento de sueldo, con contrato indefinido, con un buen coche de empresa… le dije que me iba a otra empresa donde me ofrecían mejores condiciones. Su reacción inicial fue darme la enhorabuena, pero llegó a dejarme a deber en torno a 60 euros (su pequeña venganza) y a insinuar que había gastado “demasiado” dinero el último mes. Recuerdo un comentario de su socio, cuando fue a despedirse de mi y se percató de esta reacción. Me dijo: “este hombre no es humano”.

Como ve, y discúlpeme el atrevimiento, no tengo ninguna duda de que este hombre es un psicópata, porque alguien humano no puede plantearse por si mismo semejantes atrocidades con sus semejantes, pero lo que más me preocupa es que parece que es un modo de dirección que parece tener éxito. ¿Estoy en lo cierto? Se pierde potencial humano, pero al final, se tienen beneficios. Parece que contratar a un psicópata para un puesto de dirección no da malos resultados. Dígame, por favor, que estoy equivocada.

Enhorabuena por su página y gracias por la ayuda que nos proporciona a todos. Espero que con esta carta pueda contribuir con mi granito de arena a ayudar a alguien que esté envuelto en semejante infierno y no acierte a entender muy bien lo que le está pasando. Si en algo puedo ayudarle a usted o a otras personas, no dude en ponerse o ponerles en contacto conmigo.

Reciba un cordial saludo

 

 

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI