SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

htpp://www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Carta

Madre complementaria

Doctor Marietan:

Después de años investigando fuera y dentro de mí, he llegado a comprender por qué siempre han existido en mi vida dos tipos diferentes de hombres. Al pertenecer al círculo psicopático que forma mi familia, mis deseos y enseñanzas están condicionados a tales circunstancias. Descubrir que mis amantes son siempre psicópatas, ha sido una labor más fácil, que comprender mi enganche a hombres―maestros, a los que me he ido uniendo a lo largo de mi vida. Nunca mantuve con ellos relaciones sexuales, estos hombres son siempre intocables y para que eso pudiera ser, he elegido entre homosexuales, religiosos y profesionales que a su vez se enganchaban a mi. No quiere esto decir, que en lo más superficial,  renunciara a ser mujer de estos hombres, mientras en lo más profundo, se escondía una negativa a esa verdad externa. El sufrimiento estaba servido, cuanto más me rechazaban, más me aferraba, cuanto más me negaban, más me reafirmaba. En realidad, y ahora lo veo claro, solo deseaba ser aceptada por mi madre, ellos, han sido ella.

Siempre se habla del papel del psicópata en la familia, pero nunca se dice la verdad sobre el daño que hace la complementaria―madre. Teniendo en cuenta que casi siempre el mayor peso lo llevan ellas, los hijos quedan a merced de una persona que no va a luchar por ellos, sino por mantener su unión con el Ps, que a su vez va a confundir totalmente la mente frágil de unos niños que aceptaran, como buenos, esos parámetros de conductas “anormales”. Porque si se acepta que el Ps es una manera de ser, ¿donde englobamos a la complementaria? Ella es más dañina, porque protege y hace posible el accionar del psicópata. Porque obliga a esos niños a seguirle, porque los trastoca de por vida. Y de todo lo que llevo leído, son pocos los casos en los que reaccionan ante el dolor de esas criaturas, solo cuando son abandonadas o muy maltratadas, corren pidiendo ayuda para ellas, los hijos quedan en segundo lugar.

Reconozco ser hija de una complementaria que podría haber dejado con toda comodidad  al psicópata,  mi padre, y no soy imparcial con el tema. Pero ahora que ha pasado el tiempo y la retroalimentación que han tenido toda la vida se ha cortado, el único pensamiento que mi madre tiene, es deshacerse del hombre con el que lleva viviendo casi sesenta años. No creo que sea un caso excepcional entre los muchos expuestos en estas páginas, pero sí quiero decir, que si el psicópata es una manera de ser, la complementaria no es otra, nada de victima. Son manipuladoras, mentirosas y egoístas hasta el paroxismo. Cara a la galería se muestran según les convenga a sus intereses. Y no quiero con esto generalizar, todos los casos no son iguales, pero si abundan los de mi madre.

Veo la historia de mi familia repetida en alguno de mis hermanos, oigo comentarios a mis cuñadas que me duelen y revelan: “mira que lo que me ha tocado, se rifaba y tuve mala suerte…”. No pude por menos que contestar: “me parece que lo has elegido, ¿o ya no recuerdas el sí quiero?”. Miro a mis sobrinos hoscos y perdidos, igual que estaba yo y me siento morir, porque sé que no puedo hacer nada y que tendrán que vivir en esa locura que les atrapará de por vida.

Mi vida afectiva está totalmente dominada por las vivencias familiares. Soy incapaz de reconocer lo “normal”, mi atracción va siempre a lo irracional, a lo que reconozco como hombre, como pareja, como familia. Y como ha dicho alguna de las que por aquí escribe, me salva la rebeldía, mi capacidad para vivir sin ellos, mi mundo interior. Puedo adorarlos y mantenerlos a distancia, no implicar mi vida a la suya. Como dice usted, doctor, todo su accionar no es psicopático, se los puede tratar y no dejar que su onda expansiva te llegue, solo entonces estás segura. No es fácil, pero se puede.

Sin embargo engancho mi corazón a personas en las que resulta fácil confiar, porque  son abanderados del bien, con una dedicación profesional de intensa entrega al prójimo, con un recorrido de vida que muestra un claro caminar. Siempre me estrello. Resultan narcisistas profundos, seres incapaces de amar, vampiros de energía. Nunca están satisfechos, nunca sale de ellos dar un beso, cualquier manifestación de amor, tiene que ser robada y dolorosamente conseguida. Niegan su relación o comunicación de muchos años conmigo, pero permanecen y siempre soy yo quien los dejo, cuando descubro que no me darán ni una gota de agua para beber. Es asombroso, porque he tardado cincuenta años en comprender que elijo una y otra vez a mi madre, por eso no tengo jamás relaciones sexuales con ellos. Por eso jamás consigo que me acepten, solo les intereso porque llenan sus almas muertas de vida a costa de la mía. Ciegos emocionales, proyectan sobre los demás todo lo que les entrego, confundiéndolos, haciéndoles creer que lo generan ellos. Es muy fácil que estas personas se enganchen al psicópata y se beneficien de sus habilidades. Ambos sacan provecho como ya sabemos.

Muy agradecida por su escucha doctor, que no olvidaré nunca.

Isabel, España

1) JR escribió

Doctor, unos comentarios. Isabel de Espania dice poder relacionarse a distancia con los Psicopatas, que no entra en la relacion al negarles el sexo ( por cierto, muy manipuladora su accion, pretender que le den todo pero sin ni siquiera querer brindar el afecto y la satisfaccion para la otra parte, del amor carnal ) pero por otra parte manifiesta un dolor inmenso al percatarse que son su madre psicopata a quien ella busca en estas personas. Podria ser que isabel tiene una confusion en terminos ? Es evidente que SI se relaciona con cierto tipo de personas. Que no exista coito y contacto carnal, no es sinonimo de ausencia de Erotismo. Erotismo sin consumacion carnal, pero relacion erotica romantica al fin y al cabo.  Si me parecio muy imporntante su apreciacion del danio que hace una madre complementaria a sus hijos. Pero como que pierde de vista que el impacto viene directo de quien presume Psicopata. El articulo sobre el deficit de atencion es muy interesante. Aunque hay conductas similiares, hay varios aspectos que denotan al psicopata el cual hace la diferencia en el diagnostico, cierto ? Como el tema de la cosificacion, el parasitismo y otros, los cuales son en la psicopatia, sellos no fluctuantes. Un gran abrazo Doctor. Saludos

2) Podria ser que Isabel busca una imagen de hombre justamente para rechazarla ? Para negarles el sexo ( y por ende a ella misma ) y ocultar un tema de no aceptacion de una posible homosexualidad en ella ? Saludos Doctor. RJ . Pd : leyendo a freud a Jung y a Hegel, he comenzado a entender que la negatividad ( la negacion de la negacion ) oculta muchas veces una sintesis desconocida por nosotros. Por ejemplo, el homofobico a ultranzas, muchas veces es un homosexual reprimido. Y asi con todas esas manifestaciones de Odio y rechazo irreacional hacia naturalezas del alma humana. La delgada linea entre lo sano y lo enfermo. Por ejemplo cuando ud. Habla del ordenado y el perfeccionista. Saludos.

Isabel contesta

1) Bueno, quien quiera que haya dicho esto, coincide con la versión de S –elijo una imagen que me refuerce el rechazo-.

No niego ni me niego el sexo, pero si es cierto, que cualquiera no me sirve.  Me encanta. Pero no muero sin  el.

Nunca me había planteado la homosexualidad antes de mi encuentro con F. Lo he pensado de forma profunda y… no encuentro respuesta, curiosidad mucha. No tengo ganas de una mujer.

Creo, a pesar de que no me haces caso, que algo paso en mi niñez, no sé qué, pero paso. Puede que mi padre me rechazara para evitar las iras de mi madre y que ya sufría por “querer” a R. No creo que fuera físico, pero desde luego provocó el mismo efecto, un rechazo, un daño a mi feminidad. Porque siempre me ha encantado ser mujer, pero no una mujer como mi madre, limpiando y protestando de su condición de mujer. Mis hermanas, mi prima, querían ser hombres, yo jamás.

En la casa éramos tres hembras, hijas de una complementaria herida profundamente en su feminidad. Yo soy menor que R, lo suficiente como para haber visto como la belleza y la feminidad de mi hermana hicieron el blanco de las iras y envidias de mi madre (M no era guapa y además era su cómplice). La destruyó. Aprendí que si no era así, mi madre estaba tranquila. Ahora parece algo increíble y de hecho es ahora cuando estoy afinando en estos temas. Siempre he sido tremendamente observadora y no dudo de que comprendiera lo que me haría si me mostraba mujer. He conseguido escapar de ella siendo invisible, no rompiéndole su orden ni alertando sus temores. Por eso me despisto del grupo, sus influencias no me llegaron de igual manera.

Estoy recordando cómo reaccionó mi madre con mi primer novio. No me dirigió la palabra en meses y cuando no tenía más remedio que hacerlo, me llamaba “perra en celo”. En aquel entonces se lo achaqué a la condición social del pretendiente, pero ahora voy más allá –yo estaba gozando lo que ella no gozaba-.

Exactamente igual está haciendo mi hermana con mi sobrina, solo que la niña que es aguda para todo, se ha dado cuenta y  lo dice –tiene envidia porque estoy follando y ella no puede-.

Gracias a Dios, yo no he sentido eso, todo lo contrario, me alegro de que disfrute. No quiero al novio por zángano, pero estoy callá.


 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI