SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

htpp://www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Carta comentada

 

El ir y venir de la psicópata

 

Dr. Marietan:

Realmente he leído sus artículos y me parecen por demás interesantes.

Particularmente quería contarle mi caso del cual UD. verá es repetitivo hasta el hartazgo.

Mi historia con la madre de mi hijo comienza hace 5 años y medio, al nacer mi hijo mostró una inusual característica, un desapego total por él. Si bien por momentos jugaba o lo mimaba, pero no se ocupaba de él en sus quehaceres domésticos, no lo cambiaba, no se levantaba a darle la mamadera. Me llamó la atención pero no tanto, lo justifiqué por su historia de niñez. Cuando nuestro hijo tuvo 8 meses ella se fue, solo dando la excusa que debía pensar, allí comenzó el momento más duro de mi vida porque tuve que hacerme cargo de mi hijo y sufrir los embates de críticas como que era mal padre o que no me ocupaba de esto o aquello. Estuvo mi hijo conmigo durante dos semanas hasta que lo reclamó y accedí a que lo llevara. No tenía un lugar fijo de residencia, vivía de casa en casa hasta que nuestro hijo enfermó, lo hizo en forma tan grave que hubo que internarlo durante una semana.

Posteriormente a ello y cuando se hubo recuperado vi que la situación de vivienda seguía de la misma manera y por ende asesorado por abogados retuve a mi hijo conmigo para evitar daños mayores, esto generó una catarata de demandas y afrentas policiales y jurídicas que no le deseo a nadie. Se negoció en tribunales y nuestro hijo permaneció conmigo, en donde ella lo  visitaba. Luego de esto llegó fin de año y tuvimos una discusión muy fuerte en donde hasta hubo algún que otro cachetazo, en ese momento decidí no verla más y nuestro hijo estaba una semana con cada uno en donde uno lo dejaba en el jardín y el otro lo pasaba a buscar por la tarde dejándolo la semana siguiente e invirtiendo el lugar de permanencia de nuestro hijo. Todo este hasta que pasados dos meses de esa gran discusión volvió a llamarme y a hablar conmigo culpando de todos nuestros problemas a mi madre. Yo lo único que pensé fue que con tal de que mi hijo no viviera mi misma experiencia y tuviera una familia accedería a intentar. Pasó el tiempo y a los tres meses volvimos a separarnos por un tiempo más corto un mes, volviendo para irse hace dos meses (pasaron 3 años entre la segunda y la tercera huida) dejando nuevamente a mi hijo conmigo con la salvedad que hoy el tiene 4 años y no quiere irse con ella.

Lo que he notado fueron las características salientes de estas personalidades, en donde lo seductor se mezcla con las mentiras y el engaño sistemático, la destrucción propia y del conviviente inclusive de su hijo al cual no cuida ni en su aspecto ni su alimentación. No tiene remordimiento ni culpas, no conoce los límites no cuida su entorno, no limpia su casa. Todo lo que recibe, regalos o lo que sea lo destruye y el dinero se quema literalmente.

Todo esto me ha llevado a la bancarrota total donde he puesto todo y más de lo que tenía y en donde hoy me encuentra saldando las deudas que me dejó.

Ella nunca se termina de ir, siempre deja cosas en mi casa, he optado por embalar todo y dárselo para no tener que guardar su recuerdo en ningún objeto suyo, pero la pregunta del millón es porque su imagen no me deja vivir en paz, porque es recurrente su recuerdo (pasaron dos meses) aún sabiendo el daño que me hizo y que racionalmente es una persona que me ha perjudicado y me perjudicará cada vez que pueda. Como balancear la tenencia de mi hijo para que le afecte lo menos posible, ya que no se ocupa de el y noto su sufrimiento, ella hace una pantalla en donde ve a mi hijo todos los días luego de su colegio hasta que yo lo paso a buscar por donde esté, sin embargo no se ocupa de el bañándolo o dándole de comer, por el contrario genera fantasías para él y mientras está con ella lo ignora o lo deja con otra persona.

 

Dr, perdón por lo extenso que en realidad ha sido breve dado la cantidad de cosas que puedo contarle, sin embargo creo que sería redundar en detalles que son más que conocidos para estas personas, simplemente decirle que sé que va a volver y que una parte de mi lo desea (la menor) y por otro lado no quiero verla nunca más porque se que es una forma de volver a sufrir. Cómo hacer para olvidar.... que no importe. Ella siempre busca cada tanto dejar un detalle para hacerme enojar o lastimarme es como que quisiera que la tenga siempre presente.... como puedo acabar con el sufrimiento teniendo que verla hasta que mi hijo sea mayor?

Lo saluda atentamente agradeciéndole desde ya su deferencia,

R

 

R:

Aléjese de ella.

Si no lo hace por usted, hágalo por su hijo. Él necesita, al menos, a uno de los padres bien constituido frente a la vida; fuerte afectivamente; consolidado en su relación con las mujeres y el mundo. Que le muestre que la vida es un milagro a disfrutar cada día; que el mañana se construye con un gozoso esfuerzo; que hay un lugar para sentirse bien.

La inestabilidad afectiva de esta mujer no construye, desestabiliza, corroe. Nada bueno para una personita que aprende con la conducta de sus padres cómo es el mundo.

Ella es el pasado. Y la imagen de ella vuelve a su cabeza sólo porque su presente es magro, mal nutrido de afectos verdaderos.

Arregle sus papeles civiles para separarse completamente de esta mujer y luego reconstitúyase. Baraje y dé de nuevo. Tal vez las cartas que le ofrezca la vida le devuelva la sonrisa franca a usted y a su hijo.

Dr. Marietan

 

Dr. Marietan:

Esto es lo que vengo tratando de hacer desde que me separé la primera vez en 2004, y es un ida y vuelta permanente, como persona racional puedo decirle que lo mejor que me puede pasar es que encuentre otra víctima, pero ni bien se aburra volverá por más y si no puede intentará con demandas y demás artilugios legales (como ya lo ha hecho) para quitarme a mi hijo para que funcione como su rehén y tenerme nuevamente en sus manos.

¿Yo estoy tan enfermo como ella que no puedo despegarme de esta situación?

Los papeles que teníamos era un acta de concubinato por suerte y ya hice gestiones para dejar sentado su triple abandono de hogar, pero como le digo esto no va a ser suficiente, y como el abandonado tarda un poco más en recuperarse, soy vulnerable. La única diferencia en esta tercera oportunidad es que a los 15 días de irse me manifestó que estaba saliendo con otra persona, cosa que me destruyó, me hizo mucho daño; este punto es el que en definitiva este tipo de personas no miden, no les importa dañar al que tienen al lado.

Gracias por sus palabras y como cierre quiero decirle que en esta oportunidad mi hijo no enfermó y por suerte al quedarse conmigo está muy bien. De todas maneras consultaré con una psicopedagoga para contenerlo de la mejor manera posible, ya que ella es su madre y él la necesita, pero al no actuar ella como madre normal, temo que la cabeza de mi hijo sufra en los años venideros.

Nuevamente gracias por su tiempo y no tengo inconveniente que publique mi carta salvaguardando mis datos para mantener el anonimato.

Un abrazo,

R

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a marietan@marietan.com o click AQUI