SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Carta comentada:

El deseo y sus preguntas

 

Buenos días, Dr. Marietan

Tengo una pregunta acerca de la psicopatía. Hace 2 años y medio mantuve una relación de 6 meses con una persona de estas características. Era un depredador psíquico.

Salí de esa relación, física pero no mentalmente. La historia, el acoso y los enfrentamientos por recuperar mi dignidad se alargaron en el tiempo. Ahora y por lo que estoy leyendo podría ser una complementaria de esta persona porque el enganche es del todo irracional.

He tenido dos encuentros más con él desde entonces, que me desestabilizan totalmente y en el que ha llegado a decir que me tiene totalmente dominada y que nadie me ha hecho sentir como él. He llegado a pensar que soy como una adicta al alcohol, o a una droga incomprensible. Que no puedo volver a beber porque me produce recaídas.

En esas dos ocasiones siempre fui yo la que le busqué porque él dijo que nunca me buscaría aunque siempre estaría en mi vida.

Al final opté por no mandar ningún mensaje más para evitar el dolor de su indiferencia.

En este momento el contacto casi mínimo, él esporádicamente me envía mensajes preguntando como estoy y si todo va bien. Mensajes que contesto.

La pregunta es, con qué fin? Qué espera? Está claro que no quiere nada concreto, pero porque muestra un interés que no es tal? Porque no me abandona...? Podría obtener más de mi y no lo hace..., será siempre así...? y hasta cuándo si no soy capaz de mantener el contacto cero?

He de aprender a convivir con él? con su presencia en mis sueños nocturnos? A veces pienso que es como si el supiera que estoy sola y que vivo esperándolo. Como si supiera que ninguna relación me dará lo que me daba él. Es como si formara parte de mi, como si fuera un hermano que no ves pero que eres consciente de que existe porque es de tu sangre. Y que vive dentro de ti como un parásito.

También he de decir que corroboro que después de eso mi vida no ha vuelto a ser normal. Y las relaciones menos.

 

María

 

María:

Todo lo que cuentas está en tu mundo interior. Son producto de tus fantasías. Nada hay en el exterior que corrobore lo que dices. Sólo atisbos.

Puesto así, la clave está en que debes luchar contigo misma. Debes aminorar a la apasionada que llevas para lograr el despegue de tu deseo sobre ese hombre.

Y no trates de meterte en la cabeza de ese hombre tratando de comprender qué le pasa o qué piensa sobre este tema. Nunca lo lograrás. Sólo girarás una y otra vez sobre él, afirmando la relación en lugar de alejarla.

Mientras no tengas claro esto (que el problema está en vos y no en él), siempre estarás luchando con ilusiones, con fantasmas.

Si ves el problema, tal cual es (una insatisfacción tuya y que le has dado el rol de "el único que puede satisfacerme" a esa persona) podrás despejar tu mente de este asunto.

Desde luego que llevará su tiempo y que, además, no podrás hacerlo sola, debes recurrir a un profesional que se centre en ese problema exclusivamente hasta resolverlo.

Y luego sí, abrirte a otros hombres.

 

Dr. Marietan

 

A modo de análisis de esta correspondencia:

Como habrán observado, María nunca da referencias de las conductas de este hombre. No da ejemplos concretos sobre qué le ha hecho a ella. Sí nos muestra sus conclusiones (interpretaciones y abstracciones).

Para ella, él es un psicópata y ella la complementaria. Sin embargo no podemos, como analistas, tener una idea sobre  si esto es así o no. Faltan los ejemplos, faltan las descripciones (las humillaciones, los desprecios, la socavación: la cosificación), sobran las interpretaciones.

Es por eso que solicito, cuando contestan el cuestionario, que las respuestas a las preguntas lleven Ejemplos directos, descripciones secas, sin pensamientos añadidos, sin porqués, no motivos. La conducta pura en sí.

Sin embargo, María, nos muestra algo de ella: muestra su pasión sexual por este hombre. Es decir, esta carta habla de ella, no de él.

Es por eso que la respuesta que le doy es la que la que le daría a una mujer apasionada y no correspondida.

Los hombres que no siguen los deseos de las mujeres, no necesariamente son psicópatas.

Puede ser, simplemente, un hombre al que no le guste esa mujer.

Esto, para muchas mujeres, es muy duro de aceptar.

Y el deseo las martiriza con mil preguntas.

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI