SEMIOLOGÍA PSIQUIÁTRICA Y PSICOPATÍA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

htpp://www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Carta

La cuñada

Estimado Dr. Marietan, Buenos Días.

Mi caso es el siguiente. Conocí a  L hace 17 años. Su madre murió cuando ella tenía 4 años de edad y la crió su hermana mayor de nombre C. Pude observar en esa cuñada rasgos psicopáticos por su manera de expresarse y su agresividad en las relaciones humanas. Después de un noviazgo de 1 año la relación se rompió por motivos incomprensibles para mí. Me case con otra mujer y me divorcié después de 11 años de matrimonio. Después de una u otra relación superficial con algunas mujeres me reencontré con L después de 16 años de no verla ni tener ningún contacto con ella. Nos encontramos en un restaurant y paso toda la noche recriminándome las razones por las cuales no la busqué y por qué me había casado con otra mujer. Me contó que durante esos años que estuvimos sin vernos tuvo varias relaciones que no llegaron a nada serio. A los pocos días de reencontrarnos ella ya de 45 años y yo de 58 nos hicimos novios nuevamente y al tener relaciones sexuales me encontré con la sorpresa que ella era virgen, comprobando que sus relaciones pasadas eran las de una adolescente y nunca profundizó en las mismas.

Luego de 1 año de relaciones sentimentales y un nuevo compromiso matrimonial la relación se terminó nuevamente y ella asumió la misma actitud de hace 17 años. se encerró en su casa y rehúye todo contacto con mi persona. Me entero por amigos comunes que sufre mucho, pero no quiere regresar a la relación por temor a su hermana C, quien nunca ha aprobado la relación por motivos que desconocía hasta este momento.

El hecho es que L ha trabajado desde los 21 años para mantener la casa donde vive que era de sus padres, ya muertos, y donde convive con su hermana C y dos hijos de ésta de 30 años el hombre  y 35 años la hija. Ambos hijos de C trabajan son profesionales  y  solteros. Todos colaboran en la casa, pero es L quien lleva el mayor peso y a quien C le exige más colaboración. Y no solo es la manutención económica de la casa; sino que la utiliza como mandadero para todas las diligencias como si fuera una adolescente. L ha trabajado desde joven y todo el dinero se lo quita C. Por eso a los 46 años no tiene una casa propia, ni un buen auto, ni dinero en el banco.

El rompimiento entre nosotros provino luego de una crisis porque C convenció a L  que debía hacerse la histerectomía completa para evitar tener cáncer e hijos con síndrome de Down debido a su edad. Se confabuló con el médico cirujano para convencerla, pues C y el médico son muy amigos desde hace muchos años y el médico que es un comerciante ha operado todas las mujeres de esa familia apenas llegan a los 45 años.  Fui a consulta con L y discutí con el médico sobre las razones de la operación, le pregunté si L tenía cáncer o algo así y me respondió que a su edad el útero solo servía para procrear un cáncer y los hijos saldrían con defecto genético, por lo que debía operarse. Discutí con el médico y L le dio la razón al Dr. y me prohibió ir a consulta con ella. Finalmente se operó a escondidas de mi por la presión de C y el médico. Lo peor es que resultó mal operada y quedó con sangramientos y dolores abdominales.

Luego de romper nuestra relación investigué con el personal de la clínica y contacte a un ex socio del Dr. quien me confirmó que ese médico era un comerciante y practicaba la histerectomía a diestra y siniestra a toda mujer de edad madura que se le cruzara por su consultorio. Y esa era la razón por la cual rompieron la sociedad. El ex socio me recomendó iniciar una demanda, pero como ya L y yo no somos pareja no encontré razones para iniciar un litigio que no tiene sentido y no tener yo el apoyo de L que fue la persona perjudicada. En resumen, L se operó porque su hermana no podía correr el riesgo que tuviera un hijo conmigo y se le escapara de las manos.

Hace ya 7 meses que no tengo contacto con L pero me he enterado que perdió su empleo principal en una empresa constructora y solo está haciendo unas tutorías a tesistas de la Universidad. C la presiona para que busque trabajo, pero a los 46 años ya le es difícil. L tiene dos maestrías y un post grado y siempre ha dado clases en una universidad. Pero no tiene otra experiencia en el campo laboral que no sea la enseñanza.

Durante esta última relación me enteré que C siempre le saboteó las relaciones a L y esa es la razón por la cual  nunca se casó ni consumó relaciones sexuales con sus parejas. Nuestra última ruptura se dio no solo porque se operó a escondidas de mi; sino porque C la trata como a una adolescente y le prohibió que cuando ellas estuvieran juntas ella no podía recibir llamadas telefónicas mías, y  me pareció intolerable que L aceptara semejante humillación.  La razón principal (aparente) del rechazo de C es que no soy un hombre acaudalado, pero yo pienso que la razón es que no quiere dejar ir a su complementara porque la ha explotado toda la vida en su beneficio. Lo extraño de todo esto es que L es una profesora de postgrado con suficientes herramientas para liberarse de ese yugo, pero no lo hace porque, según L, fue C quien la crió al morir su madre cuando ella tenía 4 años. Es familia está constituida por 5 hermanos más, casados, profesionales todos y que viven con sus esposas y esposos en sus casas respectivas, pero que no intervienen en la relación entre L y C porque temen a C y nadie la quiere enfrentar.

Según me enteré, L sufre mucho y llora a solas en su cuarto. C a acudido hasta a brujos para que yo me aleje de  y ya dio por sentado que la relación se acabó.

Lo absurdo de todo esto es que no puedo entender como una persona que se ve normal en su desempeño laboral en una universidad de prestigio, que no es tonta, ni atrasada mental, pueda permitir que una hermana le haya secuestrado la vida, le haya incautado la vida frustrándole la posibilidad de casarse, tener hijos y cumplir las metas que toda mujer normal puede desear para sí. A pesar de todo esto quiero mucho a L y puedo decir que es el amor de mi vida. Pero no puedo ni acercarme a la casa porque C me insultaría y me humillaría. Vigila a L para que no se contacte conmigo y le llena la cabeza de mentiras como que ya yo convivo con otra mujer y que me case con otra hace 17 años porque yo nunca la quise, etc.

Yo ya superé lo peor de esta crisis y ya estoy pasando el duelo por la pérdida de L, pero realmente me apena su situación y quisiera  encontrar una manera de ayudarla porque sé que aun me ama, pero le tiene terror a la hermana.

Espero sus comentarios al respecto y sus consejos para saber qué puedo hacer.

Muy Cordialmente. U

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI