SEMIOLOGIA PSIQUIATRICA Y ESQUIZOFRENIA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

  Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

 

 Sólo para estudiantes y profesionales de la salud

CURSO SOBRE ESQUIZOFRENIA

Director Hugo Marietan

marietanweb@gmail.com

Derechos Internacionales Reservados

 

 

Décimo quinta Lección

 

Con este escrito terminas la presentación de esta Doxografía sobre la esquizofrenia. Creo que, si es leída con detenimiento y con mentalidad abierta, puede serle de gran utilidad a todo aquel que esté relacionado con personas que padecen esquizofrenia, ya como profesionales o como familiares. Le entregué esta Doxografía a una madre de una paciente de 40 años y 22 de esquizofrenia. Se había negado siempre a internar a su hija. Mujer de carácter enérgico, polemizó con varios de la extensa lista de psiquiatras que habían atendido a su hija; cierta vez fue entrevistada junto a su hija en una sala con cámara de Gessel, sin estar informada de que estaba siendo observada por otros profesionales (grave error del terapeuta). Lo cierto es que esta mujer se dio cuenta y mirando hacía el pseudoespejo les dijo: ‘salgan de ahí, si quieren escuchar vengan aquí y no estén escondidos como espías detrás de un espejo’. A los profesionales no les quedó otra que incorporarse a la entrevista. Después de leer la Doxografía me comentó que ‘ahora’ entendía muchas cosas de su hija, que si hubiera sabido esto no habría agredido tantas veces a su hija. Recordaba que a veces la hija se reía sin ningún motivo, hablaba sola o decía que le ‘hacían hacer cosas’, estas conductas eran motivo de duras críticas por la incomprensión de la enfermedad.

Inclusive este trabajo ha sido leído por algunos pacientes esquizofrénicos jóvenes, con defecto leve y buena capacidad de comprensión, y se han sentido aliviados de poder ver impreso algunos aspectos lo que ellos vivenciaban.

 

Doxografía sobre esquizofrenia

Parte octava y última

Hugo Marietán

Alcmeon 37, julio 2001

 

  

 

A modo de conclusión:

Los clásicos dicen que el esquizofrénico no tiene conocimiento (conciencia) de enfermedad. Creo que el esquizofrénico es demasiado conciente de lo que le pasa, eso es lo que absorbe su psiquis, tener ocupada su mente en tratar de resolver o al menos ubicar el ‘bombardeo’ de sensaciones nuevas sobre su campo de la conciencia. Cognitivamente tiene noción de que lo experimente es raro para él y para los otros. Tiene sensación de enfermedad ya que, al menos para él, existen sus cenestesias y alucinaciones.

Lo que le falta es la “creencia” de que es una enfermedad. En la primera etapa porque no encuentra nombres para sus sensaciones, y en una segunda etapa porque las ha resignificado, les dio un cause lógico para él, ha tomado una postura para su mundo interno y para el mundo externo. Que los demás llamen a esto “enfermedad” ya es un problema de ellos. El no lo cree así. Él ha quebrado con el consenso. Hace la diferencia: Yo soy Yo, esto es de ‘ellos’; ‘ellos’ y yo estamos juntos; los otros son los otros.

Decía un paciente: “... O estamos todos locos o yo no estoy loco,  y si yo estoy loco estamos todos locos, y si no nadie está loco y yo tampoco  ...  yo no acepto que estoy enfermo, si a mi me dicen que tengo algo en la cabeza y estoy loco, estamos todos locos ...”

El esquizofrénico tiene una imposibilidad de comunicar sus vivencias. No encuentra en lo simbólico la representación de sus experiencias internas. Ha perdido el nombre de la cosa. Tanto para los otros como para él mismo, y esta es la fuente de su desconcierto, de su perplejidad. No puede nominar, que es la manera de conocer que tenemos, lo que siente; tampoco encontrar un ‘par’, alguien que sienta como él. De ahí la inefable soledad del esquizofrénico  y su aislamiento  ¿Qué me pasa? es la pregunta clave al inicio de la esquizofrenia . Pregunta sin respuesta por largo tiempo (quizás nunca del todo) que luego emparchará con una significación extremadamente personal e intransferible (el delirio). Pero no será suficiente y la incertidumbre, la inquietud, el desasosiego, permanecerán.

 

 

 

Apartado 1

El automatismo mental, Gaëtan Gatian de Clérambault

 El pequeño automatismo mental( llamado también síndrome de pasividad), con síntomas positivos, negativos y neutros.

 Síntomas positivos:

Fenómenos sutiles de interferencia que perturban el curso del pensamiento, que no tienen un contenido (anideismo)

- Intrusiones: verbales (estribillos absurdos, iteración de palabras)

- Mentismo: ideorrea, flujo incoercible de representaciones visuales, fenómenos hipermnésicos.

-Falsos reconocimientos, intuiciones, abstracciones absurdas, sentimientos de extrañeza, de revelación inminente, de déjà vu.

-Emoción sin objeto.

 Síntomas Negativos: Desaparición de pensamientos. Olvidos. Detención del pensamiento. Vacíos de pensamiento. Dudas. Perplejidad sin objeto. Hipoproxesia. Fatigas. 

Síntomas mixtos : Sustitución de pensamientos. Olvidos y falsos recuerdos. Impresión de adivinación del pensamiento. Fenómenos ideoverbales: eco del pensamiento y de la lectura, pensamiento adelantado. Enunciación de gestos e intensiones. Comentarios de actos.

 

Sistematización del Automatismo Mental.

 Triple eco: 1- del pensamiento, 2- de la lectura, 3- de los actos: enunciados y comentados antes, durante y después de realizada la acción en curso.

Triple automatismo: 1-motor, 2-ideico, 3-ideoverbal.

Fenómenos parásitos anideicos (sin una temática)

Alucinaciones sensoriales, visuales, táctiles, olfativas, gustativas, cenestésicas, que sobrevienen como fenómenos sensoriales puros, sin idea ni tema delirante.

 

Delirio

Gradualmente se pasa del automatismo mental al delirio: lo abstracto se independiza de lo concreto, lo indiferenciado al principio se va diferenciando en voces, temas y fenómenos alucinatorios asociados.

  

Apartado 2

 

Clasificación de los síntomas esquizofrénicos

(K. Schneider, 1950)

 

I) SÍNTOMAS DE PRIMER ORDEN O PRIMER PLANO

(Directamente causados por el proceso esquizofrénico)

 

A) Humor delirante.

B) Experiencia (vivencia) delirante primaria.

     a) Percepción delirante.

     c) Intuición (ocurrencia) delirante.

C) Sonorización del pensamiento o “eco” del pensamiento.

D) Audición de “voces”

            a) “Voces” que se interpelan en forma de diálogo.

            b) “Voces” que acompañan con comentarios los actos del enfermo.

E) Vivencias de influencia.

     1)  Sobre el pensamiento.

            a) “Robo” del pensamiento.

            b) Divulgación del pensamiento o difusión del pensamiento o pensamiento “expropiado” o pensamiento “enajenado”.

            c) “Imposición” o “influenciación” del pensamiento.

     2)  Sobre el propio cuerpo.

            a) Acción de aparatos.

            b) Acción de rayos.

            c) Acción de hipnosis.

            d) Acción de sugestión.

            e) Acción de electricidad.

     3)  Sobre los sentimientos.

     4)  Sobre la voluntad.

     5)  Sobre las tendencias.

Otras alteraciones del pensamiento.

a) Pensamiento disgregado.

b) Pensamiento interrumpido (interceptado) bloqueado.

c) Pensamiento acelerado.

 

II) SÍNTOMAS DE SEGUNDO ORDEN O SEGUNDO PLANO

( Representan las reacciones del paciente a las vivencias propias del proceso esquizofrénico.)

 

A) Ocurrencia delirante.

B) Perplejidad.

C) Vivencia de “empobrecimiento” afectivo.

D) Distimias.

E) Alucinaciones.

F) Paradelirios o “ideas deliroides”.

     a) Tonalidad eufórica.

     b) Tonalidad depresiva.

 

 

 

Apartado 3

 

CRITERIOS PARA ESQUIZOFRENIA, DSM IV

 

A. Síntomas característicos: Dos (o más) de los siguientes, cada uno de ellos presente durante una parte significativa de un período de 1 mes (o menos si ha sido tratado con éxito):

(1) ideas delirantes

(2) alucinaciones

(3) lenguaje desorganizado (por ejemplo, descarrilamiento frecuente o incoherencia)

(4) comportamiento catatónico o gravemente desorganizado

(5) síntomas negativos, por ejemplo, aplanamiento afectivo, alogia o abulia

 

Nota: Sólo se requiere un síntoma del Criterio A si las ideas delirantes son extrañas, o si las ideas delirantes consisten en una voz que comenta continuamente los pensamientos o el comportamiento del sujeto, o si dos o más voces conversan entre ellas.

 

B. Disfunción social/laboral: Durante una parte significativa del tiempo desde el inicio de la alteración, una o más áreas importantes de actividad, como son el trabajo, las relaciones interpersonales o el cuidado de uno mismo, están claramente por debajo del nivel previo al inicio del trastorno (o, cuando el inicio es en la infancia o adolescencia, fracaso en cuanto a alcanzar el nivel esperable de rendimiento interpersonal, académico o laboral)

 

C. Duración: Persisten signos continuos de la alteración durante al menos 6 meses. Este período de 6 meses debe incluir al menos 1 mes de síntomas que cumplan el Criterio A (o menos si se ha tratado con éxito) y puede incluir los períodos de síntomas prodrómicos y residuales. Durante estos períodos prodrómicos o residuales, los signos de la alteración pueden manifestarse sólo por síntomas negativos o por dos o más síntomas de la lista del Criterio A, presentes de forma atenuada (por ejemplo, creencias raras, experiencias perceptivas no habituales)

 

D. Exclusión de los trastornos esquizoafectivo y del estado de ánimo: El trastorno esquizoafectivo y el trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos se han descartado debido a:

1) no ha habido ningún episodio depresivo mayor, maníaco o mixto concurrente con los síntomas de la fase afectiva; o

2) si los episodios de alteración anímica han aparecido durante los síntomas de la fase activa, su duración total ha sido breve en relación con la duración de los períodos activo y residual.

 

E. Exclusión de consumo de sustancias y de enfermedad médica: El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos de alguna sustancia (por ejemplo, una droga de abuso, un medicamento) o de una enfermedad médica.

 

F. Relación con un trastorno generalizado del desarrollo: Si hay historia de trastorno autista o de otro trastorno generalizado del desarrollo, el diagnóstico adicional de esquizofrenia sólo se realizará si las ideas delirantes o las alucinaciones también se mantienen durante al menos 1 mes (o menos si se han tratado con éxito).

 

 

Bibliografía

 

1.- Schneider, Kurt, Patopsicología Clínica, Editorial Paz Montalvo, Madrid, 1975

2.- Marietán, Hugo, Semiología Psiquiátrica, Editorial Ananké, 2da edición, Buenos Aires, 1998

3.- Marietán, Hugo, Pensamientos Paralelos Concientes, Alcmeon 25, junio de 1998 (www.alcmeon.com.ar)

4.- Diario Clarín, 14 de julio, 2001, página 68 (www.clarin.com)

5.- Victoria, Marcos “Clérambault” Rev. Crim. Psiq. y Med. Leg,. Nº 129, 1935

6.- Jaspers, Karl, Psicopatología general, Editorial Beta, Buenos Aires, 1963

7.- Huxley, Aldous, Las puertas de la percepción, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2001.

8.- Conrad, K.,  La esquizofrenia incipiente, Editorial Alhambra, Barcelona, 1988.

9.- Laing, Ronald, El yo dividido, Fondo de Cultura Económica, México, 1960

10.- Fadel, D.; Zieher, L. M., Fisiopatología de la esquizofrenia, Alcmeon 36, marzo 2001 (www.alcmeon.com.ar)

11.- Alvano, Sebastián, Pautas de tratamiento y manejo clínico de la esquizofrenia, Alcmeon 36, marzo de 2001.

12.- Cabaleiro Goás, Manuel, Aportaciones a la fenomenología psicopatológica, Editorial Paz Montalvo, Madrid, 1970.

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI