SEMIOLOGIA PSIQUIATRICA Y ESQUIZOFRENIA

Sitio del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

  Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]
 

 

 Sólo para estudiantes y profesionales de la salud

CURSO SOBRE ESQUIZOFRENIA

Director Hugo Marietan

marietanweb@gmail.com

Derechos Internacionales Reservados

 

 

Décimo tercera Lección

 

Doxografía sobre esquizofrenia

Parte sexta

Hugo Marietán

Alcmeon 37, julio 2001

 

 

Los Sistemas de Procesamientos (SP)

Existe como función del encéfalo, el armado de la cosa (la acción, el pensamiento, la identificación, etcétera). A esta función encefálica llamo para ser operativos: Sistema de Procesamiento (SP)

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

Notas sobre el gráfico:

El armado del movimiento se realiza en determinadas áreas del encéfalo (motrices, asociativas, etcétera) que es estudio de los neurobiólogos (10), pero la vamos a llamar SP.

Del exterior captamos, por limitación de especie, sólo una parte de los estímulos que proporciona, aquellos que nos permiten los umbrales de los receptores de los sentidos. Los sentidos están acotados a lo que nos es útil como especie, el resto nos es desconocido, no captado. No obstante ese fragmento de la realidad que captamos es, en cuanto a estímulos, en extremo abundante. Por ejemplo en este momento estamos captando temperatura, posición del cuerpo, múltiples ruidos, todo lo propioceptivo, intensidad de la luz, etcétera ; hay millones de estímulos que nuestros receptores sí pueden captar. Pero si nosotros fuésemos concientes, sabedores, de todos esos estímulos, tendríamos que decodificar cada una de ellos, identificarlos, colocarlos en un encuadre lógico (PSC), darle un sentido. Como esto es tan profuso sería imposible de lograr. Estaríamos paralizados procesando toda esa información y entraríamos en un caos psíquico por no poder, nuestro encéfalo, decodificar todas esas sensaciones. Esta es la razón por la que toda esta información no llega a nuestro campo de conciencia, sino que llega a distintas zonas del encéfalo, que aquí llamamos SP, sistema que selecciona el material que entra, ya sea en función de lo que necesitamos básicamente o de aquellos estímulos que sí o sí lo necesitamos para operar en tanto individuos biológicos frente al terreno, al medio.

El SP, entonces, selecciona estímulos que después van a pasar al campo de la conciencia.

Hay aquí un primer paso que hace a todas las sensaciones que nuestros receptores pueden captar. Un segundo paso que es el trabajo, el armado, la selección, la identificación (S+R=P), que se realiza sobre todo lo captado. El tercer paso consiste en enviar una parte muy pequeña a nuestro campo de conciencia, para que sea colocado por el yo (PSC) en un su sistema lógico, para hacerlo comprensible, y que nos permita operar sobre las cosas

El cuarto paso sería la entrada de esa información ya “filtrada”, acotada, armada, como para que sea “asimilable” por el PSC, el Yo, y así  poder ser utilizada.

 

 

Si ustedes tienen en cuenta esto entonces entenderán que existen zonas del encéfalo (SP) que son hiperconcientes, porque conocen toda la información que proviene de todo lo que es exterior al encéfalo ( y en ello incluimos a lo propioceptivo). En esto hay un conocer total, en ese sentido es hiperconciente. Su enorme trabajo consiste en inhibir, anular, disminuir, bajar la intensidad, etcétera, para que de toda esta masa de sensaciones, llegue solamente lo que es útil.

El yo, el PSC, le da un marco lógico, un sentido, a lo que le llega de SP.

Si al campo de la conciencia entra algo que es absolutamente desconocido ¿qué hago?, trato de buscar en las áreas mnésicas si  tienen almacenado algo semejante. En realidad el PSC “interroga” a el SP sobre la identidad de lo llegado al campo de la conciencia.

En el armado trabajan además de la memoria todas las áreas asociativas, imprescindibles para coordinar y armar las acciones, pensamientos, etc.

 

Algunas constataciones de la función del SP:

Normalmente hay varias acciones que implican a los sistemas de procesamiento (SP). Estos son sistemas que no dan cuenta de sí mismos, en consecuencia, no suelen ser captados, son como el ojo, que mira pero no se ve. A continuación algunos ejemplos de este accionar:

a) Introspección

Emitir una auto evaluación del tipo : “Soy una buena persona” implica que hemos realizado varias operaciones mentales:

a) ubicarnos por encima de nuestro Yo, poder “mirarlo desde fuera del Yo”

b) objetivarlo, es decir tomarlo como “cosa” de estudio

c) compararlo, utilizar referentes previos, valores, para realizar el análisis

d) sacar una conclusión (un juicio) “soy bueno”

e) establecer un “diálogo interno” entre el Yo y “algo” distinto a él.

Estas operaciones se denominan introspección

 

b) Intuición

Es la captación inmediata de una situación o el armado de una idea sin que medien los pasos de un razonamiento consecutivo. Es sacar una conclusión inmediata sin haber realizado el razonamiento estándar. La emisión de una intuición suele sorprender al propio emisor, no obstante de tener la convicción interna que “es así”.

Aquí el yo es sorprendido por la aparición el en campo de la conciencia de una idea síntesis. El SP ha armado la conclusión.

 

c) La inspiración

En varias oportunidades distintos artistas ha narrado experiencias de “momentos” en que su Yo se ve “asaltado” por ideas o imágenes que lo impele a escribir, pintar, ejecutar, etc. En tales momentos su yo meramente transcribe el contenido de estas ideas creativas. “Me lo dictaron las musas”. Decía Borges que “le es dado” el principio y el final de un cuento, luego él (su Yo) se limita a buscar el desarrollo, el trabajo de pulido. Por lo general tomamos estas expresiones de los artistas como un gesto de humildad. “Algo” genera estas creaciones.

 

d) La resolución latente de problemas

Es cotidiano que múltiples problemas de variada temática estén presentes alternativamente en nuestro campo de conciencia. A veces dejamos de “pensar” (lo sacamos de nuestro campo de conciencia) en algunos de ellos por lo dificultoso de su resolución. Pasa el tiempo e, inesperadamente, se nos hace consciente la solución del mismo. Irrumpe en el campo de la conciencia la solución. “Algo” ha estado elaborando paralelamente al campo de conciencia estas soluciones.

 

e) Las asociaciones

Cuando emitimos un pensamiento automáticamente se asocian ideas relacionadas que lo enriquecen y lo hacen “avanzar” hacía la finalidad. Consecuentemente existen interrupciones a ese pensamiento que aparecen en nuestro campo de conciencia y a las que llamamos distracciones. Es decir el Campo de Conciencia  (CC) está continuamente “invadido” por múltiples ideas generadas paralelamente al pensamiento actual (PSC).

 

f) La meditación ‘profunda’

Los orientales hacen meditación profunda mediante particulares ejercicios de respiración, privaciones alimentarias, aislamiento, posturas para conseguir estados “especiales” de conciencia (que ellos le dan una interpretación mística). Pienso que lo que realizan con esas alteraciones, ya sea por hiperventilación o hipoxia o hipoglucemia, es lograr una mayor apertura de estos filtros que comunican con SP.

 

g) Por sustancias psicoactivas

También tienen noticias de este funcionamiento encefálico, los que ingieren LSD o mescalina, por ejemplo. Aldus Huxley (7) en “Las puertas de la percepción” narra sus experiencias con la mescalina, con la que conseguía estados especiales de percepción. En ese estado, miraba, por ejemplo un florero sencillo que siempre tenía en el escritorio al que, por las rutinas sensoperceptivas, no le llamaba la atención, y quedaba extasiado ante la belleza de la flor; él le daba una interpretación casi mística a esto, cuando lo que pasaba era esta mayor apertura del filtro hacia SP donde están todas las sensaciones que provienen de esa flor, todos los matices. También cuenta que se miraba el pantalón y quedaba fascinado sus pliegues, le transmitía tanta información y tanto significado le atribuía a esta densidad de información, que quedaba fascinado. Una actividad de contemplación intensa. Las cosas  que son familiares, en estos estados, se les otorga un significado distinto.

h) Por hipnosis

En la hipnosis, se logra un estado especial de apertura hacia el SP, esto permite recabar información ‘olvidada’ por el sujeto despierto, y/o conseguir acciones automáticas que ‘puentean’ al yo (PSC) con recuerdo parcial o sin él de tales acciones.

i) En la epilepsia, sonambulismo, amnesia global

En la epilepsia de tipo psicomotora hay automatismos. La persona se puede trasladar, sin sufrir accidente alguno, a otros lugares y luego se sorprende (su yo) de estar allí. ¿Qué lo guió hasta allí?

El sonambulismo, el armado y ejecución de acciones por fuera del Yo y del campo de la conciencia es otro ejemplo de la actividad del SP.

En la amnesia global el sujeto “no sabe quién es”, falla en la auto identificación, el Yo no puede recuperar las representaciones (R) (el recuerdo, su pasado, lo que él fue), pero sigue con conductas de supervivencia y culturales, se ponen en ejecución rutinas mnésicas de habilidades, de modales, de seguridad.

También el situaciones de extremo peligro, se ponen en funcionamiento automatismos y rutinas de acción por fuera de la intencionalidad del Yo, que son las que , muchas veces, salvan al individuo.

 

SP y esquizofrenia

Suponemos que en la esquizofrenia hay una alteración en los filtros, y pasa al campo de la conciencia información armada, procesada, pero a destiempo o inadecuada, o pasan sensaciones no identificadas, o rutinas autoejecutables. Cuando pasan estas sensaciones no identificadas ocurre lo que explicamos al principio, la incógnita. Cuando pasan PPnC y se hacen concientes, tenemos por ejemplo, las llamadas “voces” (PPC). Cuando se arman movimientos que no siguen los carriles habituales de la intencionalidad tenemos entonces el “me hacen hacer”.

 

La ‘voz’

En el caso de “la voz”, que es un pensamiento armado que irrumpe en el campo de la conciencia (PPC), y no ha sido la intencionalidad del Yo (PSC) armarlo, es vista como distinta al Yo y ajena al mismo. Viene de SP sin haberlo ‘solicitado’, de manera anómala (de lo contrario se integraría al PSC y sería considerada como una distracción u ocurrencia), por falla en los filtros.

El armado de “la voz”, PPC, viene con una lógica. El paciente no dice que escucha palabras aisladas, sino        “una voz que le dice...”  y da oraciones como ejemplo. La oración es la expresión gramatical de un pensamiento. La “voz” pasa entonces al campo de la conciencia armada, articulada y en forma de pensamiento (PPC). Llama la atención que en ocasiones el paciente nos dice que él jamás ‘pensaría’ como el contenido de las voces, y en otras, manifiesta que lo que le dicen las voces, él nunca lo supo. Así un  esquizofrénico de 22 años me decía: “me hablan que debo ser socialista no comunista y me explican los valores de ser socialista, me adoctrinan, yo nunca había leído sobre socialismo y nunca me interesó la política, ni he hablado con nadie que sepa de política. Pero ‘ellos’ saben todo sobre socialismo y me lo explican. También me pasa  cuando escucho música. Yo nunca le di bolilla a la letra. Pero ‘ellos’ me la hacen escuchar y me explican qué quiere decir cada frase de la letra. ‘Yo’ lo pienso después y es cierto, es así como ‘ellos’ dicen. ‘Yo’ nunca me hubiera dado cuenta”.

Cuando el filtrado está bien puede pasar de SP al campo de la conciencia un pensamiento armado (PPnC), pero se incorpora al PSC y es tomado como una ocurrencia propia, porque es colocado por el PSC dentro de su formato lógico, le da un significado, y, aunque lo sorprende, lo toma como propio.

Cuando sigue este mismo proceso, pero con el filtro alterado, entra de manera anómala, se vivencia como extraño, distinto, fuera del Yo, como una voz (PPC).

 

 

El signo del espejo

El esquizofrénico nos cuenta que a veces se asombra de cosas que son, para nosotros, comunes, banales, familiares. Es porque está con una apertura hacía SP mucho más amplia que el común. Esto puede dar una sobre información sobre los objetos comunes, un tipo de vivencia que deja perplejo al esquizofrénico y hace que permanezca contemplando su rostro frente al espejo largo tiempo tratando de encontrar, sin resultados, qué es lo distinto. Cuando se le pregunta si ve deformado (ilusión) su rostro o manos, dice que no, que son distintas pero no acierta a decir en qué son distintas. Más adelante, puede decir que es el rostro de otro, o bien ilusionar que es más viejo o joven o de otro sexo, o generar hipótesis anómalas sobre esta base.

Huxley anota que, bajo el efecto de la mescalina, en ese estado de contemplación, no le interesaba hacer otra cosa, la sola contemplación lo completaba y le quitaba interés a cualquier otra acción. Esto está muy ajustado al concepto de apatia que usamos para la esquizofrenia.

Con todo lo expuesto podemos decir que la llamada esquizofrenia es una disfunción (de los filtros) que pone en evidencia una función (la de integración y armado que realizan las áreas asociativas) que habitualmente no la hacemos concientes. Esto implica una absorción psíquica por tratar de encontrarle significados a material proveniente de SP que invade el campo de conciencia. En este sentido el esquizofrénico es un enloquecido.

 

La acción del antipsicótico

Cuando damos antipsicóticos, sobre todo los de última generación, olanzapina, clozapina, risperidona, etcétera, observamos algo muy particular en el esquizofrénico: paulatinamente estas hipótesis anómalas disminuyen, su discurso se asemeja más a un discurso estándar y la conducta, en consecuencia, se aproxima más hacia una conducta común. Nos asombramos de que el esquizofrénico - totalmente encerrado, inútil, diciendo disparates - de pronto diga: “bueno, quiero estudiar tal cosa, o quiero trabajar” - y ese ‘quiero’ no es un mero deseo o una expresión de deseo, sino que lo hace.

¿Qué podemos especular sobre lo que ha pasado? Que la profusión de información anómala hacia el campo de la conciencia disminuye y en consecuencia, el PSC ocupa una parte de su función en explicar estas cosas y el resto lo ocupa para las cosas normales.

El terapeuta, como lo ve con un discurso más cercano a lo estándar, saca como conclusión “el delirio ha disminuido”, “ya empiezo a entender lo que dice este hombre o esta mujer”, “ya mis códigos son semejantes a los códigos que está manejando esta persona”, entones “ha mejorado”, “tiene menos delirio”. Luego vemos al esquizofrénico estudiando en una Facultad, o trabajando.

 

No es una demencia precoz

Entonces aquí es donde se hace una revisión de los conceptos clásicos:

una vez que le bajamos el nivel de información que él no puede procesar vuelve a hacer juicios adecuados. Cuando la materia prima es adecuada los juicios sos adecuados. a) Por esto, el esquizofrénico es un enloquecido. b) No es una Demencia Precoz - ya Bleuler había discutido esto -, porque en la Demencia la base es netamente orgánica, el deterioro permanece, y el defecto en el esquizofrénico - con estas nuevas medicaciones -, disminuye.

 

El tratamiento

De todos estos conceptos se desprende la importancia de dos cosas: primero, del rápido accionar que debe tener el psiquiatra con la medicación (11), para controlar la entrada de información anómala o distorsionada al campo de conciencia del paciente y, segundo, de la actitud de ayuda del terapeuta.

Hay que acompañar la medicación con psicoterapia de apoyo, seguir trabajando con el paciente, y realizar laborterapia.

Estimulando adecuadamente al paciente le estamos dando información ordenada, ‘masticada’, una ‘papilla’ de información que él puede procesar mejor, ganándole terreno al procesamiento de esta información amorfa y anómala.

En la laborterapia al paciente no se le hace hacer cualquier cosa, no se le dice “acá tenés todos estos elementos, hacé lo que quieras”, se le va indicando que hacer, que no hacer, se lo va guiando. Estas cosas no deben ser raras o estridentes, sino que deben ser cosas sencillas y rutinarias, porque toda cosa nueva genera presencia de incógnita, se contamina con este material amorfo, anómalo. Por eso los profesionales que se dedican a laborterapia deben tener como cualidades la tolerancia, el respeto, la paciencia, el conocimiento adecuado y el amor que lleva implícito toda psicoterapia.

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI