SEMIOLOGIA PSIQUIATRICA Y PSICOPATIA

Sitio Psicopatia del Dr. Hugo Marietan

www.marietan.com    marietanweb@gmail.com

 Principal ] Artículos ] Psicopatía ] Esquizofrenia ] Docencia ] Poesías y cuentos ] Otros Autores ] Curso de Psicopatía a Distancia ] Semiología Psiquiátrica ] Enlaces ] Cartas comentadas ] Depresión ]

Lo bipolar por una bipolar

Un testimonio sobre lo bipolar de acuerdo a las vivencias de una mujer que tiene estos cambios en las fases tímicas. No hemos tocado los escritos recibidos para que el profesional pueda contar con este inapreciable material. Ella ha dado su total consentimiento y exigió para su colaboración que se la nomine con su nombre real; sólo se han preservado los nombres de terceros.

9) PANICO PARALIZANTE

Enero 21 del 2002

Mercedes sigue siendo YO (obvio está en un episodio maníaco agudísimo)

Comienzo el 3º nuevo tratamiento; drogas corregidas, aumentadas a otras ya existentes. Para este cóctel eran suficiente dos litros de agua para ingerir 12 o 14 pastillotas de todos los colores y las formas.

Pero yo contenta porque estaba ES-PEC-TA-CULAR. Vida social intensa. Wiskies, cafés, cigarros, vinos, champagnes, con participación de 30, 50, 70 personas.

Día 20 del tratamiento corregido y aumentado

Atardecer, domingo. Voy al departamento de S., exultante.

Al regresar, paso por su escritorio; tambaleo, caigo; no puedo hablar ni pedir ayuda y arrastrándome logro llegar a mi departamento, entrar a mi habitación y – como puedo – subo a mi cama.

Intento gritar. Imposible

Llega S. como a la media hora, preocupado porque no me ve a lo largo de 288 mts.

2.Pregunta. Sonidos guturales y señas responden por mí (mi mente está lúcida. Yo, paralizada)

Llama a M. y a D., mi médica clínica (la que me envía a la psiquiatra C.).

No te hagas la artista, la caprichosa, vamos, qué te pasa, hablá; sos una nena consentida, qué le querés sacar ahora a S.… blablabla.

Nada de mí. Entiendo todo. Quiero comunicarme. Hago señas, sonidos guturales. Que el pecho me duele, señalo mi corazón, mi garganta.

D. me ausculta. Hago respiración y relajación dirigida. Nada. Todos los signos vitales perfectos.

Hago señas. Quiero escribir, comunicarme de esa forma. Contesto por escrito con una caligrafía infantil.

Nada me duele, solamente una opresión en el pecho. Y ese no poder respirar, no poder hablar. Algunos sonidos guturales o nada. Me asfixio.

D. lee los prospectos, la farmacopea de mi cóctel de medicamentos.

Los usás como te los prescribieron?

Mi cabeza asiente.

Tomás de más o de menos?

Mis ojos exclaman  NO!.

Tomás en los horarios habituales?

Mi dedo índice señala que SI.

Más respiración y relajación asistida.

Es la medianoche.

Yo envío mensajes escritos;  inentendibles, no  incomprensibles. Me comunico por señas. Mi mente, lúcida.  Entiendo todo.  Ellos no me entienden.

1:30 a.m.  D. no sabe qué hacer.  Mercedes, tengo que llevarte al hospital y hacer una traqueotomía.

Mis ojos se desorbitan. Todo mi cuerpo con brazos y mano  incluidas  gritan  NOOO!!!

Es que no sé más qué hacer.  Seguramente la glotis se cerró.    No  se  puede  hacer  otra cosa …  y otra vez los miembros de mi cuerpo dicen  NO!

Nueva relajación,  técnicas de respiración.

Me dicen serénate.

Yo estoy serena, tranquila.  No hay miedo-desesperación-ansiedad o nerviosismo.

Me ofrecen agua, café , wisky . No puedo ingerir nada.

1:45 a.m. Balbuceo palabras

2:00 a.m. Estoy muy bien.

2:10 a.m. Café,  wisky,  otra vez mi acostumbrada  verborragia  y salto y bailo.

D. anuncia que hablará con la psiquiatra, hoy, a las 9 a.m. (la había llamado cuando me vio así y el t.e. de la psiquiatra, mudo).

9:30 a.m. del lunes. D. me comunica que la psiquiatra informa que "lo tenía previsto" (nunca nos dijo las posibles consecuencias).Que es pánico paralizante ( con qué se come eso, pienso)

Que agregue tal y cual pastillota en dosis más elevadas.

Que debemos acostumbrarnos. Sucederá.  Durará al principio una media hora, luego con los días serán pánicos paralizantes cuya frecuencia irá disminuyendo hasta desaparecer

Que regrese a verla el miércoles.

CÓMO    SE    RESUELVE

Pascua del 2002

Yo sigo muy bien con mi euforia a mil.

S. me invita a pasar esos días con nuestros hijos en Córdoba.

M. ( mi amiga de la vida y de ruta) me dice… que pobre Sergio, que se vaya solo, que necesita descansar sin mí, que son ya 12 meses de locura cuidándome entre depres y euforias y blablabla.

OK. Es verdad, no voy. Estoy de diez.

S. parte – seguramente aliviado –.

Los días transcurren entre euforia y pánicos paralizantes. Ya estoy acostumbrada. No me preocupa.

Los miércoles visito a la psiquiatra C.

Comento de mis pánicos paralizantes y…

Todo bien, Mercedes. La frecuencia va bajando. Pronto desaparecerán. Es el Lamictal con (creo que dijo un psicótico o el valproato o el antiepiléptico).

Sí, pero quiero comentarle algo.

Diga, Mercedes.

Un día voy a cruzar una calle, veo un camión grandote lejos, puedo cruzar, el Scania Vabis casi me atropella. Me grita el camionero “vieja de mierda” y la carga del camionazo se desparrama y vienen agentes de tránsito y etc.

Es normal,   Mercedes

Otro día intento cruzar otra calle, hay una carrera de bicicletas, miro cuidadosamente, los ciclistas están lejos, puedo cruzar, me sostiene el agente de tránsito, los corredores caen como piezas de dominó y los espectadores gritan “vieja borracha”. Me cruzan a la otra vereda y  yo tambaleante llego a mi casa.

Es normal,   Mercedes

Otro día,  Nosequanto,  mire lo que me pasó…

Mercedes, terminó la sesión

Corrija ésto y esto

La espero el miércoles.

Regreso a casa. Los pánicos paralizantes no desparecen. M. “siempre lista” cuida de Mercedes.

Ahora Mercedes se pierde. Todo lo ve lejos. Pero todo está cerca de ella. Y camina borracha y habla como drogadicta y hace “catrasca” por los lugares que deambula.

Mercedes no lo sabe. Luego se enterará.

S. y L. – que todavía estudiaba biología – visitan al mejor psiquiatra de Córdoba,  la  Docta”.

Hacen un perfil de Mercedes desde que nació y dan el currículom-vitae de la profesora y la artista.

El Doc confirma la bipolaridad y sugiere – usando la deontología profesional – bajar dosis, no usar tantas drogas, cambiar fármacos. Es un cóctel innecesario, comenta.

L., en su facu, consulta con un Doc en Biología. Éste le dice “tu madre tiene una bomba de tiempo”.

Desde Córdoba comienzan a dosificarme lentamente y S. ordena no regresar a esa delincuente.

Comienzo el nuevo tratamiento. Tan simple!

Uso por primera vez Ceglutión 300, 2 por día; 3 mgm. por día de Alplax. Y mi acostumbrada levotiroxina.

S. regresa a los tres días del nuevo tratamiento

Tengo en 2 o 3 oportunidades el pánico pero dura de 3 a 5 minutos

Han pasado 15 días.

Yo estoy eutemizada “con humor perfecto”

Soy Mercedes

Decididamente YO

 

 

 



Si desea dar su opinión o aporte escríbame a consultashm@gmail.com o click AQUI